CHIVAS

Almeyda: “Jugadores de Chivas no tienen que estar avergonzados”

El entrenador de Guadalajara reconoció que el torneo ha sido un fracaso pero que lo más importante es aprender de lo ocurrido.
España – México Sub-17 en vivo y en directo: Mundial Femenil, Final

Para Chivas el panorama es claro: en la Liga se ha fracasado; en la Copa hay vida. El plantel resiente el haber quedado fuera de la Liguilla luego del título en el Clausura 2017. Han manifestado públicamente la vergüenza que sienten con el entrenador. Le han fallado. Pero Matías Almeyda observa lo ocurrido con filosofía.

La práctica ha terminado en Verde Valle, cuando recibe en exclusiva AS México. Durante la charla exclusiva, aplaude la autocrítica. Pero también sentencia: “Vergüenza es robar. Esto es un aprendizaje. De las cosas malas se aprende”. Pero también confía en que su equipo retomará el rumbo para el próximo semestre, porque “el futbol está hecho para gente con personalidad”.

El principal mal del Guadalajara durante el Apertura 2017 ha sido mental. Tardó en recuperar el hambre de triunfo. Pero Matías Almeyda reitera su confianza en el mexicano. Caer en estado de relajación no lo considera, en esencia, un problema de esta sociedad. Y si lo fuera, asegura que en Chivas se hace mucho crear una nueva cultura de éxito nacional.

Te puede interesar: Matías Almeyda sí tiene ofertas del extranjero, ¿dejará Chivas?

- Decía Jair Pereira que se sentían avergonzado con Matías Almeyda, no sólo con la institución y la afición. Reconocía que le han fallado a su técnico. ¿Qué opinión le merece ese nivel de compromiso que tiene los jugadores de Chivas con usted?

- No, yo siempre les agradezco porque si uno está acá es por el futbolista y por la dirigencia. El futbolista es aquel que nos ha hecho crecer, que nos ha h echo ganar cosas, que nos hace alegrar y nos hace enojar. Pero tenemos un gran diálogo. No me canso de contarles historias y vivencias del futbol. Cosas que no deben hacer para no caer en un mal momento futbolístico. Ellos no tienen que estar avergonzados. Vergüenza es robar. Esto es un aprendizaje. De las cosas malas se aprende. Sí me gusta que seamos todos autocríticos, porque incluso delante del grupo yo también hago autocrítica con respecto a lo que considero que ha faltado. Y les digo lo que les ha faltado a ellos. Pero es la manera que tenemos nosotros desde que llegamos de comunicarnos, de interactuar con diferentes opiniones. Es la manera que considero que hay para sacarle lo mejor a cada uno de ellos, que jueguen liberado. Que reconozcan cuando nos equivocamos esa es la humildad que ha distinguido a este equipo.

- Algunos de sus jugadores cuentan que no duermen bien, otros han confesado en el pasado que incluso llegaban a llorar por la crisis que tuvo a Chivas cerca del descenso. ¿Usted cómo vive el fracaso?

- Bueno, no está terminado todo. Quedan partidos. Si cada uno se detuviese hoy porque nos fue mal en el torneo, entonces tendría que presentar a la Sub-15. Nosotros seguimos trabajando de la misma manera, reconociendo públicamente y al interior, que no estuvimos a la altura. El futbol está hecho para gente con personalidad. La personalidad es la que le va meter el pecho a los momentos difíciles. A mí me gustan los jugadores que cuando se equivocan, quieran tener el balón otra vez. Y si se vuelven a equivocar, quiero que se lo den otra vez. Es la única manera de corregir un error. Es la confianza. Y mientras esté la confianza, la sabiduría para aceptar lo malo y lo bueno, entonces desde ese lugar vamos a seguir creciendo.

- ¿En su plantel ya ve que se retomó el hambre de triunfo que necesita para el siguiente torneo, después del estado de relajación en el que se cayó?

