SERIES MUNDIALES

Día de viaje para Cubs e Indians antes del sexto partido

El lunes los equipos descansaron y viajaron de vuelta a Cleveland para la batalla final que se celebrará en unas horas en el Progressive Field.

Día de viaje para Cubs e Indians antes del sexto partido
SCOTT OLSON AFP

Hoy en día los equipos se desplazan en avión, pero cuando los Indians ganaron su último título, en 1948 contra los Boston Braves, regresaron a Ohio en tren. La celebración hizo que durante días goteara champan del techo del vagón comedor. Al llegar, toda la ciudad les esperaba y les recibió como lo que eran, héroes. La afición pensaba que comenzaba una racha de títulos que eclipsaría a los Yankees pero los Bombarderos del Bronx les devolvieron a la cruda realidad.

Uno de los que hizo ese viaje fue el primera base Eddie Robinson, que actualmente tiene 95 años y es el único que sigue vivo de aquel equipo. Reparando lo que había sido un error de los Indians con su propia historia, Robinson ha sido invitado al sexto partido en Cleveland para que, como desean, se convierta en el nexo de unión de los dos títulos.

Hoy, se puede realizar la misma ruta que hicieron aquellos campeones que, por cierto, une las ciudades de Cleveland y Chicago. Durante el recorrido se pasa por Poughkeepsie, lugar de nacimiento de Fred Lasher, pitcher que ganó un anillo con los Tigers y que cuando jugaba para los Indians, en 1970, jugó un partido tan desastroso que tiró el guante al público y nunca más vistió la camiseta de los de Cleveland.

El tren entra en Cleveland pasando junto al cementerio de Lake View. Ahí está enterrado Ray Chapman, único jugador fallecido por el impacto de una bola en 1920. Cuentan que ese año les dijo a sus compañeros que, si ganaban la Serie Mundial, se retiraría para pasar más tiempo con su esposa. Los Indians fueron campeones, pero Chapman no pudo cumplir su promesa. Los fans no le olvidan y adornan su tumba con souvenirs de los Indians.

Por su parte los Cubs, han llegado vivos al día de Halloween por primera vez en la historia. Por ello, al terminar el quinto partido, Joe Maddon renunció al entrenamiento previsto para este lunes en el Progressive Field y anunció que no volarían a Cleveland hasta las siete de la tarde. Es sabido que Maddon quiere que sus chicos vivan su vida fuera del diamante de manera normal, por lo que decidió que la plantilla pasara el día del trick or treat con sus familias.

Este año, mientras Theo Epstein repartía caramelos a los niños en Wrigely Field, las banderas blancas con la victoriosa W azul de los Cubs se mezclaban con las telas de araña y las lápidas de cartón-piedra que decoran los jardines. Los disfraces del propio Joe Maddon o de jugador de los Cubs eran de los más vestidos por los pequeños y, para completar la fiesta, los jugadores y el propio Maddon llegaron disfrazados al aeropuerto y celebraron su propio Halloween en el avión.

Esta noche es el sexto partido y todos quieren que sea parte de su recorrido hacia la gloria.