¿Volveremos a creer?

Estados Unidos

De todo esto que está pasando en el mundo, ¿lo recordaremos en tres meses? ¿en tres años?

¿Será que este horrible coronavirus no solo llegó para llevarse muchas vidas sino para también cambiar a nuestros ídolos?

Leo acongojado que los jugadores del Barça no quieren bajarse el 70% del sueldo y que por tanto el Barça tendrá que echar, temporalmente dicen, a trabajadores de la plantilla que no son deportistas.

Familias se quedarán sin trabajo porque a los señoritos no les da la gana bajarse el sueldo. ¿Los que no hacen el esfuerzo de ganar muchos millones a menos millones, a esas personas o pseudo dioses, les seguiremos adorando?

¿Seremos tan mezquinos los humanos?

Y luego están Gasol y Nadal que los adoramos y que han lanzado una campaña para que recojan de los españoles 11 millones de euros para causas sociales y humanitarias.

El fin es maravilloso, pero es legítimo preguntarse: ellos que entre los dos tendrán entre mil quinientos y dos millones de dólares gracias a sus más que merecidas carreras de darle a una pelota (una más grande que la otra), ¿no podrían poner cada uno 5,5 millones y ya estaría?

¿Les piden dinero a los españoles (o a quien sea) cuando se avecina una gran depresión por la inactividad del mercado?

Tiempos confusos. Nuevos líderes necesitan resurgir que estén a la altura de las nuevas circunstancias.

Líderes de verdad. No de barro.