Competición
  • LaLiga Santander
  • Bundesliga
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • Hoy en As
Competición
  • LaLiga Santander
  • Bundesliga
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • Hoy en As

NFL

Los 10 momentos memorables de la NFL en 2017

10.- El discurso de LaDainian Tomlinson en el Salón de la Fama

En agosto pasado, Tomlinson ingresó al recinto de los inmortales por sus hazañas, bien conocidas, dentro del emparrillado durante sus 11 años como uno de los running backs más prolíficos en la historia. Pero en un momento en el que Estados Unidos se encuentra dividido por temas raciales y migratorios Tomlinson aprovechó el momento más importante de su carrera para crear consciencia. Descendiente de un esclavo traído desde África y cuyo apellido proviene del dueño de su tataratatarabuelo, Tomlinson habló y el mundo escuchó: “Dios me eligió para unir a dos razas bajo un solo nombre, Tomlinson. Soy birracial y represento a Estados Unidos, mi historia es la historia de Estados Unidos”, dijo. “El football es el microcosmos de Estados Unidos. Todas las razas, religiones y credos viviendo, jugando y compitiendo hombro con hombro. Cuando formas parte d un equipo, entiendes a tus compañeros. Sus fortalezas y debilidades y trabajan juntos hacia el mismo objetivo. Bajo este contexto, les pido que nos convirtamos en el Equipo Estados Unidos. En los deportes, somos evaluados por nuestro deseo y capacidad y se nos da la oportunidad de competir. Estados Unidos es la tierra de la oportunidad. No les cerremos las puertas a aquellos que puedan verse o escucharse diferentes a nosotros”. Esas palabras deberían salir de Washington, y no de Canton, Ohio.

Foto: AP

Actualizado:

9.- J.J. Watt y el huracán Harvey

Hacia finales de agosto, el suroeste de Texas en general, y Houston en particular, recibió un golpe de proporciones épicas con la llegada del huracán Harvey. Durante cuatro días, el meteoro dejó más de un metro de lluvias, inundaciones, caos, más de 30,000 personas afectadas y daños por encima de los 200,000 millones de dólares. Y mientras otros jugadores se alistaban para el inicio de temporada o utilizaban sus redes sociales para reñir con compañeros y rivales, exigir aumentos salariales o compartir memes, J.J. Watt utilizó ese medio como una forma de ayuda. El resultado: Más de 37 millones de dólares recaudados para ayudar a los damnificados. No todos los héroes usan capa. Aunque Watt no se vería mal con una.

Foto: Brett Coomer AP

Actualizado:

8.- Buttception

El cornerback novato Marshon Lattimore ha sido una de las razones por la que los Saints han retomado protagonismo. Pero el domingo 24 de diciembre se adueñó de los reflectores con algo que no se ve todos los días. O nunca. En un duelo crucial ante los Falcons, en el segundo cuarto Matt Ryan intentó conectar con el receptor Marvin Hall en una ruta cruzada por el centro del campo. Hall no pudo quedarse con el balón, que rebotó suavemente para aterrizar en el trasero, posterior, derriere, nalgas o como le quieran decir, de Lattimore, quien no perdió la concentración, ni la dignidad, quedándose con el ovoide. Ni Mark Sanchez lo podría haber hecho mejor.

Foto: Chris Graythen AFP

Actualizado:

