Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa

NEW YORK YANKEES

Luces de esperanza iluminan el Bronx

La espectacular segunda mitad de la temporada de los New York Yankees los ha situado a un paso de los playoffs cuando menos se esperaba.

Luces de esperanza iluminan el Bronx
Jim McIsaac AFP

Ha sido un año extraño en el Bronx. Hasta el 1 agosto el equipo firmó un registro del 50 por ciento de victorias, algo que no sirve para clasificarse para la post-temporada. La franquicia era noticia por ilustres retiradas como la de Alex Rodríguez o Mark Teixeira más que por sus actuaciones en el diamante y por traspasar a sus últimas y veteranas estrellas. Parecía que el año se dilapidaba a beneficio de inventario y se confiaba en que las jóvenes promesas madurasen pronto. A todo esto, se añadía una división, la más igualada de toda la competición, con tres franquicias luchando a brazo partido por un título que les evite el partido comodín.

Pero si hay algo que está fuera duda es que no se debe dudar del corazón de un campeón y los Yankees lo son. Para sorpresa de todos, han encadenado una racha de victorias sin importarles el rival que estuviera en frente, incluidos los Blue Jays. Los Bombarderos del Bronx han ido mejorando su registro de victorias discretamente, volando por debajo de un radar que cuando les ha detectado ha encendido las alarmas de los rivales. Los Yankees son un claro candidato al partido de Wild Card poniendo en peligro la temporada de Orioles, Tigers e incluso Blue Jays. Puestos a soñar, los Yankees todavía no descartan abrazar el título de división, algo que no es una locura ya que su calendario hasta final de temporada, a excepción de una visita de los Dodgers, se compone de enfrentamientos con sus vecinos de división.

Apoyándose en la viga maestra que ha sido desde junio el registro de 13 victorias y 2 derrotas, cuando abría Masahiro Tanaka, Joe Girardi no sólo ha logrado una estupenda química entre los jóvenes y los veteranos que quedan en el equipo, sino que ha conseguido el sueño de los alquimistas de la Edad Media, transformar el plomo en oro. El gran primera base Mark Teixeira anunció su retirada a final de temporada y no se sabía si aún podría aportar algo, ya que su temporada estaba siendo muy pobre. Contra los Rays, Teixeira volvió a sentirse joven y ganó el partido logrando, bajo la lluvia, un grand slam al batear una bola que le llegaba a 94 millas por hora (151 Km/h).

Respecto a los jóvenes, cabe resaltar el fabuloso rendimiento del cátcher Gary Sánchez y la recuperación de Tyler Austin. Hace un año, los Yankees pensaron que no obtendrían lo que esperaban de Austin y le colgaron el cartel de transferible. Tras un periplo por las Ligas Menores, Austin ha vuelto a vestirse el uniforme de rayas más famoso del mundo para ser capital en victorias de su equipo.

Preguntados los protagonistas por este resurgimiento, Teixeira ha declarado que juegan sin miedo a nada porque no tienen nada que perder, algo que les hace todavía más peligrosos.

El acceso a playoffs por la vía del partido comodín es algo que no se debe desdeñar ya que la historia, véanse los San Francisco Giants, nos muestra que se puede ser campeón después de jugar ese partido que es a vida o muerte. Y si algo es seguro es que pocos querrán verse las caras en ese partido a cara o cruz con unos Yankees en crecimiento y que no paran de ganar.

La ciudad de los rascacielos observa como desde el Bronx surgen, cada vez de manera más intensa, luces de esperanza. Septiembre es el mes en el que la MLB reparte las invitaciones para la fiesta de octubre y los Yankees, a los que nadie esperaba, se han presentado a recoger la suya.