Messi eterno

Estados Unidos

Ayer Messi demostró por qué ha sido, es y será el mejor de la historia, a pesar de que haya una conspiración contra él.

Que la UEFA haya decidido no otorgar el Balón de Oro este año es de risa y que se inventaran anularle ese golazo con la parada de pecho y remate parecido al gol del Arsenal del 2010, es un delito poético.

Sin entrar en composturas técnicas sobre no hacer cambios para oxigenar a unos hombres exhaustos y trastocados después del parón pandémico, denota una falta de seriedad por parte de la banda del patio que “dirige” la plantilla.

¿Qué rondará en la cabeza del entrenador cuando faltando diez minutos piensa “voy a sacar a este o al otro en vez de Ansu Fati”?, ¿En qué pensará?

Pero volviendo al origen y al fin del todo, el gol de Messi es antológico, ya que miles de jugadores querrían tener un gol así en su recuerdo mientras el argentino los tiene a cientos.

No sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos y eso será lo que nos pasará en breve, que diremos “te acuerdas de cuando Messi metía aquellos goles...” y la nostalgia nos invadirá eternamente.

A lo mejor, por una vez en la historia, el Barça podría ganar una liga sin tener que hacerlo perfecto, es decir, solo jugar y ganar.

Total... quedan solo doscientos setenta minutos.