7.- Steelers-Patriots

Desde que se dio a conocer el calendario regular, la mayoría circuló la fecha del 17 de diciembre con la expectativa de poder ver el juego del año, la visita de los New England Patriots a Pittsburgh en una repetición de la Final de la AFC de enero pasado. No salieron decepcionados. Los Patriots borraron una desventaja de ocho puntos en el último cuarto y anotaron 11 sin respuesta para ganar el encuentro y tomar control absoluto de la Conferencia Americana. Pero fueron los últimos 2:06 minutos los que quedarán tatuados en la memoria. Abajo por cinco puntos, Tom Brady y sus muchachos comandaron una ofensiva de 88 yardas en 1:10, 69 de las cuales fueron obra de Rob Gronkowski, y las últimas ocho de Dion Lewis. Con menos de un minuto por jugar el juego estaba decidido, ¿o no? Ben Roethlisberger respondió de inmediato con un pase de 69 yardas al novato JuJu Smith-Schuster que puso a Pittsburgh en la posibilidad de empatar el partido. Pero, aún con tiempo, fueron por el triunfo, había mucho en juego. Aquí es donde se pone interesante. Roethlisberger encuentra a Jesse James solo en el centro a una yarda de las diagonales, James atrapa el balón, cruza el plano y fin de la historia. O al menos eso creíamos. Sin embargo, “nunca completó el proceso de recepción” y el envío se decretó incompleto. Pittsburgh realizó otras dos jugadas, incluyendo un intento de engaño por azotar el balón que resultó en una intercepción y el camino al Super Bowl en la AFC pasa por Foxborough. Fin de la historia.

Foto: Keith Srakocic AP

Actualizado:

6.- Novatos aplastantes:

En cualquier otra temporada, los running backs Kareem Hunt (Chiefs), Alvin Kamara (Saints) y Leonard Fournette, podrían haber ganado el premio al Novato del Año sin ningún problema. Este año, si hay un problema. Los tres tienen méritos suficientes y solo hay un premio. Hunt empezó la campaña con el pie izquierdo, soltando el balón en su primer acarreo como profesional. Vaya forma de compensar ese error. Es tercero de la NFL en yardas totales con 1,747 solo detrás de dos máquinas como Todd Gurley y Le’Veon Bell, es segundo en yardas terrestres con 1,292 y séptimo en la NFL con 10 touchdowns totales. Nada mal. Kamara no se queda atrás, o incluso podría estar delante de él, todo depende del cristal con que se mire. Los Saints retomaron el protagonismo en gran parte gracias a la dupla que ha hecho Kamara con Mark Ingram en el backfield. Y Sean Payton le ha sacado todo el jugo posible a su selección de tercera ronda. Es octavo en yardas totales, 684 por tierra y 742 por aire, es tercero _ empatado con Ingram _ con 12 touchdowns y encabeza a la NFL en yardas por acarreo con 6.2. Fournette es un back mucho más convencional. Un potente corredor de norte a sur, un excelente bloqueador en jugadas de pase y parte vital de la transformación de Blake Bortles como pasador y de los Jaguars en su primer viaje a playoffs desde 2007. Tiene 971 yardas por tierra, 235 por aire, 10 touchdowns y un juego de 181 yardas terrestres. ¿Con cuál se quedan?

Foto: Sean Gardner AFP

Actualizado:

5.- Brady, Brees y Fitzgerald, los inmortales

Tom Brady sabe dónde está la fuente de la eterna juventud y no nos quiere decir. Eso no es justo. Con 40 años de edad, el quarterback de los Patriots encabeza la carrera por el MVP, Jugador Ofensivo del Año, el Oscar, el Grammy y un MTV Award. El tipo está jugando así de bien. Es líder en yardas aéreas, pases completos, yardas por juego y es el campeón vigente con la mira puesta en un sexto anillo. Pero no es el único veterano que sigue rindiendo a un nivel espectacular. No muy lejos de él se encuentra Drew Brees, quien este año recibió como regalo una de las pocas cosas que no tenía: respaldo de una ofensiva terrestre. Gracias a Alvin Kamara y Mark Ingram, los Saints han dejado de colgar sus esperanzas en el brazo derecho del próximo a cumplir los 39 años de edad. No por lanzar menos se ha vuelto menos espectacular. Llegó a 12 temporadas consecutivas con al menos 4,000 yardas, completa casi el 72% de sus pases y tiene apenas ocho intercepciones en 506 pases. Nada mal. Un poco más joven, pero un Matusalén para los estándares de la posición, Larry Fitzgerald, de 34 años sigue dominando. Con 101 recepciones consiguió su quinta temporada superando el centenar y tercera de forma consecutiva. Es segundo en la NFL en ese departamento, tiene seis touchdowns y sus 1,101 yardas lo ubican como el octavo mejor de la liga. Todo eso con un “Frankenstein” de Carson Palmer, Drew Stanton y Blaine Gabbert del otro lado de los pases.

