Aniversario 9/11

El deporte como placebo tras el atentado del 9/11

El ataque terrorista del 11 de septiembre del 2001 terminó marcando claramente a Estados Unidos en el futuro. El deporte terminó curando muchas de las heridas en ese año.

Estados Unidos
0
El deporte como placebo tras el atentado del 9/11

Este sábado se cumplirán 20 años de aquel ataque terrorista que derrumbó las Torres Gemelas del WTC en la ciudad de Nueva York, mismo que marcaría para siempre a Estados Unidos. Los cuatro atentados son considerados como el mayor ataque terrorista en toda la historia, pues casi 3 mil personas murieron.

Además de las 2 mil 996 personas que perdieron la vida debido al atentado, otras 25 mil personas también fueron heridas, algunas de manera permanente. Fueron días de mucho dolor, tristeza y tragedia en el país norteamericano.

Las ligas deportivas terminaron por detenerse debido a ello, sin embargo, sería el mismo deporte el que también se levantaría para curar esas heridas que marcó a todas aquellas personas que fueron testigos del ataque del 11-S.

Así ayudó el deporte a superar los ataques del 11-S

A pesar de la gran tragedia que se vivió, el país logró levantarse y uno de los grandes responsables para ello fue precisamente el deporte, principalmente el béisbol y todos aquellos estadios en los que se brindaron homenajes a las víctimas.

¿Cuántos no recuerdan aquel poema que recitó el exnarrador de los St Louis Cardinals, Jack Buck, en el Busch Stadium, a sus 77 años y enfermo gravemente, pero que hizo que a todos los presentes se les pusiera la piel chinita? O aquel cuadrangular de Mike Piazza, el primero desde que se volvió a jugar MLB en Nueva York.

Otra de las grandes imágenes se vivió el 30 de octubre, cuando el entonces presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, lanzó la primera bola en el juego 3 de la Serie Mundial entre New York Yankees y Arizona Diamondbacks, mandando un mensaje de fuerza y de que habían salido adelante del ataque.

Además, a pesar del atentado a las Torres Gemelas, Estados Unidos sería anfitrión de los Juegos Olímpicos de Invierno, otro evento que ayudó a curar las heridas de las víctimas del 11-S. Seguramente sigue retumbando en miles de corazones el 'God Bless America' cantado por el detective de Nueva York, Daniel Rodríguez el 8 de febrero del 2002 en Salt Lake City.

Como un guión escrito en Hollywood, los New England Patriots ganaron el primer Super Bowl en su historia, además de que en junio, Estados Unidos haría historia al avanzar a los Cuartos de Final de la Copa del Mundo de Corea-Japón 2002, venciendo a la Portugal de Figo y a la selección mexicana en Octavos. Demostrando que Estados Unidos siempre suele levantarse al máximo de los peores momentos.

Michael Jordan, el rey del deporte

Sin embargo, la gran noticia se dio en la NBA. Y es que entre esas fechas, Michael Jordan tenía previsto hacer un sorpresivo regreso a las duelas para jugar con los Washington Wizards. El atentado terminó por aplazar sus planes, pero sólo para volver más fuerte.

Jordan se esperó dos semanas para ahora sí anunciar que volvía a la NBA para portar los colores del equipo de Washington, pero lo hizo donando millones de dólares que fueron para las víctimas de los atentados de 11 de septiembre.

Fueron momentos de mucha incertidumbre y de muchas lágrimas sin lugar a dudas. Una tragedia que marcó para toda la vida a los estadounidenses y a gran parte del mundo, y en el que el deporte desempeñó un papel importante para darles nuevamente esperanza a todos los americanos.