Estás leyendo

Bill O'Brien vuelve locos a sus QBs y hace debutar a Watson

Houston Texans

Bill O'Brien vuelve locos a sus QBs y hace debutar a Watson

Bill O'Brien vuelve locos a sus QBs y hace debutar a Watson

Tim Warner

AFP

El rookie de los Houston Texans salió en la segunda mitad tras una primera parte espantosa de todo el equipo ofensivo, incluido Tom Savage.

Bill O'Brien tiene fama de volver locos a sus equipos por no tener claro que hacer en la posición más importante del juego, la de quarterback. Esta consideración le viene de hace un par de campañas cuando se pasó las primeras semanas alternando entre Brian Hoyer y Ryan Mallett como titulares sin más estrategia aparente que el dejarse llevar por las sensaciones de partido a partido, casi de que cuarto a cuarto.

Lo que ha sucedido hoy no hará nada por acallar las dudas que genera. Todo lo contrario. En el descanso del primer partido de la temporada cambió a Tom Savage por DeShaun Watson. El resultado fue el esperado: derrota contundente.

La primera mitad del ataque fue una aberración. Tom Savage, huelga decirlo, fue parte de ese espanto. Los Jacksonville Jaguars, que llegaban al inicio de la temporada con muchas dudas, les arrasaron por donde más duele, que es en las trincheras. Cinco sacks, tres y medio de ellos del fichaje estelar de Calais Campbell, hicieron que el equipo avanzase unas misérrimas 55 yardas en esa primera mitad.

Nada de lo que hizo Savage fue para tenerle en el campo. El 19-0 del marcador lo decía todo sin tener que explicar nada en gran profundidad. Así que en la segunda mitad la solución "mágica" fue cambiarle por DeSheaun Watson.

¿De verdad? ¿Tan sencillo como eso? Pues parece que sí para O'Brien. El rookie salió y comenzó a mover el balón, las cadenas. Parece lógico pensar que el futuro es de él, que por algo dieron dos primeras rondas para conseguirle. Y, para algunos, que no fuera titular esta semana escapaba a toda lógica. Con sus mil defectos había demostrado ser mucho mejor que Savage.

Ahora bien, hacerlo de esta manera es volver loco al equipo. Porque, en efecto, Watson hizo en el primer drive en el campo más que Savage en toda la primera mitad. Completó sus tres primeros pases, hizo un par de carrera excitantes, resucitó a un estadio muerto, pegó un gran pase de touchdown a DeAndre Hopkins y puso los primeros puntos en el marcador.

Claro que, a partir de ahí, la misma lógica que en la primera parte, y los Jaguars no le dejaron anotar más acabando con 29-7 el partido. Porque no era tan sencillo como cambiar de QB. Y mucho menos cuando te has pasado toda la pretemporada dándole las llaves del ataque a Savage y, a la primera de cambio, se las quitas.

Otra decisión de los Houston Texans que les ha mordido en el trasero en esta primera jornada es la de no pagar a su tackle Duane Brown. Éste se ha delcarado en huelga y, viendo como los Jaguars han tratado a la OL de Houston, seguro que está en casa pensando que ha ganado un montón de dinero. Porque los Texans le necesitan. Y con urgencia. Ahora el poder de la negociación lo tiene, por completo, el jugador. Su ausencia ha sido demoledora.

Llegar al primer partido de la temporada con este panorama es de equipo con demasiadas dudas. No cambias a tu QB titular tras dos cuartos de temporada, sencillamente no es algo que tenga la más mínima lógica ni defensa. Y es la segunda vez que O'Brien lo hace en su carrera en la NFL. Quizás es él sólo el que se vuelve loco con este tipo de decisiones.

0 Comentarios

Normas Mostrar