Foto: Maddie Meyer AFP

Actualizado:

4.- La transformación de los Rams

Ni Michael Jackson sufrió un cambio más drástico que los Rams en cuestión de 365 días. Hollywood puede hacer maravillas por algunos. Pero si los Rams ingresaron al quirófano, el doctor Sean McVay los transformó por completo. El equipo pasó de ganar cuatro partidos a superar esa cifra en las primeras siete semanas. Terminó 2016 como la peor ofensiva y la peor defensiva en puntos y un año más tarde son el ataque más prolífico de la liga y una de las mejores defensivas. Y más importante aún, se rescató la carrera de la primera selección global de 2016, Jared Goff, quien solo inició siete partidos (0-7) en su año de novato, para convertirse en un tipo de 28 touchdowns a cambio de siete intercepciones y un rating de 100 puntos.

Foto: Frederick Breedon AFP

Actualizado:

3.- Wentz y Watson

Wentz llegó a su segundo año en la liga con pocas expectativas en lo que se preveía fuera una competitiva División Este de la NFC. La segunda selección de 2016 había mostrado buenas cosas en su primer año, pero para 2017 despegó para catapultar a los Eagles al primer lugar, no solo de la división sino de toda la Conferencia Nacional con récord de 11-2. Duplicó sus pases de touchdown de 16 a 33 y recortó por la mitad su número de intercepciones de 14 a 7. El camino al Super Bowl pasa por Philadelphia gracias, en gran parte a Wentz, quien no estará en el campo para disfrutar y defender sus logros debido a una lesión de ligamentos en la rodilla. Lo de Deshaun Watson, por otro lado, fue un amor de verano. Breve pero intenso. Después de ganar el campeonato colegial en Clemson, los Texans lo tomaron con la selección global 12, solo para entregarle la titularidad a Tom Savage, quien la conservó exactamente dos cuartos de temporada regular. Después llegó la hora de los fuegos artificiales. Watson convirtió a los Texans en uno de los equipos más entretenidos para ver. Su dinamismo y su potente brazo le dieron a Houston tres victorias en seis inicios, en los que pasó para 19 touchdowns y ocho intercepciones antes de que los ligamentos en la rodilla pusieran fin a su campaña.

Foto: AP

Actualizado:

2.- El año de las recepciones

Hace un par de años, Odell Beckham fijó el parámetro de las recepciones espectaculares. Es una lástima que pasó todo 2017 lesionado y no pudo aportar su granito de arena a un año en donde las atrapadas increíbles fueron la norma y no la excepción. Todo empezó en el cuarto periodo del Super Bowl en febrero con Julian Edelman y una recepción indescriptible que mantuvo vivo el momento en la histórica remontada de New England. En la primera semana, Cole Beasley de los Cowboys, mantuvo el estándar con una atrapada a una mano y por la espalda en el duelo ante los Giants. Y a esas se han sumado muchas más. Antonio Brown hizo brillar los jueves con un “helmet catch” ante los Titans. Mike Evans ganó un salto entre dos defensivos para un touchdown de 42 yardas hace un par de semanas ante los Falcons. Y apenas en la semana 16, Rob Gronkowski hizo una brillante recepción anotadora a una mano ante Bills, solo para que un día después quedara en el olvido gracias al milagro de Navidad de DeAndre Hopkins ante Pittsburgh con un touchdown a dos tiempos y precisión milimétrica. ¿Cuál es su predilecta?

Foto: Kevin M. Cox AP

Actualizado:

1.- La remontada de antología

Si algo nos ha enseñado Tom Brady durante sus casi dos décadas en la liga es que no se le puede dar por muerto. Los Falcons lo aprendieron de la peor forma posible, al ceder una ventaja de 25 puntos en poco más de un cuarto para una remontada histórica o una debacle épica. El jurado aún delibera el veredicto. Lo que es innegable es que 28-3 quedará grabado por siempre en la historia de la NFL, de Brady, de los Falcons y de todos aquellos que pudimos ver ese partido. No se necesita decir más.

Foto: Darron Cummings AP

Actualizado:

10 / 10