Keystone XL

Keystone XL: ¿por qué se canceló el proyecto?

TC Energy anunció la cancelación del proyecto Keystone XL, un oleoducto que iba a transportar petróleo desde Alberta hasta Nebraska. Aquí los detalles.

Estados Unidos
0
Ambientalistas protestando contra el proyecto Keystone XL, el cual ya fue cancelado
ALEX WONG AFP

El pasado miércoles - 9 de junio - TC Energy dio a conocer la cancelación del proyecto Keystone XL, un oleoducto de 8 billones de dólares, el cual iba a transportar petróleo desde Alberta, Canadá, hasta Nebraska.

“Después de una revisión integral de sus opciones, y en consulta con su socio, el Gobierno de Alberta, [TC Energy] ha terminado el Proyecto de Oleoducto Keystone XL”, dijo la compañía en un comunicado.

“La Compañía continuará coordinando con reguladores, partes interesadas y grupos indígenas para cumplir con sus compromisos ambientales y regulatorios y garantizar una terminación y salida segura del proyecto”, agregaron.

¿Qué es Keystone Pipeline XL y por qué se ha cancelado?

TC Energy había previsto que el oleoducto Keystone XL tuviera una longitud de 1,947 kilómetros para conectar los yacimientos de arenas bituminosas de Alberta, Canadá, con Steele City, en Nebraska. De haberse completado el proyecto, el oleoducto Keystone XL habría transportado más de 800,000 barriles de petróleo al día.

¿Por qué se canceló el proyecto?

Desde el comienzo del proyecto, organizaciones ecologistas y grupos indígenas de Canadá y Estados Unidos se opusieron a su construcción. El oleoducto atravesaría Sandhills, un Monumento Natural Nacional, además de pasar por el Acuífero Ogallala en Nebraska. Ésto preocupaba a los ambientalistas, pues un derrame de petróleo podría contaminar el acuífero.

Durante la administración de Barack Obama, el proyecto quedó estancado, pero el expresidente Donald Trump lo autorizó al asumir el cargo. Sin embargo, un juez federal bloqueó la construcción porque la Casa Blanca no había realizado las revisiones ambientales adecuadas.

En enero de 2021, el presidente Joe Biden retiró el permiso presidencial y canceló el proyecto. La Casa Blanca argumentó que el proyecto contribuiría a un mayor consumo de crudo cuando se necesita limitar el uso de combustibles fósiles para hacer frente a la crisis climática.

Tan solo el año pasado, el Gobierno de Alberta invirtió más de mil millones de dólares en el proyecto. La cancelación del Keystone XL supone una pérdida de alrededor de 1,300 millones de dólares.