Competición
  • LaLiga Santander
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Liga Mexicana - Apertura
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • Mundial de Clubes
  • Serie A

Fútbol Internacional

La historia del crack Dani Alves: Dormía en una cama de cemento

El mejor jugador de la Copa América 2019 no siempre tuvo el dinero y reconocimiento que posee ahora, pues tuvo qué sufrir para llegar hasta donde está.

Dani Alves festejando título con Brasil

Dani Alves es uno de los futbolistas más aclamados de los últimos tiempos. El brasileño gana cada liga que pisa y sus 40 títulos lo demuestran, el volante está grabado en la selección de Brasil como uno de sus jugadores más valiosos de la historia y con el Barcelona hizo lo propio, pues se proclamó campeón con el club blaugrana en 23 ocasiones entre Liga, Copa, Supercopa de España, Champions, Supercopa de Europa y Mundial de Clubes. Pero su historia no siempre fue así, ya que su infancia fue complicada y tuvo qué trabajar muy duro para llegar tan lejos como hasta ahora.

La infancia de Alves 

En 2017, Dani escribió una carta en el sitio The Players Tribune en donde habló un poco de su niñez, misma que fue difícil, pues las carencias eran evidentes. El volante del PSG, Barcelona, Sevilla, Juventus y Brasil, tenía qué dormir en una cama de concreto, despertar antes de las 5 de la mañana e ir a trabajar junto a su hermano y su padre a la granja para, posteriormente, ir a la escuela.

Alves se esforzaba por ser mejor que su hermano, su papá los ponía a competir, y al ganador le daba la oportunidad de usar la única bicicleta que poseía la familia, en caso ganar, tenía que caminar alrededor de 12 millas de la granja a la escuela, para el regreso había presión, ya que a Dani le urgía estar en las retas del vecindario, por lo que tenía que correr para llegar a tiempo.

El padre del 'Mejor jugador de la Copa América 2019' fue uno de los artífices de que Alves llegará tan lejos, pues trabajaba todo el día en la granja y en la noche atendía un bar para conseguir dinero extra, todo esto con la intención de que su hijo lograra lo que él no pudo por falta de dinero, ser un futbolista de clase mundial. "Él quería asegurarse de que yo tuviera esa oportunidad, aunque eso lo matara", recuerda el futbolista.

A base de trabajo y lucha, Dani fue reclutado por una academia de fútbol a los 13 años, y a partir de ahí, no se separaría del balón, ni del buen fútbol, su constancia lo llevó a brillar en Brasil y catapultarse a España con el Sevilla, en donde sufrió para aprender a hablar español, pero en su vocabulario no existía la palabra 'rendirse', por lo que se esforzó aún más, hasta que el Barcelona lo llevó a sus filas, y brilló.

Ahora es el jugador activo con más títulos en la historia del fútbol, supera incluso a leyendas como Lionel Messi, Cristiano Ronaldo, Xabi, Iniesta, Zlatan, y la lista podría seguir, pero sin duda, el brasileño ha plasmado sus nombre en el libro del fútbol mundial con letras de oro.