NBA

El último partido de Kobe Bryant en la NBA

Para ponerle fin a sus 20 años como profesional del baloncesto, Kobe se desató encestando 60 puntos en Los Angeles, el 13 de abril de 2016 ante Utah Jazz.

Kobe Bryant juego final
Mark J. Terrill AP

Una carrera de 1,198 encuentros en las duelas del mejor basketball del planeta llegó a su fin un 13 de abril de 2016. El recorrido de 20 años por la NBA no podía tener otro final mejor guionado para Kobe Bryant, que éste desatándose frente al Staples Center, mostrando la magia que su cuerpo destellaba cada que el balón anaranjado llegaba a sus manos.

En aquella temporada, (2015-2016) Kobe no había acumulado ningún encuentro de más de 40 puntos. No obstante, aquella noche, Kobe volvió a ser Kobe. Para salir por la puerta grande, el guardia de Los Angeles Lakers le puso fin a la temporada que cerró con 37 años, haciéndole daño a Utah Jazz con 60 unidades, en 22 canastas de 50 disparos.

El legado como Laker de Kobe lo hizo vivir aquella como lo hacen las estrellas del Rock. Toda la atención estuvo centrada en lo que hacía el dorsal 24 en el uniforme amarillo y púrpura. La pantalla central de la arena mostró mensajes de los más grandes jugadores de las últimas dos décadas y de Earvin 'Magic' Johnson, embajador vitalicio de los Lakers. En ella agradecieron a Bryant por sus aportes al juego Shaquille O'Neal, Allen Iverson, LeBron James, Dirk Nowitzki, Kevin Garnett, Kevin Durant, entre otros. También aparecieron Greg Popovich y Phil Jackson, entrenador de Bryant 11 temporadas (1999-2011).

Kobe fue recibido por Jack Nicholson y toda la afición del Staples Center aquella noche con efusividad. Los aplausos y los vítores que ocasionó dejaron entrever la grandeza del jugador, quien logró poner de pie a miles de fanáticos celebrando un momento de nostalgia pura.

Kobe dribló, embistió y atacó el aro con un euro step para abrir su cuenta personal. Atacó con determinación la pintura. Cambió de manos en su carrera hacia el aro. Se puso de espaldas y realizó el fade away desde larga y media distancia.

Al final, aunque para los Lakers la temporada ya estaba terminada y Utah estaba arriba 96-88 en la pizarra con 1:45 de juego, Kobe demostró su capacidad competitiva, que no le permitía dejar de buscar canastas hasta que el partido estuviera asegurado, con el reloj en ceros.

Tras una colada de poder, un jumper en la llave, un triple desde el drible, otro jumper de larga distancia en la carrera tras la pantalla, Kobe llegó a 58 unidades. Una falta lo llevó a la línea de los tiros libres con el partido arriba por un punto. El instinto de Black Mamba apareció una vez más y desde la serenidad de la línea de los suspiros encestó ambos intentos, para sellar el triunfo que acabó oficialmente 101-96.

Kobe Bryant se despidió aquella noche de la NBA como una leyenda de la liga, del deporte y una estrella en la Ciudad de las Estrellas.