Power Ranking NFL Semana 4: ¿Dónde caerán los Patriots?

Power Ranking NFL

Power Ranking NFL Semana 4: ¿Dónde caerán los Patriots?

Power Ranking NFL Semana 4: ¿Dónde caerán los Patriots?

Jim Rogash

AFP

La derrota de New England, los prohibitivos favoritos de la temporada NFL hace menos de un mes, hace que toda la jerarquía de la liga cambie.

Cuando el favorito con más ventaja en las apuestas en los tiempos modernos de la NFL marcha 2-2 por todo récord después de un mes de competición, se pueden esperar cosas muy raras de los power rankings. Echadle un ojo a éste y echad toda la bilis que queráis, que eso es muy sano.

1- Kansas City Chiefs 4-0 (=)

Rozando la perfección esta gente. O lo que eso significa dentro de la NFL, que es ganando partidos apurados que puede caer de un lado un otro por cuatro jugadas contadas. Tengo la sensación de que estaría diciendo cosas mucho más hiperbólicas si mi número uno fuese otro, y me molesta ser tan injusto. Lo que sucede es que llevamos demasiados años con los Chiefs siendo sólo buenos que para creerlos excelentes necesitamos pruebas concluyentes y continuas. No creo que les importe esto, también os lo digo.

2- Green Bay Packers 3-1 (sube 2)

¿Veis? De estos sí que puedo ponerme hiperbólico sin temores. Ha pasado un poco bajo el radar porque les resulta una obligación ganar por aplastamiento, en jueves, a los Chicago Bears en Lambeau Field. Y no. Les faltaban hombres clave en ambos lados del balón, la defensa de sus archienemigos es como para tomarla en serio y les anotaron 35 puntos sin despeinarse. Enorme resultado.

3- Denver Broncos 3-1 (sube 4)

La capacidad que ha encontrado esta defensa para parar la carrera es de todo punto desesperante, porque ya tenían una de las mejores (si no la mejor) secundaria de la liga y un pass rush terrorífico liderado por un tal Von Miller. Los números que han hecho, en yardas de carrera enemigas, en este primer mes de competición son asombrosas. Y de ahí que sean un equipo capacitado para todo, si mantienen tal barbaridad, que no es probable porque hablaríamos de algo jamás visto en la historia.

4- Detroit Lions 3-1 (baja 1)

A la chita callando. Los Kansas City Chiefs de la Conferencia Nacional. A estos estoy seguro de que les gusta la etiqueta. Equipo muy serio y con un punto de más en defensa que ayuda un montón. Matthew Stafford está en el punto de madurez justo para que no se repita el cuento de años pasados.

5- Philadelphia Eagles 3-1 (sube 5)

Tengo miedo con Carson Wentz. Confío mucho en él. Es un jugador que me chifla. El problema es que veo que su talento, enorme, está aún sin refinar del todo y que sus arrebatos de genialidad, que los tiene, le pueden costar partidos a un equipo que es tan bueno, que tiene tantas cosas, que quizás no necesite de esa genialidad más que en los momentos puntuales que, sin duda, llegarán. Es un miedo infundado, supongo. Hay que dejar al talento ejecutar siempre, aunque se equivoque.

6- Atlanta Falcons 3-1 (baja 4)

Los Falcons no son la maquinaria engrasada del año pasado, pero sí que son un grupo lo suficientemente sólido como para estar en todos los partidos y como para poder soltar un drive aquí o allá, en ataque o en defensa, que les de la victoria. No obstante, Buffalo demostró que se les puede correr y se les puede detener. Y no son los primeros en hacerlo.

7- Pittsburgh Steelers 3-1 (sube 4)

No me han impresionado nada los Steelers en este principio de temporada. Y menos que nadie, Ben Roethlisberger, al que el papel de actor secundario tras Le'Veon Bell le va a venir estupendamente en esta evidente cuesta abajo física en la que ya está. Lo que sucede es que en su división son el mejor equipo con mucha diferencia, y el camino a los playoffs puede ser más plácido del que les daría el nivel demostrado hasta el momento.

8- Los Angeles Rams 3-1 (sube 10)

Todd Gurley desencadenado. Jared Goff luciendo como un quarterback digno del número uno del draft. Un cuerpo de receptores que rinde del primero al último. Una OL que con Whitworth y Sullivan parece otra... ¿Sean McVay? Nada, que sólo ha hecho del peor ataque de la NFL el mejor en un suspiro ¿Jeff Fisher? Añadid vosotros lo que estiméis.

