MMA

Micol Di Segni, la modelo que se volvió una estrella en las MMA

Micol Di Segni pasó de ser modelo a ser una estrella de las MMA. Esta luchadora que quiso morir porque perdió todo, decidió vivir para hacer justicia en la jaula.

Micol Di Segni, la modelo que se volvió una estrella en las MMA

Micol Di Segni pasó de ser modelo a ser una estrella de las MMA. Su pretensión por mejorar constantemente su estado físico le llevo a empezar en una industria que la atrapó desde el primer minuto y la ha llevado a dar la vuelta al mundo acumulando palmarés. Oros, bronces, K.O; América, Europa, su Italia…

Su carrera ha trascurrido por varios rincones del planeta pero Alburquerque se convirtió en su hábitat y Roma en su vía de escape. Luces y sombras dibujan la historia de esta luchadora que un día quiso morir por que lo perdió todo pero que decidió vivir para hacer justicia en la jaula el próximo 10 de octubre en la velada de AFL Valkiryes.

¿Qué expectativas tienes para el combate del próximo 14 de marzo en Barcelona?

Es un gran honor para mí participar en el primer evento europeo de MMA femenino. Esta iniciativa de AFL es muy importante. Luchar por el título es un sueño hecho realidad. Sé que me espera una pelea muy dura, pero estoy lista para dar todo para llevarme ese cinturón a casa.

Es el único evento femenino de MMA en Europa ¿Cómo te preparas una pelea de este calibre?

Yo entreno a diario. Desde que me llamaron organicé una preparación más específica para AFL Valkyries. Todo el proceso de preparación ha sido en Roma dónde mi equipo de entrenamiento me ha ayudado con los diferentes estilos.

Durante este proceso he tenido la oportunidad de prepararme con Vanesa Rico, quien también lucha en la velada de AFL. Fue una experiencia maravillosa que me ayudó mucho a crecer como atleta. Gracias a la hermosa amistad nacida con Mariona Om en JacksonWink unos meses antes, decidí que parte de la preparación tenía que ser en España.

¿Cuál es tu punto fuerte y tu punto débil?

Mi punto fuerte es que siempre quiero dominar, está en mi carácter y en mi estilo de lucha. Pelear es lo que más amo y sueño con hacerlo en los mejores eventos del mundo. No dejo que nadie se interponga entre mi sueño y yo.

Mi punto débil es que no acepto mis límites y cada vez quiero más y más. Entreno todos los días como si ya fuera la luchadora perfecta, pero mientras me preparo me doy cuenta de que tengo que aceptar que todavía tengo mucho que aprender y que el camino es largo y siempre quedan cosas por hacer.

¿Cómo se entrena la psicología de un combate?

Es muy importante rodearse de personas con el mismo sueño y la misma motivación, entrenar en Estados Unidos todos los días con diez chicas como yo me hizo darme cuenta de que, aunque es un deporte individual, el grupo y el apoyo a su alrededor marcan la diferencia.

También tuve la oportunidad de trabajar con un entrenador mental deportivo, Doc W. Chandon, de quien aprendí técnicas de relajación, concentración y visualización que uso a diario antes y después de mis entrenamientos y peleas. La preparación física es muy importante, pero la mental es muy poderosa.

¿Cuáles son tus valores en una pelea?

Quiero hacer que las personas que creen en mí se sientan orgullosas y ofrecer un espectáculo emocionante a todos los que ven mis peleas. Soy el mejor peso paja en Italia, quiero traer gloria y honor a mi país, además de demostrar que una mujer puede ser dulce y femenina en la vida cotidiana y un animal feroz en la jaula.

¿Cuál dirías qué es la situación de la mujer en las MMA en Europa?

Creo que la situación está cambiando, está evolucionando y creciendo. Fran Montiel conoce bien el mundo de las MMA y ha visto antes que otros que el futuro de este deporte tendrá muchas protagonistas femeninas, por lo que un evento especial de AFL dedicado a las peleas femeninas es lo mejor que le puede pasar a las MMA europeas. Hay luchadoras europeas en muchos de los carteles de los eventos más grandes del mundo, y creo que AFL Valkyries será la plataforma de lanzamiento para todas las futuras superestrellas de este deporte.

¿Crees que existe un buen concepto de las MMA?

Creo que es necesario sobre todo educar a la población que aún no conoce este deporte. Muchos todavía piensan que las peleas en la jaula son peleas ilegales entre personas violentas, pero espero que pronto entiendan que pelear en un deporte tan complejo que es un arte.

¿Es un deporte de hombres?

La Guerra es femenina.

¿Por qué empezaste en las MMA?

Era modelo, quería estar en mejor forma física pero estaba aburrida en los gimnasios normales. Un amigo mío me invitó a probar el grappling en su gimnasio y me encantó.

Hice un curso de MMA, qué aunque solo era dirigido a hombres, me dejaron probar y me enamoré de este deporte. Ironías de la vida, en mis inicios siempre buscaba enfrentarme a hombres porque no terminaba de encajar bien con las mujeres y ahora viajo por todo el mundo buscando mujeres para entrenar y compartir este sueño. Las amistades que he hecho en este deporte son los lazos más fuertes que tengo.

En 2014 gané una medalla de bronce en la primera edición del MMA immaf World Championship en Las Vegas, y al año siguiente volví para ganar la medalla de oro. En 2015 me convertí en campeón mundial de peso mosca de IMMAF.

¿Cuál fue el momento más duro de tu carrera?

Hubo una pelea clave en mi carrera en Brave en la India en 2018. Perdí por K.O después de cinco victorias seguidas. Las relaciones con el entrenador se arruinaron. Fueron meses muy difíciles, realmente extrañé a mis compañeros de Roma y por primera vez en Las Vegas en Dana Withe Contender Series, dónde se gana un contrato con la UFC, me enfrenté a una pelea sin mi entrenador, en quien había confiado totalmente hasta entonces. Perdí puntos, no cumplí con la UFC y creí que mi carrera había terminado.

Desde ese momento, cuando regresé a Italia, comenzó el peor y más oscuro momento de mi carrera, no sabía si aún quería pelear, muchas veces pensé incluso que preferiría morir. Estaba sin mis amigos del equipo de Roma y lejos de mis amigos de Albuquerque, y pensé que habiendo perdido esa pelea, mi carrera había terminado.

Pero otro de los entrenadores de mi equipo, Luca Vidau nunca me abandonó, él me convenció todos los días para entrenar, me dio la fuerza para comenzar de nuevo. Después de unos meses de preparación en Alburquerque, regresé a Roma porque estaba lista para pelear. Recibí una oferta de Fran Montiel para luchar por el título de AFL Valkyries y parecía una señal del cielo. Es mi oportunidad de renacer y convertirme en campeona. Reuní un equipo con los mejores profesionales en cada disciplina y entrené todos los días sin parar. Me quitaron todo, pero no me quitaron el deseo de pelear. Estoy aquí para ganar y recuperar todo lo que me quitaron.

¿Cómo te defines como luchadora?

Soy una peleadora de 360 grados, me encantan todos los aspectos de la pelea y no tengo miedo de intercambiar disparos sin respiro. Me gusta golpear fuerte y presionar mucho en el suelo y en la pared. Nací para pelear, no podría haber hecho ninguna otra cosa.