Competición
  • Amistosos
Amistosos
Panamá Panamá PAN

-

EAU EAU EAU

-

Montenegro Montenegro MON

-

Bielorrusia Bielorrusia BLR

-

Panamá Panamá PAN

-

Bolivia Bolivia BOL

-

Perú Perú PER

-

Chile Chile CHI

-

NFL

Abogado de Aaron Hernández revela cartas del ex jugador

A poco más de un año de la muerte del ex New England Patriot, el abogado José Baez publicó un libro donde se pueden leer cartas escritas por el tight end.
New England Patriots vs Philadelphia Eagles en vivo

Aaron Hernández en juicio en contra suya por asesinato

En 2010 los New England Patriots hicieron dos picks en el Draft que harían estremecer a muchas defensas rivales. En el puesto 42 seleccionaron al ala cerrada Rob Gronkowski y en la posición 113 adquirieron a Aaron Hernández.

Ambos jugadores formaron un tándem casi imparable que generaba yardas y puntos. Desafortunadamente el dúo solo duró tres años, pues Hernández fue cortado por los Patriots luego de haber sido acusado por el asesinato de Odin Lloyd.

Ese momento se volvió el punto de inflexión no solo en la carrera del egresado de Florida, sino de toda su vida. A dos años de su detención, el ex ala cerrada fue declarado culpable por el delito y condenado a cumplir cadena perpetua sin derecho a fianza.

Después de un proceso en su contra por otro asesinato, donde el abogado fue José Báez, Aaron Hernández fue encontrado muerto en su celda a los 27 años de edad. Los reportes médicos indican que el otrora Patriot se suicidó.

Este jueves, Báez publicó el libro Unnecessary Roughness: Inside the Trial and Final Days of Aaron Hernandez donde relata su acercamiento al ala cerrada y el proceso legal en el que participó a su lado.

Pero lo que más ha destacado del texto es la revelación de unas cartas que el jugador ofensivo escribió antes de quitarse la vida.

La primera está dirigida al defensor legal y en ella se puede leer la relación fraternal que habían generado a través de la batalla legal que enfrentaron.

"Bueno, escribo esta carta después de mi absolución y quiero darle voz a cómo me siento y dejar que otra gente cuya música me ha ayudado a pasar los malos momentos, sepa que lo hizo. Bien o mal ─quién sabe─ sólo quiero seguir mi instinto y que me guíe", se puede leer en la misiva escrita para Báez.

En la segunda epístola, dirigida a su prometida, Shayanna Jenkins, Hernández se mostró cariñoso y agradeció por el tiempo que pasaron juntos.

"Siempre has sido mi alma gemela y quiero que ames la vida y que sepas que siempre estoy contigo. Te amo mucho y eres un ángel. ¡Nos dividimos en dos para venir a cambiar el mundo! Cuenta mi historia completa, pero nunca dejes de pensar lo mucho que te amo. Este era el plan del todopoderoso, no mío. NO TENGO MUCHO TIEMPO. ¡ESTOY SIENDO LLAMADO!", escribió el ala cerrada.

En la última carta, dirigida a su hija Avielle Jenkins-Hernández, el originario de Bristol,Connecticut, se mostró más incrompensible, aunque buscó manifestarle cariño a la pequeña.

"¡Papi nunca te abandonará! Estoy entrando a un reino sin tiempo en el cual puedo cambiar a cualquier forma porque todo puede pasar o no, puedo ver todo al mismo tiempo. La vida es eterna, créelo. Te veré en los cielos esperándote con el mismo amor. Nunca temas, ámame, estoy contigo".

Lo incomprensible del texto, además de los constantes cambios de humor y creciente agresión de Hernández, pueden ser producto de encefalopatía traumática crónica (CTE por sus cifras en inglés), enfermedad detectada en el jugador en su autopsia.

De acuerdo con médicos como Bennet Omalu, doctor forense, o Munro Cullum, neuropsicólogo del Centro Médico de la Universidad de Texas Southwestern, este padecimiento puede generar problemas como depresión, impulsividad, cambios de conducta, entre otros.

De hecho, el doctor Omalu está considerado como el precursor de la detección de la enfermedad en jugadores de fútbol americano, pues antes se consideraba al CTE como un padecimiento propio del box.

Después de realizar la autopsia al cuerpo del ex tight end, los médicos detectaron esta enfermedad cerebral y declararon que era el caso más avanzado, por mucho, en alguien de su edad.