NFL

“Ya veremos” dice Lamar Jackson sobre vacuna

El quarterback de los Baltimore Ravens acaba de salir de la lista de COVID-19 por segunda ocasión sin presentar sintomas graves de la enfermedad.

Estados Unidos
0
Lamar Jackson en conferencia de prensa de Baltimore Ravens.
Gail Burton AP

Cuando Lamar Jackson observa cierto paquete defensivo que al final resulta en una pérdida de yardas lo más probable es que la próxima ocasión en que lea una jugada similar decida hacer ajustes para evitar el mismo resultado.

Adaptación para sobrevivir.

Sin embargo, el quarterback de los Ravens es incapaz, o simplemente renuente, a extrapolar esa adaptación cuando se trata de una enfermedad potencialmente letal que no solo pone en riesgo su salud, sino también su disponibilidad para su equipo.

Carlos Darwin debe estar revolcándose en su tumba.

Luego de salir de la lista de COVID-19 por segunda ocasión en los últimos ocho meses, Lamar Jackson señaló que no está 100% seguro de querer vacunarse y sigue analizando sus opciones y “obteniendo la mayor información posible”.

“Ya veremos”, declaró el lunes. “Hablando con doctores. Ya veremos”.

Han pasado ocho meses desde que Jackson contrajo COVID-19 por primera vez, la vacuna es altamente disponible en Estados Unidos para todo aquel que decida aplicársela y no hay un solo doctor con un gramo de ética en el mundo que no la recomiende. Así que tal vez Jackson ha estado hablando con los médicos equivocados o simplemente no ha encontrado a uno que le diga lo que quiere escuchar.

Si bien, como el afirma, “es una decisión personal”, Jackson, los Ravens y el resto de la NFL se acercan al momento en que esas decisiones personales puedan tener un significativo impacto en lo colectivo.

“Tengo que hablar con mi equipo y ver cómo se sienten al respecto. Sigo aprendiendo lo más que puedo sobre eso y partiremos de ahí”, dijo Jackson, quien nunca perdió la calma o buen humor en una conferencia de prensa en la que nueve preguntas giraron en torno a un virus que ha cobrado más de medio millón de vidas tan solo en Estados Unidos.

Jackson señaló que, por segunda ocasión, no desarrolló síntomas graves y que el mayor efecto fueron episodios de fatiga que lo obligaron a dormir mucho, también aseguró que no le preocupan los posibles efectos a largo plazo después de contraer la enfermedad por segunda ocasión antes de cumplir los 25 años.

Añadió que en este momento lo más importante es “retomar la rutina y volver con los muchachos”. Para Jackson, es todo un proceso que podría evitarse fácilmente con una o dos inyecciones que le eviten, un cuadro más grave la próxima ocasión, y los análisis diagnósticos diarios a los que deben someterse todos los jugadores no vacunados.