Hall of Fame

Paul Tagliabue: Un digno heredero de Pete Rozelle como comisionado de la NFL

Paul Tagliabue tomó las riendas de la NFL en 1989 y durante 18 años mantuvo vivo el legado de Pete Rozelle, además de instaurar el tope salarial.

Estados Unidos
0
Paul Tagliabue en conferencia de prensa de la NFL
Steve Mitchell AP

Gran parte del éxito de la NFL es consecuencia de que la oficina central de la liga ha estado ocupada por figuras que han tomado decisiones acertadas al frente de la organización. Tras 30 años como comisionado, Pete Rozelle cedió el puesto a Paul Tagliabue, quien pronto verá su busto en el Salón de la Fama.

Tagliabue (24 de noviembre de 1940) tomó el control de la NFL en noviembre de 1989 con la enorme tarea de mantener el proyecto que Rozelle inició en 1959 y consolidó la liga como la más poderosa de Estados Unidos.

Entre las aportaciones Tagliabue a la liga, fue la expansión que dejó la plantilla de clubes en 32 y modificó las divisiones. En 1995 se incorporaron los Jaguars y Panthers, en 1999 los Browns retornaron a la NFL (el original equipo de Cleveland se mudó a Baltimore) y en 2002 nacieron los Texans.

Como consecuencia de las adiciones, las seis divisiones se modificaron. Las antiguas AFC y NFC Central se disolvieron y emergieron el Sur y Norte de ambas conferencias. Además, todos los sectores se redujeron a cuatro equipos.

Otro de los elementos centrales de la gestión de Tagliabue fueron los primeros intentos de hacer de la NFL una liga internacional. Promovió juegos de pretemporada en Asia, México y puso central atención en Europa donde, adicionalmente promovió la creación de la NFL Europe, la cual desapareció con la llegada de Roger Goodell a la oficina del comisionado. El acto más trascendental de de esta campaña aconteció en 2005, cuando la liga tuvo su primer juego de temporada regular disputado fuera de Estados Unidos (Cardinals vs 49ers en la Ciudad de México).

Asimismo, Tagliabue usó la visibilidad de la NFL como plataforma política. En 1993 retiró el Super Bowl de Arizona como protesta a una legislación local que no reconocía el Martin Luther King Day como una festividad en la entidad; ocho años después, decidió aplazar el inicio de la campaña regular tras los atentados del 11 de septiembre.

Su momento cumbre

No obstante, su aportación más relevante fue la implementación del tope salarial, el cual entró en vigor previo a la temporada 1994. Dicha propuesta funcionó a tal grado que en 25 campañas, dicho límite ha pasado de 34.06 a 198.2 millones de dólares ─sin considerar la reducción en 2021 por la pandemia de COVID-19─, lo que representa un crecimiento del 581%.

El plan de Tagliabue afrontó dos problemas frontales en la liga. En primera instancia, al limitar el dinero que los equipos podían gastar en sueldos, la NFL aseguraba mayor paridad entre los equipos más ricos (como los Cowboys) y franquicias con mercados pequeños (como los Chiefs). Por otra parte, ayudaba a mantener a salvo las finanzas de los clubes, los cuales se verían obligados a firmar acuerdos que se insertaran en la normativa del tope y no dejarán deudas millonarias en sus libros.

Tras 17 campañas de control en la NFL, Tagliabue dejó vacante la silla más importante de la NFL, la cual pasó a propiedad de Goodell.