9- Buffalo Bills 3-1 (sube 7)

Sean McDermott ha metido un orden absoluto en ese vestuario por la vía de darles órgullo en la victoria, en la pelea, y por haber fichado veteranos que no están para bromas, aunque sean de perfil medio y no estrellas. El rookie Tra'Davious White ha hecho olvidar, él solito, lo que podrían haber hecho en el pasado Stephon GIlmore y Ronald Darby.

10- Washington Redskins 2-2 (sube 3)

Cómo me gusta lo que se ha construido en Washington. Estoy convencido de que con un poco más de aportación de su cuerpo de receptores, sobre todo en la figura de Terrelle Pryor, su récord sería bastante mejor. Tienen una trazas de equipo serio que me hace relamerme. El duelo contra los Chiefs fue canela en rama para mi manera de entender el football. Aún lo estoy gozando.

11- Carolina Panthers 3-1 (sube 9)

Vaya, al fin Cam Newton dejó de parecer el quarterback oxidado de las primeras semanas y se soltó la melena. Claro que enfrente estaba la defensa de los New England Patriots y, bueno, contra ellos, este año, parece que todo es más fácil.

12- Oakland Raiders 2-2 (baja 6)

El titular que nos deja su partido contra los Broncos es que se lesionó Derek Carr, y lo importante que es para la temporada, todo verdad, por supuesto. Pero la realidad más apabullante que nos deja es que con Carr en el campo los de Denver ya se estaban paseando de lo lindo y demostrando que están dos cuerpos por delante de sus rivales de división.

13- New England Patriots 2-2 (baja 8)

He aquí la gran bisagra de la temporada. No se puede ser tan favorito como lo son los Patriots, el más en las apuestas de la NFL moderna en este 2017, perder dos partidos, tener otro en el alambre, y pretender que todo siga igual. Máxime con las actuaciones defensivas que han mostrado. Nadie, y digo nadie, puede dudar de Bill Belichick: se recuperarán, y rápido.

14- Dallas Cowboys 2-2 (baja 5)

El partido de esta semana contra los Green Bay Packers es de esos que definen equipos. Los Dallas Cowboys tienen que demostrar si están a setas o a rolex este año, y en la memoria de todos estará el fabuloso partido de los playoffs del año pasado. Muy serio lo que salga de aquí.

15- Seattle Seahawks 2-2 (=)

El marcador refleja que dieron una paliza a los Indianapolis Colts. El partido lo que mostró es a un equipo que está muy lejos de su mejor versión, lo que significa que su defensa no es tan inviolable como antaño, aún siendo fabulosa, y que su ataque es un puñetero desastre, a pesar de tener un quarterback élite.

16- Minnesota Vikings 2-2 (baja 4)

La baja de Dalvin Cook para todo el año me parece crucial. Devastadora. Con el retorno de Sam Bradford en el horizonte, lo cierto es que este ataque vivía del rookie, que se estaba convirtiendo en lo que fue Adrian Peterson en el equipo. Su ausencia les deja huérfanos en ataque y hace que Diggs y Thielian, dos genuinos receptores al borde del estrellato, vayan a tener más dificultades para brillar. Siguen siendo un buen equipo, pero esto es muy duro.

17- Tampa Bay Buccaneers 2-1 (sube 2)

¿Tenemos caso DeSean Jackson? No lo creo. Los calentones puntuales en la banda jamás significan nada. Y de receptores divas que siempre quieren más balones están curados todos los equipos.

18- New Orleans Saints 2-2 (sube 3)

Les viene en mal momento la semana de descanso porque, tras un inicio un tanto dubitativo, parecían haber encontrado su espíritu en el último partido, con un Alvin Kamare, corredor rookie, que ha demostrado que va a ser muy importante este año, y la seguridad de que Adrian Peterson no lo será. El problema es que esta película, este desarrollo, ya lo hemos visto y parece que les lleva a un insuficiente 8-8.

19- Jacksonville Jaguars 2-2 (baja 5)

Equipo bipolar como pocos. Los Jaguars venían de apalizar a los Ravens en Londres y perdieron con los ... ¿Jets? Con los Jets. En la prórrga. No tengo ninguna duda de su defensa, ya no, y tampoco de que van a poder mover las cadenas por tierra contra la mayoría de rivales de su calendario. Aún no tengo ninguna fe en que el ataque aéreo funcione.

20- Houston Texans 2-2 (sube 4)

Es tan absurdo, tanto, tanto, lo que ha hecho Bill O'Brien en la gestión del puesto de quarterback titular, que ni siquiera el hecho de que el equipo consiga la mayor cantidad de puntos de su historia con DeShaun Watson a los mandos añade más picante al asunto. No importa cuan bueno o malo acabe resultando el chaval: tenía que jugar. Es que no hay más.

