TAMPA BAY BUCCANEERS

Bruce Arians explica el desempeño de Rob Gronkowski

En cuatro intentos, el ala cerrada ha capturado dos pases para 11 yardas en sus dos jornadas con los Buccaneers, pero Arians ve en él a un buen bloqueador.

Rob Gronkowski
Butch Dill AP

A la mejor defensiva contra la carrera de 2019 en la NFL se le sumó Tom Brady, mariscal de campo con seis anillos de Super Bowl en dos décadas como profesional. Como efecto rebote, el ala cerrada Rob Gronkowski se despidió de su retiro y anunció su regreso. Se unía a Brady en Tampa Bay para intentar ganar su cuarto Vince Lombardi.

Con la presión de todos los reflectores sobre su más mínimo movimiento, el inicio de campaña de Brady no dio el ancho de las expectativas generadas en el verano. Para su segundo encuentro las cosas resultaron mejor y regresó al vestidor tras 60 minutos de football con la victoria entre sus manos.

En el caso del ala cerrada, por otro lado, su desempeño comienza a preocupar a algunos analistas. Solo ha atrapado dos veces el ovoide para 11 yardas en cuatro envíos en su dirección en dos partidos.

Sin embargo, Bruce Arians, dirigente de los Buccaneers en su segundo año en Tampa Bay, aclaró que la producción de Gronk está en otra área del juego usualmente desapercibida e ignorada por las estadísticas y las casas de apuestas.

“No realmente”, contestó Arians al preguntársele si hay preocupación por su desempeño. “Nos dio una buena interferencia de pase y perdimos la conexión con él en una ruta. No le pasamos el ovoide 50 veces a los tigh ends, es para ello que tenemos receptores abiertos y así es como está diseñado nuestro ataque”, explicó Arians, de acuerdo con Darren Hartwell, de Yahoo Sports.

“Gronk está jugado muy bien bloqueando en los acarreos del cuarto periodo, así que no me preocupan sus recepciones o los envíos en su dirección", añadió el entrenador.

Caracterizado por su sinceridad, Arians metió a los Bucs en un problema, visto desde la perspectiva interior de la institución, criticando el juego de Brady públicamente. En cuanto a Gronkowski, el estratega tampoco siente que deba callar lo que es evidente: su producción no tiene nada que ver con la cobertura sobre él.

“No creo que le presten demasiada atención a él. Tom tiene el balón y decide a dónde irá, así que está leyendo las defensivas y actuando sobre las oportunidades que le dan. No forzamos pases a nadie”, subrayó.

Acarreo de Tampa, efectivo en el cuarto periodo

Tampa Bay se vendió como un equipo con un poderoso ataque para esta campaña, pero la referencia se hizo al juego aéreo. Chris Godwin y Mike Evans fueron seleccionados al Pro Bowl al final de la temporada anterior, y sumarles a Brady le daba al equipo algo que no tenía: capacidad de decisión en los momentos difíciles.

Contemplando que el último cuarto puede ser el más difícil en el partido por la presión de la aproximación del final, los Bucs han sobresalido en tales momentos decisivos. No obstante, eso sucede en el ataque terrestre, con el que carga mayormente Ronald Jones II. Esos bloqueos que menciona Arians de Gronk ayudan al equipo a correr 12.8 yardas por intento en esos últimos 15 minutos, doblegando las 5.1 que promedia Brady por aire.