Rockets
85
FIN
126
Warriors

NBA

Los Warriors, sin piedad de los Rockets: 41 puntos de diferencia

Lo parejo duró un cuarto, en el que hubo cuatro cambios de mando en el marcador; desde entonces, paliza indiscriminada de los Warriors.
Mahershala Ali, el actor que jugó basketball con Jason Kidd

Estados Unidos

Brutal golpe de timón de los Golden State Warriors. 126 puntos, 31.5 por cuarto, 52% de campo, 40% de triples, la máxima victoria de los californianos en la historia de los playoffs, la peor derrota de los texanos en postemporada, la más grande caída en playoffs de un equipo con más de 65 triunfos en la temporada regular. Noche histórica en Oakland, partido para la posterioridad, de los que definen caminos y sensaciones. Los Rockets, más que acusar el golpe, se desvanecieron en el Oracle Arena (2-1, la serie favorable a los Warriors de Steve Kerr).

Así se vivió la narración en vivo del partido

947
900
900
900
900
900
900
900
900
900
900
900
900
900
900
900
900
Ver galería

Las mejores imágenes de la histórica paliza de los Warriors

Houston Rockets at Golden State Warriors

James Harden, con 20 puntos, tuvo dificultades para penetrar la defensa de los Warriors

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Three

25 puntos de Kevin Durant; aquí, depositando bajo el aro.

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Three

Stephen Curry vs. James Harden, el gran duelo de la noche que ganó el jugador de los Warriors, con sus 35 puntos.

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Three

Lucha por la tabla entre Green y Harden.

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Three

Curry vigilado por Ariza.

Houston Rockets at Golden State Warriors

Shaun Livingston también tuvo minutos y los supo aprovechar: 9 puntos y una jugada con potencial de viralidad sobre James Harden

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Three

Uno de los cinco triples que lanzó Curry en la noche; ni James Harden pudo detenerlo.

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Three

Otra lucha por la tabla entre Durant y Harden; ahora, ganó 'La Barba', quien bajó cinco rebotes.

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Three

Ariza marca de cerca a Kevin Durant, otra de las figuras de la noche.

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Three

Curry deposta una bandeja sobre capela. Anotó en cinco ocasiones desde la pintura.

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Three

Estaba de 'capa caída' a lo largo de la serie y ahora revivió. Stephen Curry, la figura de una noche histórica.

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Three

Durant fue un azote para los Rockets cuando jugaron a la defensiva.

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Three

Por más que se esmeró, Harden no pudo sacar adelante a su equipo, que solo tiró para 39% de campo.

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Three

'Los Splash Brothers', celebrando el 2-1 en la serie final de la conferencia Oeste.

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Three

Kevin Durant ensaya desde la tercera dimensión: clavo tres triples en la noche.

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Three

Partido discreto de Chris Paul: 13 puntos y 10 rebotes; doble-doble que se quedó lejos de sus estándares.

Houston Rockets v Golden State Warriors - Game Three

Otro mano-a-mano entre Curry y Harden; la serie aún tiene varios capítulos por escribir.

1 / 17

El primer cuarto no hacía presagiar la tormenta. Harden y Paul comenzaron a desplegar la artillería en los minutos iniciales y Stephen Curry yerró sus primeros cinco disparos desde la tercera dimensión. Solo era el calentamiento. Uno, dos, tres. Comenzaron a caer las bombas, Durant también accionó los cañones e Igoudala y Green sellaron la pintura; las prestaciones de Houston cayeron paulatinamente hasta alcanzar 8-16 en la zona restringida. Y Curry, no solo patrulló con metralleta en mano, sino que persiguió a los centinelas texanos: permitió 2 de 8 ensayos y contribuyó a forzar 10 'turnovers' en la primera mitad; las 10 pérdidas generaron un parcial de 13-4 que decantó el partido hacia los Warriors. Los Rockets no supuieron sobreponerse de la encerrona maquinado por el Curry más gregario. 

El único atractivo del partido, entonces, fue ver el marcador ensancharse. 20 puntos de diferencia, 30, 40. El parcial de 10-0 a la vuelta del intermedio desconectó los circuitos de los Rockets. En el centro de la tortura: Curry. Siempre Curry. Dos triples más a la colección (cinco en total), el ya mítico crossover de Livingston sobre Harden (karma, le llaman), los tiros largos de Durant, la negligencia del perímetro de los Rockets, la cara desencajada de Mike D'Antoni. Los Rockets se abandonaron y el partido mutó en un concurso de puntería de los Warriors. Y lo ganaron. Al final, 16 victorias consecutivas de los campeones vigentes en casa en postemporada. Y de qué forma. Festival, sensaciones, majestad y paliza. Una histórica noche de final en Oakland. Turno de los Rockets de devolver el golpe.