AQUÍ SOLO FOOTBALL

Con Dak Prescott, los Cowboys son favoritos en su División

No hay manera de justificar todo ese dinero, pero así es el mercado de los quarterbacks en la NFL, y no olvidemos que hablamos de Jerry Jones y los Cowboys.

Estados Unidos
0
Dak Prescott con los Cowboys
Michael Ainsworth AP

En marzo de 2013, Jerry Jones le dio una extensión de contrato por seis años y 108 millones de dólares a Tony Romo. ¿Por qué no habría de darle lo que quería Dak Prescott?

Los Dallas Cowboys llegaron a un acuerdo con su quarterback para firmar una extensión por cuatro temporadas y 160 millones de dólares, incluidos 126 millones garantizados, un nuevo récord en la NFL.

Este contrato es todo lo que Dak quería: por cuatro campañas (realmente es por seis, pero se anula al cuarto año para ayudar a los Cowboys con el tope salarial), con casi el 80% garantizado y una cláusula que prohíbe un trade.

Plus, cuando este acuerdo expire, Prescott tendrá apenas 31 años y estará listo para firmar otro contrato gordo si se mantiene entre los mejores pasadores de la liga.

Para los Cowboys era mandatorio firmar a Dak y evitar ponerle la etiqueta de “Jugador Franquicia” por segundo año consecutivo, aunque, según reportes, en las tres primeras campañas del acuerdo Prescott ganará, en promedio, 43 millones de dólares, que lo convierten en el segundo quarterback mejor pagado de la NFL, solo detrás de Patrick Mahomes (45 mdd por temporada).

¿Merece Dak esa cantidad astronómica? Por supuesto que no. Prescott no es el segundo mejor pasador de la liga; no es mejor que Deshaun Watson; no es mejor que Russell Wilson, ni que Aaron Rodgers, por mencionar solo a tres.

Dak ha ganado un juego de postemporada en su carrera (2018) y nunca ha sido un All-Pro.

Pro Football Focus, la firma de estadísticas y analytics de mayor prestigio, le da una calificación de 86.6, decimocuarto entre los quarterbacks titulares de la NFL.

No, no hay manera de justificar todo ese dinero, pero así es el mercado de los quarterbacks en la NFL, y no olvidemos que hablamos de Jerry Jones y los Cowboys.

Dallas es mejor con Dak y eso quedó más que probado en 2020. Antes de su lesión, los Cowboys eran competitivos, gracias, entre otras cosas, a su movilidad y habilidad para conectar pases de más de 25 yardas; luego, fueron un desastre porque fue más obvio que su defensa era de lo peor de la liga.

Y es justo el siguiente paso para Jerry y sus hijos: hacerse cargo de la defensa.

La lista de agentes libres incluye al linebacker Aldon Smith, a los cornerbacks Chidobe Awuzie, C.J. Goodwin y Jourdan Lewis, y al safety Xavier Woods, entre otros.

La defensiva de Dallas fue 31 contra la carrera (158.8 yardas por juego) y eso se debió a una frontal que fue incapaz de penetrar en el backfield y también poco efectiva a la hora de presionar a los quarterbacks. Los Cowboys sumaron apenas 31 capturas, empatados con los Jets en el casillero 20.

La campaña pasada, Jones firmó a varios veteranos para tratar de reforzar a la defensa, entre ellos Ha Ha Clinton-Dix, Gerald McCoy, Dontari Poe, Saivion Smith y Daryl Worley. El único que funcionó fue Aldon Smith, segundo en el equipo con cinco sacks y líder con 14 golpes a los pasadores.

Lo mejor sería recontratarlo… y no repetir el error del año pasado.

El Washington Football Team es el actual campeón en el Este de la NFC, pero con Prescott los Cowboys tienen el argumento para ser considerados favoritos en 2021.

La pregunta es: ¿Podrán clasificar a Playoffs sin defensiva?

Tampoco lo creo.