Sentimientos encontrados

Estados Unidos

Escuchas a Messi y no sabes si alegrarte, entristecer o enfadarte.

Ha dicho que se queda porque no puede irse. Voy a repetir la frase porque a lo mejor no se ha entendido: “no me voy porque no puedo irme”.

Es muy duro escuchar algo como “no me voy de casa porque no me puedo ir de casa” Si mi pareja me dijera eso le diría, abre la puerta y vete y suerte. A lo mejor me iría yo, ya que si veo que molesto me voy.

El agradecimiento a Messi es eterno. El estadio debería llevar su nombre, su número retirarlo y hacer mil estatuas, sin embargo, tiene una edad. Todos tenemos nuestra fecha de caducidad, aunque no queramos o no sepamos. La vida casi siempre se adelanta a nuestras voluntades. A las de todos.

Mira que hubiera sido fácil si en vez de enviar un burofax hace esta rueda de prensa en chanclas.

Y hay más, ¿en enero se irá sin paliativos?, ¿Bartomeu, después de las bombas que le lanzó el argentino sigue sin dimitir? Y ¿qué equipo creará el Barça si no tiene un euro? ¿los socios del Barça le perdonarán esta fantochada?

Y falta Koeman quien no ha abierto la boca todavía. Por lo que dicen y ha hecho con Suarez no parece el mejor dialogador.

La situación está ahora mismo, perfectamente descontrolada.