Competición
  • Champions League
  • MLS
  • Copa Sudamericana

Aquí Solo Football

Los problemas de los Steelers van más allá de Le'Veon Bell

La defensa de Pittsburgh es una de las peores de la NFL después de las dos primeras semanas; Bill Belichick lo hace de nuevo y ahora se arriesga con Gordon.
Antonio Brown a Mayock: voy a golpearte la cara, múltame

Los problemas de los Steelers van más allá de Le'Veon Bell

Hasta antes del domingo, la última ocasión que los Steelers le permitieron a un quarterback seis pases de touchdown fue en 1991; fue Jim Kelly, de los Bills, cuando Buffalo apaleó 34- 52 a Pittsburgh en la Semana 2.

Veintisiete años más tarde, curiosamente también en la Semana 2, los Steelers fueron humillados en casa por los Chiefs y Patrick Mahomes, quien se despachó con seis envíos a las diagonales y se convirtió en el primer pasador de la historia con 10 espirales de seis puntos en los dos primeros juegos de una campaña.

Y no sé si Kansas City va a llegar al Super Bowl, como hicieron aquellos Bills de 1991, pero Pittsburgh sí hizo ver al joven Mahomes como un All-Pro y a Kansas City como legítimo contendiente en la AFC.

Es muy pronto para saberlo, ¿cierto? Y quizá también es muy pronto para saber si la defensa de los Steelers es realmente así de patética o lo del domingo en Heinz Field fue un accidente.

Como sea, el coach Mike Tomlin tiene que hacer algo y rápido, porque el siguiente rival es Tampa Bay y el sorprendente Ryan Fitzpatrick, quien después de dos semanas es el inusual líder de la NFL con rating de 151.5; también es primero en la liga en yardas (819) y promedio de yardas por envío (13.4).

La ofensiva de los Chiefs generó 449 yardas y 127 de ellas fueron por tierra.

Pittsburgh ha permitido en promedio 152 yardas por esa vía en dos partidos. Simplemente no encuentran cómo reemplazar a Ryan Shazier.

Kansas City tuvo 11 series ofensivas en el juego y seis de ellas terminaron en touchdown. Cuatro veces los Chiefs entraron dentro de la yarda 20 de Pittsburgh y cuatro veces anotaron seis puntos. En la incipiente campaña, la defensa de los Steelers es la 27 de la NFL en zona roja.

Pittsburgh ha aceptado un promedio de 388 yardas por juego, y los oponentes son capaces de amasar la mayoría de esas yardas en primer y segundo down. Resulta que los Steelers son el cuarto mejor equipo en tercer down, con 30.43% de efectividad.

Es cierto que Ben Roethlisberger mantuvo a Pittsburgh en el juego con sus 452 yardas y tres touchdowns, pero lamentablemente el “Big Ben” no juega en la defensiva.

¿Qué tanto podría ayudar Le’Veon Bell a estos Steelers? Mucho, porque si Pittsburgh es capaz de correr el balón de manera consistente, entonces habría más minutos de descanso para una defensa que por el momento sólo ha tenido chispazos a la hora de presionar al quarterback, con 8 capturas, tres de ellas de T.J. Watt.

La campaña pasada, Bell llevó el balón en 321 ocasiones, más que cualquier otro corredor en la NFL. Corrió para 1,291 yardas y 9 touchdowns.

Los problemas de Pittsburgh van más allá de Bell, pero los Steelers necesitan a sus mejores jugadores en el campo para evitar una debacle tempranera en una campaña en la que muchos pensamos que estaban listos para regresar al Super Bowl.

BELICHICK SE ARRIESGA CON GORDON

Los Patriots hicieron un canje con los Browns para obtener al receptor Josh Gordon, a cambio de una selección de quinta ronda en 2019.

Gordon es un jugador talentoso, pero desde 2013, apenas un año después de haber llegado a la liga, tiene un largo historial de problemas con el alcohol y el abuso de sustancias prohibidas. Dos veces la NFL lo ha suspendido por toda una campaña y a Cleveland le urgía deshacerse de él.

No es nuevo que el coach Bill Belichick se arriesgue con esta clase de jugadores “problemáticos”, aunque los resultados no siempre han sido satisfactorios.

La apuesta funcionó con Corey Dillon, Randy Moss, Aqib Talib, LeGarrette Blount y Brandon Browner, pero Belichick no puede presumir de lo mismo con Albert Haynesworth, Chad Johnson y, por supuesto, Aaron Hernandez.

A los Patriots les urge otro receptor que preocupe a las defensivas además de Phillip Dorsett, líder del equipo hasta el momento con 12 recepciones, 110 yardas y un touchdown.

Está por verse si Gordon puede ser parte de la solución o solo una distracción más en Foxborough.