Competición
  • LaLiga Santander
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Liga Mexicana - Apertura
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • Mundial de Clubes
  • Serie A

Aquí Solo Football

¿Se acabaron las buenas defensivas en la NFL?

¿Se acabaron las buenas defensivas en la NFL?

LARRY W. SMITH

EFE

Después de cinco semanas completas, la liga ha impuesto récord de touchdowns y puntos; no hay una defensiva dominante y lo más cercano son los Jaguars

Estados Unidos Actualizado:

424 touchdowns y 3,739 puntos. Son dos cifras históricas que nos ha dejado la NFL después de cinco semanas. Nunca antes las pantallas de los estadios habían trabajado tanto.

De esos 424 touchdowns, 27 han sido anotados por las defensivas (20) y equipos especiales (7); 397 son cortesía de las ofensivas.

De los 10 equipos que menos yardas aceptan por partido, sólo cinco tienen récord ganador, y de los 10 que aceptan menos puntos, seis están arriba del .500.

No hay una defensiva realmente dominante en la liga. Lo más cercano es la de Jaguars, que no se vio nada bien ante Patrick Mahomes y el resto del ataque de los Kansas City Chiefs el domingo anterior.

Jalen Ramsey habla y habla mucho, y se agradece que el cornerback de los Jaguars le ponga sal y pimienta a los juegos, pero a su defensiva le falta ser consistente para dominar los domingos.

Las mejores defensivas con las que he tenido la oportunidad de estar cerca, de entrenar, son los equipos que pueden llevarse el balón, además de jugar una buena defensa de situación”, dijo Gregg Williams, coordinador defensivo de los Browns, primeros en la NFL con 15 robos de balón y también líderes con diferencial de +8 en cuanto a intercambios.

“Tienes que ser capaz de robar el balón. Eso sucede primero con la habilidad. Tienes que tener esa habilidad. Algunos jugadores no tienen esa habilidad instintiva”, reconoció Williams.

“Luego, cuando se presenta la oportunidad, tienes que poder hacerlo. Tienes que ser capaz de lograrlo cuando capturas al quarterback. Los equipos dominantes son capaces de arrebatar el balón en esas situaciones”.

El principal enemigo de las defensivas en la NFL es el reglamento. Con el paso de los años las reglas han ido cambiando, con una exagerada sobreprotección a los quarterbacks y las más beneficiadas son, por ende, las ofensivas, particularmente el juego aéreo.

En las 10 campañas más recientes la NFL ha puesto énfasis en la rudeza innecesaria al pasador, la interferencia de pase y el contacto ilegal a los receptores.

Este año la liga simplificó la polémica regla de la recepción y, coincidencia o no, el promedio de yardas aéreas por equipo es de 258.6, comparado con las 224.4 de la campaña pasada.

Los quarterbacks han intentado, en promedio, 178.2 pases y van camino a 570.2 en toda la temporada, cifra que superaría casi por 30 envíos los 546.5 de 2017.

Los coordinadores defensivos no encuentran la fórmula para detener estos frenéticos ataques profesionales con planes de juego llenos de material colegial. La moda hoy son las jugadas de “RPO” o “run-pass-option”, con quarterbacks que pueden correr o pasar casi al mismo nivel de efectividad, como Patrick Mahomes (Kansas City), Deshaun Watson (Houston) o el novato Baker Mayfield (Browns), por mencionar algunos.

Con la última selección del Draft 2018, los Ravens reclutaron a Lamar Jackson, un quarterback que puede desquiciar a las defensivas con las piernas, pero que por el momento sólo participa en algunas jugadas y tiene que esperar su turno detrás del veterano y más convencional Joe Flacco.

Hay jugadores defensivos dominantes, por supuesto, como los hermanos J.J. y T.J. Watt, colíderes de la liga con seis capturas de quarterback. Y qué decir de Khalil Mack, el extraordinario a la defensiva al que los Raiders no pudieron pagarle y que ahora le ha cambiado la cara no sólo a la defensiva de Chicago, sino a la franquicia de los Bears.

Pero no es suficiente.

La última gran defensiva en la NFL fue la de los Seahawks y a Seattle le alcanzó para ganar un solo Super Bowl. Hoy aquella “Legión del Boom” no es más que el recuerdo.

Los Broncos dieron una estupenda exhibición defensiva en el Super Bowl 50, pero desde entonces Denver no ha podido consolidar una buena defensa y extraña a su ex coordinador Wade Phillips, hoy con los Rams, su rival de este domingo.

Las reglas garantizan el espectáculo porque la mayoría de los equipos cuenta con el arsenal para al menos anotar tres touchdowns por partido.

Es la época dorada de las ofensivas, pero las defensas encontrarán la manera de ser relevantes nuevamente.

Ya lo hicieron una vez, y estoy seguro que lo lograrán de nuevo.

0 Comentarios

Normas Mostrar