DRAFT NBA

Ben Simmons sigue los pasos de su ídolo, 20 años después

Iverson era ese tipo de jugador acostumbrado a pelear cada día. Cuando era más joven, yo también llevé ese tipo de peinado", asegura el gran protagonista del Draft.

Ben Simmons sigue los pasos de su ídolo, 20 años después

Por tercera vez en su historia, los Sixers (una de las franquicias fundadoras de la NBA, entonces conocida como Syracuse Nationals) eligió al número uno del draft. Doug Collins fue el primero en 1973. Tras él, en 1996 aterrizó en Philadelphia Allen Iverson. Y ahora, justo 20 años después (19 años y 362 días para ser exactos), Ben Simmons toma el relevo del último gran ídolo de la franquicia... y suyo propio. Este alero australiano, al que muchos ven en él al próximo LeBron James, sigue así los pasos de 'The Answer'. "La mayoría de la gente no sabe que yo tenía un póster de AI en mi cuarto cuando era pequeño. Era un póster bien grande. Me acuerdo de él como un base especial, un tipo muy bajito con sus trenzas y su conta en la cabeza. Iverson era ese tipo de jugador acostumbrado a pelear cada dia. Cuando era más joven, yo también llevé ese tipo de peinado", rememora ahora el gran protagonista de este draft 2016.

"Estoy feliz por formar ahora parte de esta familia", explicó tras ser seleccionado por la franquicia de Philadelphia. Cuando los Sixers apostaron por Iverson un 26 de junio de 1996, Simmons aún estaba en el vientre de su mamá (vino al mundo el 20 de julio de ese mismo año). Ahora, el peso de devolverles a la élite recaerá sobre sus hombros. Cuando 'The Answer' aterrizó en 'Philly', su equipo de baloncesto atravesaba por un periodo gris y repleto de incertidumbre: llevaba cinco temporadas sin pisar los Playoffs, por las cuatro que ahora acumulan sin disputar la pretemporada.

Pero, ¿cómo influyó la llegada de Iverson? En su primera campaña se metió al público del ahora conocido como Wells Fargo Center en el bolsillo con sus 23,5 puntos y 7,5 asistencias por partido que le sirivieron para ganar el premio al Rookie del Año 1996-97. Su promedio anotador no paró de crecer, hasta que en 1999 conseguía devolver a los Sixers a las eliminatorias por el anillo. Una progresión que alcanzó su cota en 2001, momento en el que alcanzaron las Finales (cayeron 4-1 ante los Lakers) por vez primera en 18 años. Ya lo ven, AI necesitó cinco campañas en la Liga para que Philadelphia volviese a pelear por el anillo. ¿Podrá seguir Simmons, el segundo autraliano tras Bogut en ser número uno del draft, los pasos de uno de los jugadores más inolvidables de la historia?