Su esencia: El segundo equipo de la ciudad del viento

PREVIAS MLB 2017: CHICAGO WHITE SOX

Su esencia: El segundo equipo de la ciudad del viento

El Guaranteed Rate Field es el nombre del estadio de los Chicago White Sox.

Getty Images

Pese a que Chicago es una de las pocas ciudades que cuenta con dos equipos de Grandes Ligas, los habitantes apoyan mayoritariamente a los Cubs.

En uno de los escasos ejemplos que podemos encontrar de dos equipos de béisbol que pertenecen a la misma ciudad, los White Sox siempre han sido considerados como el ‘hermano pobre’ de la ciudad del viento, muy por detrás de los tremendamente populares y entrañables perdedores Cubs. Pues bien, por primera vez en 108 años y mira que se dice pronto, los Cachorros cuentan con un respaldo aún mayor respecto a los Medias Blancas porque no sólo se trata del club más querido, sino que es el campeón más reciente del pasatiempo nacional, circunstancia que no van a dejar de recordar los aficionados de la parte norte de la ciudad, que tampoco está mal teniendo en cuenta lo que han sufrido.

Propietario: Jerry Reinsdorf **

El dueño de los White Sox (y también de los Bulls) se ha resignado a afrontar un largo proceso de reconstrucción, pero afortunadamente puede presumir de un título del mundo conseguido allá por 2005, antes que sus vecinos en la ciudad, aunque desde 2008 no juegan en octubre y más tiempo que va a transcurrir.

Manager general: Rick Hahn

Si ha habido un equipo que ha salido reforzado de esta offseason en el mercado de traspasos, esos son los White Sox administrados por Rich Hahn. Lo más curioso es que esta franquicia no va a competir en la presente temporada y todavía tardará en hacerlo, pero nadie puede negar que los cambios que orquestó con Red Sox y Nationals por Chris Sale y Adam Eaton, respectivamente, han revitado un sistema de granjas que no pasaba por su mejor momento y que es el proceso ideal de cara a esperar tiempos mejores con talentos de la casa. También resulta destacable que ese proceso no ha terminado todavía y que puede tener nuevas entregas a lo largo del año.

Entrenador: Rick Rentería **

Después de militar en las Grandes Ligas durante cinco años con Pirates, Mariners y Marlins, Rick Rentería se fue formando como futuro entrenador de los Grandes Ligas tras abandonar la práctica del béisbol, labrándose un prestigio notable que tuvo su colofón con el nombramiento como técnico de los prometedores Chicago Cubs, a los que situó en el camino adecuado de cara a volver a competir. Sin embargo, cuando Joe Maddon se puso a tiro de la gerencia del club, fue cesado de forma fulgurante pese al buen trabajo hecho. En 2016 ejerció como segundo de Robin Ventura y ha sido el elegido para ayudar en la formación de la nueva generación de talentos, labor en la que brilla.

Su gran estrella: José Abreu

En un equipo que ha visto pasar sus mejores opciones con la plantilla actual, el cubano es uno de los pocos conocidos que permanece, pero no sería descabellado pensar que su destino estará lejos de la ciudad del viento siempre que sigan con el proceso de reconstrucción.

Estrella ofensiva: Todd Frazier

Aunque las Grandes Ligas de béisbol ha experimentado un incremento casi exponencial en el campo de los home runs, la capacidad para lograrlos de Frazier no es flor de un día sino el resultado de un trabajo de no pocos años que le convierte en uno de los pegadores de élite de la competición. Sin embargo, su propensión a los tres resultados sin ‘acción’ en el juego (home run, strikeout o base por bolas) le convierte en un jugador que se acerca al todo o nada, como demuestran sus 40 home runs en 2016, que están relacionados con los 163 strikeouts y una paupérrima media de bateo del .225 que le quita valor. Como será agente libre en apenas unos meses, parece claro que es candidato a ser traspasado durante el transcurso del año.

Pitcher estrella: José Quintana

Una vez que Chris Sale ha sido traspasado a los Boston Red Sox, el colombiano José Quintana se ha quedado como el estandarte de la organización desde la lomita... por ahora. La franquicia está inmersa en un intenso período de reconstrucción y se están pidiendo las joyas de la corona de cualquier socio potencialmente interesado por los servicios del zurdo, circunstancia que no sería descartable ya que Quintana se ha confirmado como uno de los pitchers más regulares del deporte, que siempre ha estado a la sombra de Sale, pero que ahora ya no pasa tan desapercibido. Además, los 36.8 millones de dólares que tiene que percibir por las cuatro próximas temporadas le convierten en un chollo, teniendo en cuenta como está el mercado.

Guaranteed Rate Field: Un patrocinio muy poco afortunado

Con una (terrible) denominación recién estrenada, el antiguo New Comiskey Park se inauguró en 1991, justo un año antes que Camden Yards que ha sido el ejemplo de diseño retro para otros muchos ballparks después, y con muy poquitas reminiscencias al antiguo ballpark de Mr. Comiskey que estuvo en pie 81 años. Mal momento el que escogieron los White Sox para construir su nuevo estadio. A partir de 2000, inició algunas renovaciones sabiendo de la poca elegancia de su arquitectura.

Favorable para los home runs.

Históricamente, ha sido un estadio muy favorable para los home runs en todas las direcciones y la potencia se suele traducir en grandes resultados. Esta ‘facilidad’ para sacarla del campo le perjudica para lograr el resto de hits de bases extra. 

 

DESCARGA EL PDF DE LA PREVIA DE LOS CHICAGO WHITE SOX.

0 Comentarios

Normas Mostrar