- Yo creo que vamos tomando otra vez esa fuerza y deseo de querer ganar sí o sí. Se vio reflejado en los últimos partidos. Por ejemplo el de América fue un excelente partido que dio el equipo. Previo al América también se había jugado bien. Después, contra Veracruz tuvimos momentos y lo pudimos ganar. EL Clásico del otro día (con Atlas, por la Copa MX) se jugó bien el primer tiempo, el segundo fue más parejo y se ganó. Dentro del campeonato también hubo partidos que se jugaron bien, no fueron todos malos. Sumado a que nos ha faltado contundencia como el torneo pasado, eso agrava bastante la situación. Pero sí considero que la consciencia ya está clara de los errores que hemos cometido. Ojalá, deseo con toda mi alma que estos partidos puedan dar el máximo para cerrar bien el torneo y que en la Copa lleguemos al objetivo.

- Se lo pregunto con cierto dolor, porque soy mexicano y en ocasiones se puede percibir que, como sociedad, nuestra sed de triunfo puede saciarse muy pronto. ¿Detectó algo así en su equipo, que quizá cayó en ese estado de relajación después de la gloria, porque no tuvo hambre de más?

- Yo creo que lo que conseguimos era muy difícil de conseguir, porque de hecho no se creía mucho. Hasta horas antes de la Final el candidato era Tigres. Lo único que puedo decir es que confío mucho en el mexicano. Nos han regalado seis Finales en dos años. Muchas veces se minimiza al jugador mexicano y sobre todo este equipo Chivas que es de puros mexicanos. Se aprovecha siempre en los pasos malos y se multiplican las críticas. Es algo normal, pero creo que muchas veces habría que defender un poco más al jugador mexicano y aceptar que pueden bajar su nivel, como en cualquier parte del mundo, como cualquier nacionalidad. El hecho de conseguir éxito no es para cualquiera. Pero se trabaja para poder mantenerlo y lograr nuevamente éxito. Yo no caería en una cuestión cultural. Estos jugadores que vienen atrás algo quieren cambiar. Yo tengo 47 jugadores que van a la universidad y digo ¿en qué parte del mundo existe esto? En ninguna. Te puedo asegurar que no hay un club con 47 jugadores que vayan a la universidad. Entonces, se va provocando un cambio que muchas veces no se ve, porque todo lo reflejamos en un triunfo o una derrota. Venimos construyendo una base sólida, humana y futbolística con los más jóvenes también. Hay que aprender a aceptar: cuando va mal, va mal. Y hay que ponerle el pecho. No siempre tiene que haber un culpable o una cultura. No, no. En México hay mucha gente exitosa. Gente que logra metas impresionantes. Pero creo que se les acaricia poco. La caricia debería ser más y no desproteger al mexicano, sino protegerlo, cuidarlo y ayudarlo a que pueda ir cambiando en ese aspecto.

- Hay buenas y malas en la vida. Con este plantel de mexicanos en los que usted confía, ¿tiene la seguridad que vendrán de nuevo las buenas para Chivas?

- Yo creo que preparándonos nuevamente y con toda esta vivencia negativa, pero a la vez yo la hago muy positiva porque es de aprendizaje, nosotros deberíamos competir nuevamente por cosas importantes el semestre que viene. Considero que sí. Ya si cometemos el mismo error dos veces, quiere decir que en mi posición sería totalmente extraño lo que estoy transmitiendo.

 - Hace tiempo me decía que la aspiración de dirigir algún día a la Selección Mexicana es natural y que si un día se diera, llegaría solo. Hoy que ya conoce el medio y el material futbolístico que tiene este país, ¿le ilusiona más la posibilidad de recibir alguna vez esa oportunidad y trascender?

- Se me hace difícil dar declaraciones de la Selección porque hay un entrenador. Por ahí se puede llegar a tomar como que uno quiere desearle el mal alguien y no está dentro de mi ser, eso. Cada entrenador está ilusionado con en algún momento dirigir a una Selección tan grande como es la mexicana, pero todo se tiene que provocar de una manera natural. Hoy día están clasificados para el Mundial. Considero que México tiene un excelente equipo que está en la búsqueda de lo más deseado.

0 Comentarios

Normas Mostrar