NFL

Las líneas ofensivas en el mundo de la NFL son divertidas

Es el grupo menos valorado, la posición que menos se quiere imitar. Pero las líneas ofensivas son las piedras angulares de los grandes equipos.

La extraordinaria línea ofensiva de los Dallas Cowboys es uno de los principales motivos del gran rendimiento de Ezekiel Elliott y Dak Prescott.
Adam Bettcher AFP

Dallas, Oakland, Nueva Inglaterra, Atlanta, Washington o Tennessee. Todos son equipos que a la altura de la semana 13 se encuentran en postemporada o pelando un lugar en ella. También son equipos que cuentan con jugadores fuera de serie en sus planteles. Desde los Elliott, Carr, Brady, Ryan, Freeman, Cousins, DeMarco Murray y un gran etcétera. Sin embargo, esta temporada todos se han caracterizado por ser equipos causantes de espectáculo. Unos apuestan por montar circos aéreos cada semana, otros prefieren arrollar a sus rivales penetrándolos hasta sus entrañas, pero ninguno de ellos lo hubiera logrado sin la unidad que poco a poco empieza a ser VITAL (así con mayúsculas) cuando se busca formar un equipo contendiente y competitivo: la línea ofensiva.

El pionero

No se puede hablar como tal de un equipo que haya emprendido el camino hacia la alta valoración de linieros ofensivos. Pero en los últimos años si uno merece una mención especial sin duda son los Dallas Cowboys.

3 primeras selecciones invertidas (no gastadas) en especialistas que, tras algunas adiciones más, han conformado la unidad más dominante en toda la NFL. Comparable quizá con la secundaria de Denver o la de Seattle, pero en la conversación están.

La fórmula de Dallas pronto fue imitada por otros. Tennessee, que este año ha jugado partidos espectaculares y sumamente entretenidos (vs Green Bay) ha basado todo en base a su OL. La fórmula parece tan sencilla como efectiva. Un quarterback novato, complementado por un corredor consolidado y ambos protegidos por fantásticos bloqueadores que, además, son jóvenes y tienen su mejor football en los próximos años.

En 2013 eligieron al guard, Chance Warmack. 2014 fue el turno del tackle Taylor Lewan. 2015 fue el año de seleccionar el rostro de la franquicia: Marcus Mariota. Y un año más tarde, tras una temporada donde lo golpearon dura y continuamente, volvieron a invertir en Mariota. Está vez llevándole a otro centinela para protegerlo: Jack Conklin, tackle.

Tirar de la cartera

Naturalmente, no siempre hay jugadores de gran calidad para todos los equipos por lo que aquellos que no tienen la oportunidad de armar su línea ofensiva en el Draft, se ven obligados a recurrir a la cartera. Acción que, si se hace con el escrutinio pertinente, puede ser la inversión más valiosa para un equipo.

Oakland ha hecho algo así recientemente con Kelechi Osemele al que se llevaron de Baltimore a punta de billetazos. Esta temporada, Carr ha expuesto todo su talento por la fantástica labor que realiza su línea, incluso han hecho que un ataque terrestre que carece de un súper talento, tenga números más que decentes.

Mismo caso sucedió en Atlanta, se llevaron a Alex Mack (centro) en agencia libre y ha sido uno de los mejores fichajes (y de los menos reconocidos) de la pasada pretemporada. Mack era la pieza que faltaba para complementar a los demás. Por ejemplo a Jake Matthews (tackle) llegado vía Draft con gran talento pero sin los blasones para ser el líder de la unidad. La línea de Falcons es un gran ejemplo de cómo armar una línea de distintas formas.

La importancia

Con las selecciones de Tennessee en 2014 y 2016 se puede dibujar una teoría: - -la posición más importante en la línea suele ser identificada por la del tackle izquierdo debido a que protegen el lado ciego del quarterback.

-a toda acción, una reacción. Allá coordinadores defensivos han movido a sus pass rushers (encargados de a los quarterbacks) del lado izquierdo de su formación para que enfrenten así al tackle "débil" de la línea ofensiva rival: el tackle derecho.

-por tal motivo se puede entender las selecciones de Tennessee en 2014 y 2016 cuando a todas luces seleccionaron tackles izquierdos de primer nivel: en la NFL actual no basta con tener dos tackles izquierdos, hay que tener 2 y uno de ellos con la capacidad de jugar en el sector derecho para anular a los caza-cabezas.

La liga ha evolucionado y sin lugar a dudas, las líneas ofensivas también lo hacen. En lo que queda de la temporada, ponga atención a como las líneas ofensivas de Dallas, Atlanta, Oakland, Nueva Inglaterra o Tennessee se divierten domingo a domingo arrasando a las defensivas rivales. En algunas ocasiones abusan. Como si se tratara de un duelo entre un adolescente y un niño. Sin embargo, son todos profesionales y ver a unos ser tan dominantes respecto a sus rivales ,termina siendo muy divertido.