Competición
  • Premier League
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • Serie A
  • Liga Chilena

Atlético de Madrid 0-0 Celta de Vigo

Atlético Madrid y Celta de Vigo reparten puntos en el Wanda

El portero de Celta de Vigo se convirtió en el jugador más importante del encuentro al frenar a la mejor ofensiva del torneo al sacar el empate en el Wanda.

El portero de Celta de Vigo se convirtió en el jugador más importante del encuentro al frenar a la mejor ofensiva del torneo al sacar el empate en el Wanda.
BALLESTEROS EFE

Atlético de Madrid fueron inoperantes ante las atajadas de Blanco. Lo pintaba como una posible goleada en los primeros minutos del cotejo, terminó con un empate sin goles gracias a las manos salvadoras de Rubén Blanco, quien salió en plan grande al Wanda Metropolitano y no permitió que Costa, Joao Félix, Correa y Herrera escribieran su nombre en la pizarra.

Los 'Colchoneros' dominaron el primer tiempo, pero la gran actuación de Blanco, quien apareció en al menos cuatro jugadas claras de gol para los del Atleti, evito que los dirigidos por Simeone se fueran arriba en el marcador antes del medio tiempo.

La combinación entre Herrera y Saúl controlaron el mediocampo, pero no logran encontrar espacios para que Joao Félix, Costa y Correa hicieran daño sobre la portería rival. Por otro lado, Suárez es el jugador más peligroso del Celta que cuenta con pocas llegadas debido a que no logran encontrarse la media cancha.

Los primeros minutos del tiempo complementario fueron en la misma tónica del cierre del primer tiempo. Rubén Blanco era el jugador más importante del Celta y el conjunto local desesperado buscando por donde abrir la muralla que significaba el portero visitante. Conforme avanzaba el tiempo, el conjunto de Simeone comenzaba a desesperarse y las jugadas ya no tenían el mismo peligro que al comenzar los últimos 45 minutos.

Para los últimos minutos del encuentro, el ‘Cholo’ realizó cambios para tener más presencia en el ataque, pero perdió el orden a la ofensiva, con ello las jugadas más peligrosas. El partido terminó con centros sin sentido y un Diego Costa frustrado, tanto que al terminar el cotejo se vio envuelto en una bronca con un jugador visitante. Todo terminó con amarilla para el seleccionado español.