Black Lives Matter

Kenny Stills enfrenta cargos tras ser detenido en protesta

El wide receiver de los Texans participó en una manifestación en Louisville, Kentucky, y ahora es parte de un grupo de 87 personas arrestados en el evento.

Kenny Stills enfrenta cargos tras ser detenido en protesta
TOM PENNINGTON AFP

Con la muerte de George Floyd a manos de policías de Minneapolis los jugadores de la NFL alzaron la voz en contra del racismo en Estados Unidos y muchos más formaron parte activas de las protestas del movimiento Black Lives Matter. Lo anterior podría llevar a Kenny Stills a prisión.

El wide receiver de los Texans es parte de un grupo de 87 individuos que fueron detenidos durante una manifestación en Louisville, Kentucky, el pasado martes y ahora se le imputan múltiples cargos, algunos de gravedad ─entre los que se encuentran intimidación a un participante de un proceso legal, conducta desordenada e invasión de propiedad.

El Louisville Courier Journal reportó que Stills se encontraba en la ciudad más importante de Kentucky para protestar en contra del fiscal del estado, Daniel Cameron, a quien se le solicita que tome acciones legales en contra de los oficiales responsables del fallecimiento de Breonna Taylor.

Por su parte, el departamento de policía de Louisville informó que la detención de Stills fue consecuencia de que este "se rechazó a abandonar una propiedad y por el intento de influenciar la decisión del fiscal general".

No obstante, Stills podrá enfrentar el proceso judicial en su contra en libertad, ya que de acuerdo con información de ESPN fue liberado la mañana de este miércoles.

Activista social

La participación en las protestas del martes solo es la última muestra de involucramiento que tiene Stills para la sociedad estadounidense. En 2016, cuando Colin Kaepernick protestó durante la ceremonia del himno nacional el entonces WR de Miami se unió al momvimiento.

Además, fomentó el voto entre los jugadores de los Dolphins, donó el dinero que recibió en Miami al ser nombrado Hombre del Año del club en 2018 a una caridad dirigida por Kaepernick, ha trabajado con los cuerpos de seguridad civil en las ciudades en las que ha jugado y creó una fundación que promueve la salud mental.