NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA
Estados UnidosActualizado a

Centenares de kilómetros de palabras se han escrito sobre la llegada de Xavi y sobre la mitificación un tanto obligada por la necesidad de los culers a creer en un ser superior y salvador que les sacará del lodo de la mediocridad al que lanzó Bartomeu y su séquito.

Xavi ya está aquí y con él mil ayudantes. Si Koeman es un mito del Barça, Xavi es el segundo jugador de la historia con más partidos con la camiseta “blaugrana”. El primero se fue cuando más le necesitaba el club ya que los de París le pagaban muchos millones y ni un gol lleva.

Es curioso como hay personas que no sientan bien y que tenían todo para triunfar. Recuerdo que Fábregas nunca fue querido porque el resquemor del socio culer por haber pagado una millonada al Arsenal no dejó que explotara por el run-run de las gradas cuando hacía un pase malo.

El último fue Koeman que es un hombre que cae mal. ¿Qué se le va a hacer? Pero cae mal. Y es una pena porque en 1992 nos elevó a otra dimensión, sin embargo no cae bien.

A Xavi lo traen como si viniera de ganar cuatro Premiers y dos Champions. Se le iguala a un Klopp o un Pep.

Amar a Xavi es normal. La transición de un pelotero a un líder de vestuario habrá que verla y sin duda tiene muchas papeletas de hacerlo bien, pero tiene que demostrarlo.

A lo mejor es que como no hemos visto a su club de Qatar jugar y ni mucho menos su evolución no podemos sacar conclusiones.

El único miedo que tengo es que decepcione muy rápido ya que el mundo y la vida van muy deprisa. Johan tardó tres años en ganar una Liga, mientras ahora, como haya dos empates ya buscan crucificarlo, por la inmediatez de lo urgente.

Ojalá el futbol vuelva a casa.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?