MLB

Carlos Correa quiere convertirse en la nueva cara de los Astros

El parador en corto puertorriqueño desea recibir un acuerdo multianual por parte de Houston; antes, debe conciliar sus diferencias salariales con el club.

Carlos Correa con los Astros

Carlos Correa, en compañía de Alex Bregman, José Altuve y el recién partido George Springer se convirtieron en las caras más reconocidas de los Astros durante su etapa de bonanza. Para el parador en corto boricua esto solo representa la primera parte de una larga relación con la novena texana.

En entrevista para el Houston Chronicle, Correa aseguró que desea mantenerse en el Minute Maid Park por toda su carrera profesional y aspira a convertirse en el hombre más importante de la organización.

"Amo a la organización. Amo a los Astros. Quiero ser un Astro de por vida. Aquí me seleccionaron. Aquí he jugado. Aquí me desarrollé y crecí como hombre. Nada me haría más feliz que representar a la organización y ser un jugador franquicia", elaboró el pelotero de 26 años.

Las palabras de Correa se dan a tan solo un par de días de que el patrullero Springer dejará a los Astros para unirse a los Blue Jays en un acuerdo de seis años y 150 millones de dólares.

Correa fue reclutado por los Astros con la primera selección global del Draft 2012 y tras pasar tres campañas en las sucursales de Houston alcanzó las Mayores. En seis campañas como ligamayoristas registra un porcentaje de bateo de .276, OBP de .252 y slugging de .480, además de ser electo como Novato del Año, tener una aparición en el Clásico de Media Temporada (2017) y ganar una Serie Mundial.

A conciliar las diferencias

Para que Correa cumpla su sueño de ser la cara de los Astros debe acordar con el club su salario. El infielder se encuentra en su último año sujeto al arbitraje salarial y recurrió al panel de jueces de las Mayores para conocer sus ganancias en 2020; mientras el boricua solicita 12.5 millones de dólares, Houston ofrece un acuerdo de 9.75 MDD.

El siguiente paso para Astros y Correa será negociar un acuerdo a largo plazo. Según informan en Houston, esas conversaciones se darán tras la determinación de la mediación.