El dilema de la NFL con la alegre ¿y curativa? marihuana

Medicina en la NFL

El dilema de la NFL con la alegre ¿y curativa? marihuana

El dilema de la NFL con la alegre ¿y curativa? marihuana

Paul Childs

REUTERS

La NFL se teme que permitiendo el consumo terapéutico de marihuana pueda abrir también la puerta para un consumo lúdico que se le escape de las manos.

Tengo las rodillas destrozadas. Se veía venir. Asumo que no os interesa en absoluto. Es mi puñetero problema.

Tantos años de práctica deportiva intensiva y tantos kilómetros pedaleando, han terminado por pasar factura. Ayer me lo confirmó mi traumatólogo. Tengo los meniscos reblandecidos y posible condromalacia. La semana que viene me harán una resonancia magnética de alto campo que servirá para confirmar la evidencia y para conocer el grado exacto de la degeneración. Una mierda.

El problema es que en los últimos tiempos, por circunstancias que no vienen al caso, he tenido que abandonar mi amada bicicleta después de décadas de aventuras (los que lleváis leyendo años conocéis muchas de esas historias, porque las he compartido con vosotros) y me he pasado al patinaje. De larga distancia, claro, que sigo sin tener arreglo. Y después de 35 o 40 kilómetros deslizándome por el “““maravilloso””” asfalto de las carreteras o carriles bici españoles sufro unos dolores terribles en las rodillas que no sé cómo aliviar y que me duran entre uno y dos días cuando he tenido sesión intensiva.

En busca de alivio para los dolores

Hace pocos días el sindicato de jugadores pidió a la NFL por enésima vez que estudiara los efectos beneficiosos de la marihuana para aliviar los dolores que sufren tras los partidos. El objetivo es que en el próximo convenio colectivo se legalice su consumo. Incluso algunos propietarios, como Jerry Jones, han hecho declaraciones a favor de levantar el pie en ese asunto. Como la historia estaba fresca en mi cabeza cuando fui a visitar al traumatólogo, no se me ocurrió otra cosa que preguntarle si sería una buena idea comprarme una cachimba y pasar un rato con la señora María cuando el dolor de rodilla apriete. Llevaba unos días leyendo sobre el tema, las propiedades médicas del THC (delta-9-tetrahidrocarbocannabinol), su uso en medicamentos para aliviar las náuseas en pacientes que están recibiendo quimioterapia, estimular el apetito en enfermos terminales, aliviar dolores originados por la esclerosis múltiple, etc…

Llevaba un par de días leyendo sobre el tema con bastante interés. Por eso me lancé con bastante entusiasmo a explicarle al doctor que quizá podría ser una buena alternativa a los medicamentos tradicionales para aliviar con éxito el dolor que me provoca mi práctica deportiva. Y el doctor, muy educado, me escuchó con mucho interés y atención. Cuando terminé mi exposición me respondió comprensivo: “si te apetece reírte un rato, cómprate una cachimba y fúmate un verde, pero para aliviarte el dolor en las rodillas cómprate estos dos medicamentos que te voy a recetar. Y ve pensando en que tendrás que hacerte infiltraciones periódicas en un futuro no muy lejano”.

Marihuana vs medicamentos

Si os digo la verdad, la respuesta no me sorprendió en absoluto. Hace cosa de un año entrevistamos a un médico traumatólogo en el podcast Zona Roja que nos dijo más o menos lo mismo: hay medicinas mucho más eficaces que la marihuana para aliviar los dolores producidos por la práctica deportiva y que no tienen ninguno de los efectos secundarios de consumir cannabis.

Después de visitar al médico, he dedicado varias horas a leer artículos de todos los pelajes sobre los pros y los contras de consumir marihuana y sus beneficios médicos. La conclusión a la que he llegado es que dependiendo de la opinión que tenga el autor sobre la hierba, los argumentos y las respuestas pueden ser muy diferentes y hasta contradictorios. Es complicado llegar a una conclusión entre el galimatías de la web. Lo más coherente es hacer caso a los médicos, pero en este caso tampoco hay unanimidad. Parece que mayoritariamente creen que su consumo terapéutico no es muy recomendable porque hay medicamentos alternativos y con mejores resultados clínicos; sin embargo, también hay alguno que acusa a esa mayoría de estar al servicio de las farmacéuticas. Qué os voy a contar.

Permisividad entre comillas

En Canadá la Marihuana no solo es legal, sino que se reconoce su valor terapéutico. En Holanda son famosos los ‘coffee shops’, en los que es legal la venta para consumo recreativo (me divierte esa palabra). La legislación está asfixiando a esos ‘coffee shops’ que como consecuencia están cerrando en cascada. Además, como la venta al por mayor sigue siendo ilegal, la maría que se vende en esos comercios legales llega de forma algo turbia y muchos de los locales están controlados por mafias y narcotraficantes. En la mayor parte de los países en los que se ha legalizado la marihuana, que cada vez son más, hay muchas contradicciones legales entre cultivo, posesión, venta y consumo y eso lleva a que la permisividad quede en entredicho en la mayor parte de los casos.

El problema de toda esta historia es conocer el motivo real por el que los jugadores de la NFL están tan interesados en que se apruebe el consumo de marihuana. Lo cierto es que si un jugador de la NFL se quiere fumar un puro, se lo puede fumar. Solo hay que ver el vídeo que ha hecho Cam Newton por su 28 cumpleaños. Si un jugador quiere beberse una botella de ron a morro también puede hacerlo. Y es de sobra sabido que muchos jugadores consumen habitualmente marihuana. También es cierto que si un jugador sufre tabaquismo va a perder el trabajo. Si conduce bebido va a ser sancionado, y si le pillan fumándose un canuto con un colega de otro requipo dentro de un coche se le va a caer el pelo. Y eso no va a tener nada que ver con que la NFL termine por permitir el consumo de marihuana para un uso terapéutico.

El fin último no es terapéutico

Creo que en las oficinas de la NFL, que no son tontos, piensan lo mismo que algunos sospechamos. La aprobación del uso terapéutico de la marihuana quizá pueda estar buscando realmente abrir la puerta a que la liga sea más permisiva en el consumo recreativo, hasta hacer la vista gorda. Porque ¿Qué tiene de malo fumarse un porrito?

Aunque pueda cambiar el reglamento y por muy impopular que sea, si la policía para a un jugador que está conduciendo con los ojos rojos y bajo una nube de humo no solo le va a seguir metiendo en la comisaría; y como propina, la NFL le meterá un puro XXL por saltarse la política de imagen de la liga.

Y no nos engañemos. Si uno se compra una cachimba para fumarse un verde, es para reírse un rato y no para tratarse un golpe. Otra cosa es que por el camino consiga que deje de dolerle.

0 Comentarios

Normas Mostrar