Estás leyendo

Christian McCaffrey siembra de perlas el campo de los Titans

Carolina Panthers

Christian McCaffrey siembra de perlas el campo de los Titans

Christian McCaffrey siembra de perlas el campo de los Titans

Christopher Hanewinckel

USA Today Sports

El running back de los Carolina Panthers levantó a la gente de sus asientos con algunas jugadas memorables, de esas que tanto prodigó en la NCAA.

Christian McCaffrey fue elegido en el draft, nada menos que en el top diez, por parte de los Carolina Panthers para que revolucionase su ataque. Con una línea ofensiva sospechosa y un quarterback, Cam Newton, que tenía que abusar de la option porque su cuerpo de receptores inspiraba temor sólo que en el lado incorrecto, es decir, a sus propios compañeros, en la franquicia decidieron tirar por la calle de en medio y apostar por jugadores ágiles, explosivos, diferentes, capaces de virar un barco que tendía a ser demasiado previsible y, en corto, bastante mediocre.

Christian McCaffrey, a su vez, fue uno de los jugadores más excitantes de los últimos dos años en la NCAA. En Stanford consiguió cientos de miles de millones de yardas, batió tropecientos récords y se convirtió no sólo en uno de los jugadores más impresionantes de la competición sino en un mito de las redes sociales y youtube, pues no es ya que consiguiera yardas como quien pela pipas sino que lo hacía con una estética y una belleza de las de convertir a los escépticos en fans de forma instantánea.

Eso mismo sucedió ayer en el segundo partido de pretemporada de los dos equipos implicados, los Carolina Panthers y los Tennessee Titans. En una demostración más de que el chaval es especial, McCaffrey levantó los ooooohs y los aaaaahs de la parroquia de Tennessee y puso twitter patas abajo en un par de jugadas magníficas.

En este vídeo están recogidas todas las veces que tocó el balón ayer y, desde luego, es un gozo para la vista:

Christian McCaffrey acabó con 33 yardas terrerstres en tan sólo 3 carreras, con un touchdown anotado, y 39 yardas aéreas en dos recepciones. Y, cómo le ocurría en Stanford, aún con mejores sensaciones que números, si es que eso es posible.

Las dudas sobre su durabilidad, sobre si puede aguantar el ritmo de partidos y golpes de la NFL, van a seguir con nosotros durante un tiempo. A pesar de medir 1'80 metros y pesar 92 kilos, tiene un aspecto de jugador frágil, quizás por ser blanco, quizás por la absurda agilidad de sus quiebros y cortes, quizás por la velocidad en campo abierto, que hacen temer por su salud ante grandes golpes.

El partido, no obstante, sirvió para ver que los Panthers aún están lejos de la forma que se les supone, algo lógico en ataque al no jugar Cam Newton, pero más preocupante en defensa, donde fueron dominados por una sensacional línea ofensiva de los Tennessee Titans, que permitió lucirse a Marcus Mariota. La victoria de los segundos por 34 a 27 es lo de menos, porque lo de más es la pinta de que los Titans van a ser estupendos y que los Panthers aún son una incógnita.

0 Comentarios

Normas Mostrar