MLB

Chicago, ciudad de contrastes en las Grandes Ligas

El mes de octubre se presenta de manera muy distinta para las dos franquicias de la ciudad del viento, cuyo presente y futuro no puede ser más distinto.

Chicago, ciudad de contrastes en las Grandes Ligas
DAVID BANKS AFP

El deporte del verano va a decidir quién es su campeón en otoño. Atrás queda una larga temporada regular, que deja a los Chicago Cubs como el equipo con más victorias y el gran favorito para el título.

Hace cinco años Theo Epstein llegó a la ciudad del viento para hacerse cargo de las operaciones beisbolísticas de los Cubbies. Cuando caminaba por la calle, la gente cuchicheaba y una vez una chica se acercó y le dijo: “Mi padre tiene 87 años y lleva toda la vida esperando un triunfo en las series mundiales de los Cubs, ¿Qué le digo?”. A lo que Epstein respondió: ”Dígale que se tome sus vitaminas porque en un par de años lo vamos a lograr”.

Un poco más de esos dos años han pasado, pero los Cachorros llegan a octubre siendo los máximos favoritos al anillo con una plantilla profunda, que no muestra debilidades y que es una aleación perfecta de jóvenes talentosos y astutos veteranos.

Con el título de división en el bolsillo, Joe Maddon se ha dedicado a dosificar el descanso de sus jugadores y preparar unos entrenamientos intensos, como si fuera el spring training, para llegar al primer partido de la serie de división con todos los jugadores en estado óptimo.

Todo es alegría y optimismo en el norte de la ciudad y el futuro parece asegurado, ya que Epstein acaba de renovar por cinco años.

Sin embargo, en los White Sox las circunstancias no son tan favorables. En el mes de abril fueron una de las sorpresas agradables de la temporada, ya que no paraban de ganar partidos mientras todos los focos estaban proyectados en sus vecinos. Pero como en Mary Poppins, el viento cambió de dirección y las cañas se volvieron lanzas. El equipo fue perdiendo el impulso inicial y poco a poco fue cayendo en la clasificación, hasta que la clasificación para los playoffs fue una quimera.

Por cuarto año consecutivo, los Medias Blancas terminan el año por debajo del .500 de victorias. Robin Ventura tiene un registro de 375 victorias frente a 434 derrotas y sólo en 2012 firmó una temporada ganadora. Esa trayectoria eminentemente perdedora le ha terminado costando el puesto, cosa que ya se venía rumoreando en las últimas fechas.

Todo apunta a que será Rick Rentería, que ya entrenó a los Cubs y fue sustituido por Maddon, el que se hará cargo de dirigir a la plantilla de los White Sox.

No sabemos si ese hombre de 87 años se tomó sus vitaminas, pero si lo hizo, estará tremendamente ilusionado. Lo único que está claro es que mientras los White Sox verán los playoffs por la televisión y les espera un invierno ajetreado; los Cubs, como buenos oseznos, quieren hibernar con el título de campeones.