JOE BIDEN

¿Por qué Trump no asistirá a la investidura de Biden?

Este 20 de enero Joe Biden tomará posesión como el 46º Presidente de los Estados Unidos, sin embargo, Donald Trump no asistirá a la ceremonia de investidura.

Estados Unidos
0
¿Por qué Trump no asistirá a la investidura de Biden?
SAUL LOEB AFP

Este 20 de enero los ojos del mundo entero estarán puestos en la Unión Americana, pues un mandato más termina. Donald Trump finalmente le dice adiós a la Casa Blanca para abrirle paso a Joe Biden, quien ascenderá al poder como el 46º Presidente de la Unión Americana junto a Kamala Harris, la vicepresidenta electa.

Actualmente, la capital del país ya cuenta con una gran cantidad de miembros de la Guardia Nacional. Las calles han sido cerradas por las autoridades locales y los comercios y negocios fueron protegidos con madera, esto, como medida de prevención a posibles protestas de cara a la ceremonia de inauguración.

La ceremonia de investidura contará con la presencia de dos grandes iconos del pop, Lady Gaga quien interpretará el himno nacional, y Jennifer Lopez, quien ofrecerá un especial número musical. Asimismo, Andrea Hall liderará el Juramento a la Bandera, Amanda Gorman, ganadora del Youth Poet Laureate, recitará un poema, y el pastor Leo O’Donovan, así como el sacerdote Silvester Beaman, darán su bendición al Presidente entrante. Posteriormente, habrá un concierto para celebrar a la nueva administración.

¿Por qué Trump no asistirá a la investidura de Biden?

Como es costumbre cada cuatro años, el Presidente saliente asiste a la ceremonia de investidura del Presidente entrante; sin embargo, en esta ocasión será diferente, pues Donald Trump ha dado a conocer que no estará presente en el evento de este 20 de enero.

“A todos los que me han preguntado, no iré a la Inauguración el 20 de enero.”, expresó el aún mandatario días antes de que le suspendieran su cuenta oficial de twitter.

El motivo por el cual Trump se niega a asistir a la toma de posesión de su sucesor se debe a que el republicano continúa creyendo que las elecciones le fueron robadas debido a un supuesto fraude electoral. Sin embargo, tras la polémica que se armó tras el asalto al Capitolio, originado por sus acusaciones, el republicano no tuvo más opción que resignarse y aceptar la derrota.