WASHINGTON REDSKINS

Del Rio no puede esperar a trabajar con Chase Young

El nuevo coordinador defensivo en Washington sabe que el novato puede tener un impacto en toda la defensiva de los Skins.

Estados Unidos
0
Chase Young
Charles Rex Arbogast AP

Jack del Rio ha tenido la oportunidad de trabajar con grandes pass rushers, como Julius Peppers, Von Miller y Khalil Mack.

En su regreso a la NFL, después de tres años de ausencia, ahora como coordinador defensivo de los Washington Redskins, Del Rio nuevamente tiene bajo su mando a un RUSH que podría tener un impacto similar: Chase Young.

Y Del Rio cree que Young puede elevar el nivel de toda la defensiva de los Redskins.

En sus dos últimas temporadas en Ohio State, Young registró 27 capturas de quarterback, 35.5 tacleadas para pérdida de yardas, forzó ocho fumbles y defendió ocho pases.

Además, sus 16.5 sacks en 2019 impusieron un récord de los Buckeyes.

Los Redskins no tenían mucho que pensar y reclutaron a Young con la segunda selección global del Draft 2020.

Por supuesto, a Del Rio le urge trabajar con Young, lo cual ha sido imposible debido a la pandemia por el COVID-19.

“Estás emocionado de ponerle las manos encima a los novatos y entrar y trabajar con todos nuestros jugadores. No hemos podido hacer eso en persona, pero Chase ha estado haciendo lo que se supone que debe hacer. Ha estado poniendo atención; ha estado aprendiendo el sistema”, dijo Del Rio. “No puedo esperar a trabajar con él, pero está haciendo todo lo que puede en este momento como miembro de nuestra línea defensiva. Creo que el cielo es el límite para él en términos de lo que podrá darnos. Obviamente tenemos grandes esquemas para él, creemos que es un jugador realmente bueno y estamos ansiosos por involucrarlo”.

Al igual que lo hicieron Julius Peppers en 2002, con los Carolina Panthers, y Von Miller, con los Denver Broncos en 2011, Young es favorito para ser nombrado Novato Defensivo del Año.

En 17 temporadas en la NFL, Peppers sumó 159.5 capturas de quarterback, mientras Miller tiene 106 en nueve años como profesional.

Young decidió no jugar su temporada senior en Ohio State, tras ser el defensivo más dominante del football colegial en 2019.

Fue finalista para el Trofeo Heisman –apenas el noveno jugador defensivo de un total de 159 finalistas desde 1982– y ganó el Bednarik Award, otorgado al mejor defensivo del año, y el Bronko Nagurski, como el defensivo más sobresaliente.

“Es un jugador con el que las ofensivas tienen que lidiar. Tiene la oportunidad no solo de ser disruptivo, sino un problema en términos de cómo se siente la ofensiva con él, y también crea oportunidades para los demás”, apuntó Del Rio. “De hecho, puede elevar el nivel de juego en toda la defensa. Obviamente, la presión al quarterback y la cobertura tienen que ir juntas. No se trata solo de presionar al pasador, se trata de presión y cobertura y de que van de la mano. Puedes tener el mejor RUSH del mundo, pero si no tienes cobertura, no será positivo”.

Young fue líder de todo el football colegial con 16.5 capturas de quarterback en 2019 y fue segundo en tacleadas por pérdida de yardas, con 21.5.

También forzó seis fumbles y terminó segundo en la historia de Ohio State con 30.5 sacks.

“Cuando tienes jugadores especiales como él, jugadores de alto impacto, si ellos quieren hacerlo de la manera correcta indica que es un tipo que ama el football, y para nosotros será un gran compañero de equipo”, aseguró Del Rio.

La defensiva de los Redskins fue 27 en la NFL al aceptar 385.1 yardas por juego en 2019, y penúltima contra la carrera con 146.2. Además, aceptó en promedio 27.2 puntos por partido (27).

Young se une a un front 7 que incluye a Matt Ioannidis (8.5), Montez Sweat (7) y Jonathan Allen (6), que se combinaron para 21.5 de las 46 capturas de quarterback del equipo la campaña pasada.

Con la llegada del coach Ron Rivera y Del Rio, Washington cambiará de una defensiva 3-4 al sistema 4-3.

“Les vamos a pedir a los muchachos que penetren más y sean más disruptivos”, apuntó Del Rio. “Nuestros linebackers y secundaria van a tener más libertad en términos de generar pass rush cuando defendamos la carrera. Es una manera agresiva de defender la carrera y al mismo tiempo presionar al quarterback, y creo que a nuestros jugadores les va a encantar”.