Competición
  • Champions League
  • Liga Mexicana - Apertura
  • Mundial de Clubes

La mala buena suerte

Estados Unidos

El Barça tiene una espléndida mala buena suerte porque cubre todas sus deficiencias cuando Messi dice “basta”.

Todo aquel que no quiera verlo es que no ha visto el partido que podría resumirlo en: aburrido, sin estrategia, sin posiciones claras, otra vez aburrido, de pesadilla, poco trabajado, sin medio centros, sin Griezmann (as usual) y tantas otras cosas.

El Barça está moribundo y ni cuatro ni cinco goles van a maquillar la verdad: un conjunto sin norte, sin bandas y ramplón que no juega a nada hasta que Messi la toca.

Y este es otro capítulo, el de Messi. Este hombre, sin querer, indigna a otros con la calidad que tiene.

Es asquerosamente virtuoso. Genuinamente único y egoísta.

Egoísta porque solo quiere el trono para él. Quien quiera abrir algún debate de si Messi es el mejor de la historia, que se dedique al baloncesto, pero no al fútbol.

¿Qué debe pensar Neymar cuando ve esto cada fin de semana?

Neymar, como se suele decir: “ vigila con que se cumplan tus sueños” porque los cumpliste y mira lo que te paso.

Decía un sabio, “espero que nunca consigas todo aquello que deseas, sino algo mucho mejor”. Y esto es lo que le pasó a Neymar. Le mató la avaricia. Espero que con todos los millones que se llevó y se lleva pueda comprar recuerdos y triunfos que nunca tuvo ni tendrá.

Hubiera sido el Barça más grande de la historia.

Y sobre Valverde, es una cuestión de tiempo. Ojalá nos desmuestre a todos que sabe gestionar y elevar un equipo, porque hasta ahora, rien de rien.