GRANDES LIGAS

Corbin Burnes está que arde con los Brewers

El derecho de Milwaukee goza de un inicio de temporada que no se había visto en más de un siglo en Grandes Ligas.

Estados Unidos
CORBIN BURNES
Stacy Revere AFP

El término “histórico” se utiliza muy a la ligera en estos días, en especial en el mundo del deporte. A tal grado que es fácil perder de vista lo que en verdad es digno de ir a los libros de historia.

¿Dos juegos sin hit en las primeras dos semanas de temporada regular? Notable, sin duda ¿histórico? no tanto. ¿Corbin Burnes y un inicio de 30 ponches sin bases por bolas en sus primeras tres aperturas de temporada? Bueno, eso sí es histórico.

En al menos los últimos 120 años, nadie había acumulado los números que hoy presume el derecho de los Milwaukee Brewers, y únicamente tres lanzadores en la historia habían acumulado al menos 30 abanicados sin otorgar boleto para iniciar una temporada: Adam Wainwright en 2013 con 35 ponches antes de su primera base por bolas a lo largo de cinco aperturas, Noah Syndergaard en 2017 con 31 ponches también en cinco apariciones y Kenley Jansen, igual en 2017 con 51 ponches, pero en 31 partidos como relevista.

Burnes ha sido prácticamente intocable. Y pensar que hace apenas dos temporadas Burnes presumía credenciales como uno de los peores lanzadores de la Gran Carpa. No es broma, en su primera temporada en Ligas Mayores tuvo marca de 1-5, “efectividad” de 8.82 y admitió 17 home runs en 49 entradas de labor. Hay pitchers que nunca más reciben una oportunidad después de algo así, Burnes se ganó la suya.

En 2019 tiene marca de 1-1, su única derrota en labor de seis innings y un tercio con un hit y una carrera permitida _ cuadrangular solitario de Byron Buxton en la victoria de 2-0 de Minnesota. Esa es la única carrera que ha otorgado en 18 entradas y un tercio, ha ponchado a por lo menos nueve en cada una de sus tres apariciones y le han conectado cuatro imparables en toda la campaña.

Para poner esos números en dimensión, a la ofensiva Burnes tiene dos hits y ha producido una carrera más de las que ha permitido en todo el año, y eso que apenas tiene ocho apariciones en la caja de bateo. Sí, lo de Burnes es ridículo. Y no está solo.

La actuación de Burnes miércoles ante los Cubs, en la que admitió dos hits en seis innings de trabajo, fue la octava salida consecutiva en que un abridor de los Brewers labora al menos cinco innings sin permitir más de una carrera, un récord de la franquicia. Sí, ayuda que en ese lapso han enfrentado cinco veces a los inertes Cubs, pero no deja de ser impresionante.

¿A qué se debe la transformación de Burnes? Aun pequeño ajuste que perfeccionó previo al inicio de la temporada 2019, cuando intentaba sumar un segundo tipo de slider a su repertorio y terminó por convertirse en un cutter que ha resultado devastador para la competencia. Hoy, ese pequeño cambio en el agarre de la esférica le ha dado las armas para establecerse como el abridor más dominante de la Gran Carpa y serio candidato al Cy Young, después de finalizar sexto en la votación la temporada anterior.