CAVS 121 - LAKERS 112

LeBron (25+12+12) bate a Lonzo Ball con récord de Calderón

Los Lakers pelearon de tú a tú con los Cleveland Cavaliers durante casi todo el partido gracias al rebote y los puntos en la pintura.

0
LeBron (25+12+12) bate a Lonzo Ball con récord de Calderón
Jason Miller AFP

Tras su gran debut en el Madison Square Garden, la cancha preferida de muchos de los más grandes de este deporte, Lonzo Ball se enfrentaba a otro sueño: jugar por primera vez contra LeBron James. "El mejor jugador del mundo", como dice el mayor de los Ball cada vez que tiene ocasión, ha estado en la pared del ahora base de los Lakers desde que éste era pequeño. El póster de un ídolo al que por fin se iba a enfrentar en la mejor liga del mundo. Ball no solo aguantó el tipo, sino que jugó un gran partido en casi todos los aspectos. Agresivo en defensa y también con su tiro, siempre que tuvo la ocasión (eso es lo que hay que pedirle: que no deje de creer), Lonzo acabó el duelo con 13 puntos (5/11 en los tiros, 3/8 en triples), ocho rebotes y 11 pases de canasta, tonteando con un nuevo triple-doble que sí cerró LeBron.

El rey, que dio un par de sustos a la afición (se fue al suelo y a la primera fila un par de veces), acabó con 25 puntos, 12 rebotes y 12 asistencias (triple-doble número 59 de su carrera, igualando a Larry Bird como sexto de la historia), liderando a los suyos un día más. Un día más en la oficina. En los Cavaliers estuvo magnífico Kevin Love (28+11, 9/15 en los tiros y 4/6), sumaron suficiente entre Wade, Green y Korver para contener los tirones del banquillo de los Lakers (tercero en producción de toda la NBA) y jugó su mejor partido José Manuel Calderón. El de Villanueva de la Serena vive su mejor momento como jugador de los Cavaliers, recibe elogios de compañeros y comentaristas ("profesional entre los profesionales") y anota desde fuera con la confianza de sus mejores días. Ayer, 17 puntos (récord con los Cavs), seis asistencias en 23 minutos con un gran 5/8 en los triples (ha sumado en 12 de sus últimos 18 intentos desde la línea de tres puntos).

Los Lakers volvieron a dar buenas vibraciones. Un día más dio la sensación de que es un equipo con mimbres para competir bastante más arriba en próximos años. Lonzo sigue mejorando, Kuzma no deja de sorprender (20 puntos, tiene la canasta en la cabeza desde cualquier angulo y en cualquier posición), aparecen los tantos de Clarkson, la madurez novata de Josh Hart (primer partido como titular; KCP fue baja por motivos personales), la fuerza y las buenas manos de Randle... Y no me olvido de Brandon Ingram, que con una nueva mentalidad está dando un paso hacia delante y ya parece durante muchos tramos esa futura estrella que nació en la Universidad de Duke: 26 puntos, seis rebotes, seis asistencias, 10/15 en los tiros, 3/4 en los triples. Un nuevo nivel de agresividad.

Los angelinos dominaron el rebote (+10, 16 ofensivos) y arrasaron en la pintura, su fuerte esta temporada (62-46, son el segundo mejor equipo de la liga), pero no pudieron competir en lo de casi siempre: los triples. Los Lakers son el peor equipo de la NBA desde la línea de tres esta temporada y ayer les volvió a salir caro: anotaron seis menos que los Cavs y con peor porcentaje de acierto (no llegaron al 30%).

En los Lakers hay futuro. LeBron sigue siendo el rey del presente.