Nationals
7
FIN
2
Astros

SERIE MUNDIAL

Nationals aún con vida; mandan Serie Mundial al séptimo

La Serie Mundial entre Washington Nationals y Houston Astros se irá a siete enfrentamientos por tercera ocasión en las últimas cuatro ediciones.

Washington Nationals en formación de victoria
TYLER SMITH EFE

El umpire Sam Holbrook pronunció el playball detrás del receptor Robinson Chirinos, para darle inicio al sexto de la Serie Mundial que regresaba al Minute Maid Park, donde Washington Nationals se impuso 7-2  ante Houston Astros para obligar a jugarse el séptimo y decisivo del Clásico de Otoño en la ciudad texana.

En el inicio del primer episodio, Washington encontró la manera de poner las cosas a su favor con dos imparables contra Justin Verlander. Trea Turner llegó a la inicial a salvo en una jugada apretada donde Alex Bregman intentó ponerlo fuera al agarrar la pelota a mano limpia. Adam Eaton recurrió a los fundamentos del baseball y avanzó a su compañero en un toque de sacrificio, para que al momento de llegar el líder de la MLB en producidas (126) hiciera lo que hizo todo el año y con un imparable al derecho, en cuenta llena, Anthony Rendon trajo a Turner al plato para el 1-0.

La contestación de los locales no se hizo esperar en el encuentro. La necesidad de cerrar la Serie esta noche y evitar el enfrentamiento contra Max Scherzer no fue ignorada en el dogout de AJ Hinch al inicio del encuentro.

Para cada acción hay una reacción de la misma magnitud y de sentido opuesto. Stephen Strasburg abrió el encuentro con una recta de cuatro costuras a una velocidad de 94 mph; el swing de George Springer, sin discriminar el primer envío al plato, dejó la esférica colgada al fondo del jardín izquierdo, válido por un par de bases.

Llegó el turno para el hombre de los imparables, pero antes de retirar a José Altuve, Strasburg fue con un pitcheo descontrolado al plato y así Springer ya estaba a 90 pies de la registradora, a la cual le pasó por encima tras el elevado de sacrificio del venezolano para igualar la pizarra 1-1.

Cuando Alex Bregman se paró en la caja de bateo dejó pasar las primeras dos pelotas y a la tercera sacó el swing completo para poner la esférica en manos de los fanáticos. 2-1 Astros desde temprano.

Entrando en ritmo

Por las siguientes tres entradas, Strasburg y Verlander trajeron el calor al montículo. Los 23 bateadores que pasaron por la caja de bateo en ese lapso dejaron la pizarra igual. El lanzador de Nationals retiró la segunda y la tercera entrada de manera perfecta, en orden. Para el serpentinero de Astros la segunda alta cayó de la misma manera, sin problemas; mientras que la tercera y la cuarta salió de problemas pero recibió un imparable y negoció cuatro boletos.

Mismo Verlander de Serie Mundial

En la quinta entrada, regresaron los fantasmas escorpios que han atormentado a Verlander toda su carrera. El serpentinero pactó el episodio cinco con los espectros: un out de ida, un bambinazo de vuelta. Trea Turner, retirado con elevado al territorio de foul; Adam Eaton, maderazo de cuatro esquinas para el 2-2; Anthony Rendon, elevado al guante de Josh Reddick; Juan Soto, cañonazo de 413 pies al derecho y, para cerrar el inning tormentoso, Howie Kendrick, elevado de foul a Reddick.

Los astros no se alinearon esta noche para Justin Verlander. El serpentinero continuó la mala racha de Serie Mundial y, en promedio, por cada uno de los cinco episodios de trabajo, permitió un imparable. Terminó con tres boletos válidos por la primera base y retiró a tres Nationals por la vía del ponche en la derrota de 93 lanzamientos al plato, su sexta de Serie Mundial.

Carga ofensiva

Al caer las primeras seis completas, llega el estirón que da paso al séptimo episodio; en él, Yan Gomes abrió con un imparable al jardín derecho, con Brad Peacock en la loma. Después vino el campocorto y en una jugada polémica en la inicial, le marcaron la interferencia a Turner al quitarle el guante de la mano a Yuli Gurriel. La marcación terminó en out y Dave Martínez salió enfurecido de la caseta visitante. Acto seguido, el umpire lo expulsó por perder el control.

Con el manager fuera y la jugada cerrada que marcaron en contra de Nationals, Will Harris en la loma, Anthony Rendon agrandó la ventaja con un bambinazo de dos carreras para poner el sexto del Clásico de Otoño 5-2.

Al llegar la novena, todo seguía favoreciendo a los visitantes y a la extensión de la Serie Mundial al Juego 7. Strasburg seguía retirando bateadores como si tuviera apenas 20 lanzamientos en su cuenta y Nationals no pararon de ayudar a su lanzador con la producción ofensiva.

La última entrada la selló Anthony Rendon con un doble remolcador de dos carreras para dejar la pizarra final 7-2 y darle la oportunidad a su equipo de sacar 27 outs a su favor para conseguir la hazaña.

Impecable en la loma

Stephen Strasburg trabajó el centro del diamante una joya que jamás olvidará: 8.1 entradas, con dos carreras permitidas, ambas en la primera. Negoció un par de boletos a los locales y les recetó siete ponches. Además, sus últimos cuatro outs los consiguió con únicamente siete lanzamientos al plato.

Strasburg se quedó a un par de outs de repetir la hazaña de Curt Schilling en 1993, cuando el integrante del Salón de la Fama lanzó completo el Juego 5 de la Serie Mundial en contra de Toronto Blue Jays.

Con la Serie Mundial empatada a tres encuentros, mañana es ganar o dejar ir el campeonato para ambas novenas. Los locales tienen de su lado a Zack Greinke, quien ya ganó su apertura del Clásico de Otoño; mientras que Nationals irán con lo mejor en su rotación: Max Scherzer, ganador del primer duelo de la serie.