NFL

La gran incógnita: División Oeste AFC y los nuevos QBs

La gran incógnita: División Oeste AFC y los nuevos QBs

Keenum y Patrick Mahomes son los nuevos quarterbacks titulares; Jon Gruden reinicia su carrera como coach y los Chargers tratan de mejorar su defensiva contra la carrera.

Estados Unidos

En AS continuamos con su serie “La gran incógnita”. Hoy, la División Oeste de la AFC toma el escenario.

Broncos: ¿Podrá repetir Keenum?

La campaña pasada fue mágica para Case Keenum.

En sustitución del lesionado Sam Bradford, Keenum llevó a los Vikings hasta el Juego por el Campeonato de la NFC, que Minnesota perdió ante Philadelphia.

Keenum pasó para 3,547 yardas, con 22 touchdowns, sólo 7 intercepciones y rating de 98.3.

Pero para los Vikings no fue suficiente, Minnesota lo dejó ir y los Broncos lo firmaron en la agencia libre, tras una horrible campaña de 5-11, resultado de un carrusel de quarterbacks conformado por Trevor Siemian, Brock Osweiler y Paxton Lynch.

Keenum llega a una ofensiva de Denver con un par de receptores veteranos como Demaryius Thomas (83 recepciones, 949 yardas y 5 touchdowns en 2017) y Emmanuel Sanders (47-555-2).

Con la baja de CJ Anderson, en el backfield alternarán Devontae Booker y el novato Royce Freeman, selección de tercera ronda proveniente de Oregon. Booker sumó apenas 299 yardas y una anotación la campaña pasada.

Su primera selección del Draft 2018 fue el ala defensiva Bradley Chubb, conformando una temible pareja con Von Miller, quien extrañó la presencia de DeMarcus Ware el año pasado.

La defensiva se mantendrá como una de las mejores de la liga, así que si Keenum es capaz de replicar parte de la magia que mostró el año pasado, los Broncos podrían dominar nuevamente el Oeste de la AFC.

Chiefs: ¿Está listo Mahomes?

Adiós Alex Smith. Hola Patrick Mahomes.

En un sorpresivo movimiento antes del inicio de la agencia libre, el gerente general de los Chiefs, Brett Veach, mandó al veterano Smith a Washington a cambio del cornerback Kendall Fuller y una selección de tercera ronda.

Eso significa que el joven de segundo año Patrick Mahomes es el nuevo quarterback titular en Kansas City.

Mahomes fue una selección de primera ronda en 2017, que lanzó 35 pases en su campaña de novato, todos en la Semana 17, cuando el coach Andy Reid descansó a los titulares. Y Mahomes respondió con una sólida actuación, completando pases bajo presión, moviéndose muy bien en la bolsa de protección y hasta comandando la serie ofensiva del triunfo.

Los Chiefs parecen sentirse tan cómodos con Mahomes y la ofensiva, que los siete jugadores que reclutaron en el Draft fueron para ayudar a la defensa, incluidos tres linieros y tres backs defensivos (mandaron a Marcus Peters a los Rams en un canje).

Buena suerte con Mahomes.

Chargers: ¿Podrán frenar la carrera?

Joey Bosa (12.5) y Melvin Ingram (10.5) se combinaron para 23 capturas y se convirtieron en el nuevo terror de los quarterbacks en la NFL.

La defensiva de los Chargers también cuenta con un buen perímetro, pero fue terrible contra la carrera. El equipo del coach Mike McCoy aceptó 131.1 yardas por juego, lo segundo peor en la liga, sólo detrás de los Washington Redskins (134.1).

Los linebackers Denzel Perryman y Kyle Emanuel se alternaron como titulares en el exterior, pero ninguno de los dos fue productivo.

Las cuatro primeras selecciones de los Chargers en el Draft fueron jugadores defensivos, incluidos el linebacker Uchenna Nwosu (USC) y el tackle Justin Jone (North Carolina State), en un claro intento por remediar su principal problema.

Si mejoran en ese aspecto, los Chargers podrían competir -ahora sí- con Chiefs y Broncos por el título divisional o, en su defecto, por un boleto como Wild Card para los Playoffs de enero de 2019.

Raiders: ¿Sobrevivirá Gruden?

La gran noticia para los Raiders fue, claro, el regreso del coach Jon Gruden.

El famoso “Chucky” tratará de revivir su carrera y a los Raiders,que después de un sorpresivo 12-4 en 2016, se convirtieron en una de las grandes decepciones de 2017 al terminar 6-10.

Eso le costó el puesto al coach Jack Del Rio y reactivó las intenciones de Mark Davis, hijo del legendario Al, para convencer a Gruden de dejar ESPN y regresar a las bandas.

Será interesante descubrir cuánto le afectarán a Gruden estos 10 años alejado de las prácticas diarias, los juegos dominicales y las ofensivas cada vez más similares a las del football colegial.

Viene a la mente Joe Gibbs, el legendario coach de los Redskins, quien 12 años después de su retiro decidió volver a las bandas, sólo para descubrir que el juego lo había rebasado. Su marca entre 1981 y 1992 fue de 140-65, con tres títulos de Super Bowl; su récord entre 2004 y 2007 fue un olvidable 31-36, pese a que clasificó a Washington un par de veces a los Playoffs.

Con poder en la toma de decisiones, Gruden hizo cambios significativos en la agencia libre: se deshizo del receptor Michael Crabtree, de los cornerbacks David Amerson, Sean Smith y TJ Carrie; y de los especialistas Marquette King, Sebastian Janikowski, Jon Condo y Cordarrelle Patterson.

Proteger a Derek Carr es una prioridad, así que la primera selección colegial en la nueva era Gruden fue el tackle Kolton Miller (UCLA), proyectado para ser titular del lado derecho.

El veterano Jordy Nelson hará pareja con el joven Amari Cooper, quien tuvo un año de retroceso en 2017.

A la defensiva les urge ayuda en el perímetro y el veterano Leon Hall (San Francisco) no parece ser la solución a sus problemas.

Sería una verdadera sorpresa si Gruden y sus Raiders terminan con marca ganadora en 2018.

0 Comentarios

Normas Mostrar