Corrupción o estupidez

Estados Unidos

Que el Barça pueda ganar otra Liga es un miedo para muchos, ¿quiénes? pues los de siempre.

El penalty a Piqué hoy ha sido ridículo y no se ha pitado por corrupción o estupidez. No sé cuál es y no sé cuál me da más miedo.

Si desarrollo el escenario de la corrupción nos haremos daño todos, en cambio nos sentiremos más cómodos en el segundo escenario: la estupidez supina.

Si hemos intercambiado el VAR que le quita toda la salsa picante al fútbol por aquella justicia sumeria que provocaba la ceguera momentánea de los ábitros, por la seguridad pletórica de la tecnología, lo que no puede ser es que después de todo este festival y de pitar el penalty (justísimo) a Busquets no se vaya a ver el penalty a Piqué.

¿Por qué no ha ido a comprobarlo? pues la respuesta está en el título.

Yo como soy bien pensado no quiero ni imaginar que sea lo primero, sin duda lo que me entristece después de enfadarme es que el árbitro por sus narices toreras no quisiera ver el penalty clarísimo.

Y lo multiplicas por un infinito cuando desde la Cabina nadie le dice al árbitro o bien: penalty por agarrón o ve a verlo que es dudoso.

Irse a la cama porque se ha jugado mal o porque el árbitro es muy malo, es terrible, pero se acepta.

Sin embargo, ver semajante error te exaspera porque es demostrar que todo es un flan y nada se mantiene.

¿Se imaginan esto en el Clásico?

Dicho esto y una vez purgada la pataleta.

Al Barça le sigue faltando fluidez en los partidos importantes, no hay bandas y el banquillo es mediocre.

El miércoles en el Clásico imagino un 4-1 o un 1-4, ya que los dos se muestran imprevisibles.