21- Baltimore Ravens 2-2 (baja 4)

No hay ataque. No lo hay. No sé si estamos ante el final de Joe Flacco, siempre hablando en sentido figurado porque sus dos próximos años de contrato están "asegurados", pero sí sé que este equipo no puede competir con una unidad tan roma, tan pálida, tan fácil de desactivar.

22- Tennessee Titans 2-2 (baja 14)

La gran bajada de la jornada. Y se lo merecen. El ridículo hecho contra los Texans no es de los que se olvidan fácil y es de los que les lastran todo el año y... ¿pero qué narices estoy diciendo? Si ganan a los Dolphins todo quedará en nada. Y a seguir.

23- New York Jets 2-2 (sube 5)

¿Qué os sorprende más de que tras cuatro jornadas los Jets y los Patriots tengan el mismo récord: los de New England o los de New York? Por extraño que parezca, escojo a estos últimos. En esta liga todo el mundo puede perder partidos, lo que significa que todos pueden ganarlos, pero no estaba en mi mente que este equipo de los Jets pudiera ser tan competitivo. Bravo por ellos.

24- Arizona Cardinals 2-2 (sube 3)

El único touchdown que consiguieron contra los San Francisco 49ers fue la última jugada del partido, en la prórroga y con la heroica de Larry Fitzgerald. No, no es algo bueno.

25- Chicago Bears 1-3 (baja 3)

Muy decepcionado con lo que vi de ellos el pasado jueves y, a la vez, al fin esperanzado por comprobar que John Fox, cuatro semanas después de lo debido, ha entrado en razón y ha nombrado a Mitch Trubisky como quarterback titular. Ya era hora. No tiene ningún sentido tener al mejor jugador de la posición en el banquillo. Se intentó con Glennon y no funcionó, así que la era Trubisky empieza ya en Chicago.

26- Indianapolis Colts 1-3 (sube 3)

Andrew Luck ha vuelto a los entrenamientos y los Colts ven la luz al final del túnel. Eso no debe ensombrecer el hecho de que las últimas semanas el equipo ha estado por encima de las expectativas de cualquiera y que tenemos alguna semana más para comprobar si Jacoby Brissett tiene madera de QB titular en esta liga.

27- Cincinnati Bengals 1-3 (sube 3)

Equipo que tocan los Browns, equipo que resucita.

28- Miami Dolphins 1-2 (baja 5)

Ostras ¿qué ha pasado aquí? Dos partidos enteros sin anotar un sólo punto... ya sé que contra los Jets consiguieron un touchdown, pero fue en la última jugada de un partido sobradamente decidido muchos minutos antes, perdonadme si no lo considero como algo relevante. Y contra los Saints, que tampoco es una defensa conocida por infundir miedo, nada de nada tampoco. Uy. Algo muy raro ha sucedido aquí y aún no sabemos el qué.

29- Los Angeles Chargers 0-4 (baja 4)

¿Cómo quieren que vaya la gente de Los Angeles al estadio a animarles si no hacen más que perder partidos? ¿Cómo van a ganar partidos si juegan en un estadio enano, ante 25.000 amigos en el mejor de los casos, y que animan al equipo rival? San Antonio os espera, queridos Chargers.

30- New York Giants 0-4 (baja 4)

El reloj marca las horas de Eli Manning. También las de Phillip Rivers. ¿No es irónico que los dos protagonistas del intercambio forzado en el draft del 2004 se encuentren, a estas alturas, en un partido de 0-4 que, muy probablemente, deje al perdedor tocado para lo que le queda de carrera? Hum. En la NFL siempre pasan este tipo de cosas.

31- San Francisco 49ers 0-4 (=)

Buen intento contra los Cardinals y, aún así, insuficiente. Así pinta toda la temporada por San Francisco.

32- Cleveland Browns 0-4 (=)

El peor equipo de la competición no tiene excusas para serlo. De hecho, nunca se tienen, pero se puede entender un muy mal año en el que se inicia una reconstrucción. Lo que sucede es que no hay más mulligans, no hay más cariñitos en la espalda por estar intentándolo y por darlo todo en el campo. Qué menos. Lo que es intolerable es que lleven una victoria en los 20 partidos de esta era de general managers y entrenadores, con dos offseason para trabajar con el equipo. Que la presión comience a caer sobre todos ellos.

0 Comentarios

Normas Mostrar