Playoffs MLB

De Mariano Rivera a Andrew Miller

El relevista de los Cleveland Indians está siendo tan dominante en octubre, que se pueden encontrar similitudes con el gran closer de los Yankees.

De Mariano Rivera a Andrew Miller

Vista la actuación en la presente postemporada del lanzador Andrew Miller uno no puede menos que sorprenderse, desde los tiempos del gran cerrador de los New York Yankees Mariano Rivera, pocas han sido las actuaciones comprables con el lanzador canaleño, quien dejó guarismos de 8-1 0,70 EFE y 0,76 de WHIP en 96 partidos de series de postemporada.

Si compramos las características de ambos lanzadores pocos son los elementos coincidentes, ya que Rivera era un serpentinero diestro con la recta cortada como su lanzamiento estrella que le facilitaba la eliminación de sus contrarios, relevista desde el inicio de su carrera trascurrida en un único club mientras que Andrew Miller es un monticulista del brazo equivocado, que inicio sin mucho éxito su carrera en la gran carpa como abridor, habiendo formado parte de 6 franquicias en sus 11 años de trayectoria en el big show , quizás el mayor punto de encuentro es que ambos vistieron la casaca de los Mulos del Bronx. Sin embargo en las actuaciones del siniestro en lo que va de postemporada lo asemejan al performance del líder de todos los tiempos en juegos salvados.

El zurdo Andrew Miller ha demostrado en la postemporada de 2016 todo el poderío de su devastadora slider que se ha traducido en una numerosa (excesiva a juicio de sus contrarios) ración de abanicados que han hecho palidecer a las fuerte toleterías de Boston y Toronto.

El relevista de la tribu en 5 encuentros de la etapa decisiva en las cuales ha tomado parte acumula un record de 1-0 y 0.00 de efectividad con un WHIP de 0,60 y la bicoca de 20 ponches en 9 inning lanzados, representando que el 74% de los eliminados por la vía de los 3 strikes.

Tan extraordinaria ha sido su labor, que el manager de los Indians Terry Francona, en el primer juego de las Series de Campeonato de la Liga Americana jugado en el Rogers Centre, Miller recibió la esférica para cerrar el encuentro que significó para Cleveland la tercera victoria en la serie y, desmedro del apagafuego de los indígenas Cody Allen, quien fue utilizado como set up a partir de la séptima entrada.

¿Quién es Andrew Miller? Desde sus inicios fue un prospecto que hizo carrera en la University of North Carolina y formó parte de la primera ronda de selección del draft amateur de 2006, siendo seleccionado por los Detroit Tigers como la sexta selección general por delante de otro lanzador zurdo que brillaba en High School llamado Clayton Kershaw escogido por los Dodgers como séptima elección.

Miller debutó el mismo año de su selección, luego de sólo 3 encuentros en las menores, al subir a la lomita el 30 de agosto de 2006 en el octavo episodio en relevo de Nate Robertson, en encuentro ganado por los Yankees de Nueva York 2-0, el novato retiró el inning sin conceder hits ni permitir carreras golpeando un bateador.

Con 22 años el 2007 lucia como el año de la consolidación del zurdo en la gran carpa con el conjunto bengalí siendo conceptuado como el décimo prospecto de Baseball America. Sin embargo, en el lustro cuando fungió como abridor, Andrew Miller defraudó las expectativas cifradas en él para formar parte de un cuerpo de abridores de un equipo de las Grandes Ligas, con un récord de 21-29 una (in) efectividad de 5,79 la segunda peor de un abridor en el periodo 2006 – 2011 y un exorbitante WHIP de 1,75, por lo era un poco arriesgado apostar por un futuro promisorio del zurdo que había pasado por las escuadras de Detroit, Florida y Boston.

Ante esa aciaga perspectiva inicio el spring training de 2012 y con la atenta mirada del piloto de los Red Sox Bobby Valentine, Miller luchó por hacerse con un puesto en el roster del equipo, dispuesto a tomar las responsabilidades que le adjudicara el cuerpo técnico del equipo de Nueva Inglaterra. Finalmente logró quedar entre los 25 del roster, pero como parte de los relevistas del conjunto patirrojo, en la campaña Miller tomó parte de 59 encuentros en un nuevo rol para él, el ‘swing man’ para ser utilizado por el piloto de Boston como relevista de innings intermedio y set up, logrando 13 holds

El zurdo inició a partir de esa temporada sufrió una metamorfosis que lo colocaría en una posición cimera entre los relevistas de la Liga Americana, en los 293 encuentros en los cuáles tomó parte con los Red Sox (2012-2014). Baltimore Orioles (2014) New York Yankees (2015-2016) y Cleveland Indians (2016), Miller ganó 22 juegos y cayó en 12 oportunidades, con una efectividad de 2,14 y un WHIP de 0,91. El zurdo oriundo de Gainesville, Florida fue utilizado tanto como set up y como cerrador, acumulando 67 holds y 49 salvados, la mayor parte de ellos (36) en 2015 cuando tomó el papel de cerrador con los mulos del Bronx. Lo más asombroso de Miller en estas campañas fue el incremento en el número y frecuencia de ponches logrado por el lanzador, coleccionó 425 ponches con una relación de 12,2 ponches cada nueve innings equivalentes a que el 52,6% de los outs realizados por Miller fueron por la vía del ponche.

El incremento tan extraordinario en sus números va de la mano con el aumento de las oportunidades de usar su lanzamiento más mortífero como es la slider, que en 2012 representó el 39,4% de sus lanzamientos, y el 58,3% de sus envíos lo constituía la recta de 4 costuras que alcanzaba una velocidad alrededor de las 95 millas. Esta relación se fue invirtiendo en las siguientes campañas de tal manera que en la presente zafra, el 60,6% de sus envíos fueron sliders con una velocidad promedio de 83,7 millas.

Andrew Miller luce como uno de los relevistas de viejo cuño, tal como los miembros del Hall of Fame Rollie Fingers y Bruce Sutter, quienes podían lanzar, bien sea preparando el terreno o cerrando partidos, y que no tenían limitaciones para ser utilizados por más de una entrada por parte de sus managers.

Eso es lo que está haciendo Terry Francona a quien no le tiembla el pulso para utilizar al zurdo en cualquier momento del juego que lo apremie para sacarle la mayor cantidad de outs posibles (en su mayoría con ponches que alteran cualquier estrategia de anotación del contrario con gente en circulación) y preservar las probabilidades de la Tribu para ganar los encuentros.

Andrew Miller, en once encuentros de postemporada en los cuales ha tomado parte con Baltimore Orioles (2014) New York Yankees (2015) y Cleveland Indians (2016), aún no ha permitido carreras con un minúsculo WHIP de 0,46, ponchando a 30 contrarios en 17 y 1/3 de innings lo que le da una ratio de 15,6 strikeouts cada 9 innings.

Aún está lejos de las estadísticas del gran Mariano Rivera, pero sin duda para Terry Francona y los sufridos aficionados de los Cleveland Indians ansiosos de ver coronado a su equipo luego de 68 campañas, pueden afirmar que “Donde ahora hay un Andrew Miller, antes hubo un Mariano Rivera” y con esa consigna aspiran que el efectivo zurdo forme parte de los protagonistas que le den a la Tribu la tercera Serie Mundial de su historia.