Competición
  • LaLiga Santander
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • Liga Mexicana - Apertura
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • Serie A
  • Liga Chilena
Liga Mexicana - Apertura

NFL MÉXICO 2019

Ni la altura ni el pasto afectaron el MNF en el Azteca

Chiefs y Chargers coinciden en que la altura no fue factor y que el césped del Coloso de Santa Úrsula estaba en buenas condiciones.

Partido entre Chiefs y Chargers en México
PEDRO PARDO AFP

Ni la altura ni el pasto. Coaches y jugadores de Chiefs y Chargers aseguraron que ni una ni otra cosa fueron factores que influyeran en el resultado del cuarto juego de temporada regular en el Estadio Azteca.

“No fue difícil para nosotros jugar aquí, no, para nada”, dijo el coach de Los Angeles, Anthony Lynn. “No fue más difícil para nosotros que para los Kansas City Chiefs. Ambos equipos tuvimos que jugar en la altitud. Creo que fue una gran experiencia. El lugar fue ruidoso, divertido y emocionante. Mucha energía”.

“Definitivamente sentí que podía lanzar el balón bastante lejos. No sé si cien [yardas], pero definitivamente sentí que podía tirarlo bastante lejos”, dijo Patrick Mahomes, quarterback de Kansas City, quien terminó la primera mitad con apenas 63 yardas, lo más bajo en su carrera. “No sentí demasiado la altitud. Creo que lo más importante fue que corrí más de lo habitual, así que de todos modos estaba bastante cansado al final”.

Previo al Monday Night Football, los Chargers decidieron pasar la semana en Colorado, con el fin de aclimatarse a la altura de la Ciudad de México. Los Chiefs, que también juegan al menos una vez al año en Denver, decidieron quedarse en Kansas City y seguir su rutina normal de entrenamientos.

“El ambiente fue asombroso. Los fanáticos fueron geniales. El estadio increíble, lo grande que es”, comentó Philip Rivers, quarterback del equipo angelino. “Los fanáticos se metieron al juego. Fueron muy entusiastas. Fue grandioso. Solo estuvimos por poco tiempo, un poco más de 24 horas. Además del resultado, fue una gran experiencia”.

Con respecto a la cancha, los jugadores mencionaron que no tuvieron problema alguno con el césped del Azteca.

“Fue un poco diferente. Creo que tal vez algunos de los linieros o receptores podrían responder mejor esa pregunta que yo”, dijo Rivers. “Yo no tuve ningún problema. Ciertamente es un pasto diferente al que estamos acostumbrados. Creo que resistió bien”.

“Las condiciones del césped fueron buenas para mí. No me resbalé una sola vez”, agregó el ala defensiva Melvin Ingram. “Siento que fue bueno. Siento que, en general, todo estuvo bien”.

“[El pasto] no fue un gran factor”, aseguró el safety de Kansas City, Tyrann Mathieu, quien por cierto se puso la playera de la Selección Mexicana de futbol para su conferencia de prensa. “Tal vez estaba un poco resbaladizo, pero jugamos en la nieve, jugamos en la lluvia, jugamos en diferentes condiciones, así que no creo que eso sea necesariamente un problema para nosotros”.

Los Chiefs se llevaron el mejor recuerdo de México: el triunfo.

“Le dije al equipo ‘Viva México’. Disfrutamos la victoria”, dijo el coach de los Chiefs, Andy Reid, quien ahora tiene récord de 12-4 contra los Chargers y 36-14 ante rivales de la División Oeste de la AFC. “Pero, no jugar aquí el año pasado, lamentamos que eso haya sucedido, pero, bueno, nos alegra haber venido esta vez. Y como dije, la hospitalidad que nos brindaron fue increíble”.

La asistencia oficial fue de 76,252 aficionados en el Coloso de Santa Úrsula, más de tres veces el aforo del Dignity Health Sports Park (25,300), donde actualmente juegan los Chargers como locales.