Los Patriots entran en el mercado como una locomotora

New England Patriots

Los Patriots entran en el mercado como una locomotora

Los Patriots entran en el mercado como una locomotora

Brett Carlsen

AFP

Han fichado a Stephon Gilmore, para muchos el mejor cornerback disponible, a Dwayne Allen, un buen tight end, y parecen estar locos por conseguir a Brandin Cooks.

Este año Bill Belichick tiene ganas de juerga y de redecorar la casa. No hay nada como tener dinero a borbotones para lanzarse a la carga sin complejos. Y el hecho es que el mercado no se ha abierto todavía y el equipo de New England ya lo está poniendo patas abajo con movimientos muy atrevidos ya confirmados, y otros igual de atrevidos o más que aún son solo un rumor cuando publico estas líneas.

Como primera medida, llevan haciendo mucho ruido en las últimas dos semanas a costa de Garoppolo. Su labor con el quarterback empieza a recordar a la de esos pescadores pacientes, que sueltan y tensan hilo a la espera del pez más gordo. Primero hicieron algunas llamadas a los más desesperados, luego negaron la mayor para afirmar que no tenían interés en deshacerse de él, más tarde corrió el rumor de que no aceptarían menos de una primera ronda… y a última hora incluso se asegura que Belichick no le dejará marchar a no ser que reciba la primera de este año y la primera de 2018, lo que suena a chiste malo, o a nueva recogida de hilo, mientras los equipos más necesitados van cubriendo la posición y los peces gordos empiezan a brillar por su ausencia.

Primero recuperaron agentes libres

Por el camino, dieron el primer paso renovando a James Develin, su fullback, uno de esos jugadores silenciosos pero importantes, marca de la casa, que seguirá en New England con un contrato de dos años y 2,45 millones, y solo medio millón garantizado. Números lógicos para la posición, y renovación más que lógica, aunque sorprende que haya sido el primer agente libre recuperado por el equipo.

Tras la renovación de Develin llegó la de Justin Coleman, un cornerback no drafteado de esos que Belichick se saca de vez en cuando de la manga (véase Malcolm Butler) que permanecen un tiempo en la nevera, con apariciones ocasionales, hasta que de repente el entrenador les da la alternativa. La renovación de Coleman era lógica, y más siendo un agente libre de derechos exclusivos (como Alejandro Villanueva en los Steelers). Solo les ha costado 615.000 dólares, pero daba pistas sobre que la franquicia estaba enfocada en dejar resueltos los refuerzos para su secundaria lo antes posible.

Por el camino llegó el tender para Cameron Fleming (T) con nivel de ronda original, con lo que el equipo recibirá una cuarta ronda si alguien mejora los 1,797 millones de la oferta. Nada emocionante.

Dwayne Allen, el nuevo tight end junto a Gronkowski

Aunque sí llama la atención que el equipo siguió confiando en sus jugadores no drafteados cuando renovó al tight end novato Matt Lengel, cuyo nuevo contrato llegó casi simultáneamente a la confirmación de que Martellus Bennett estaba recibiendo ofertas de varios equipos, y quedaba definitivamente descartado su regreso a Boston.

Pero justo en ese momento llegó una de las bombas del miércoles. Los Patriots entregaban a los Colts su cuarta ronda, pick 137 por ahora, a cambio del tight end Dwayne Allen y una sexta ronda, pick 198 por ahora. El movimiento es perfecto para ambos equipos. Los Colts ya tienen a Jack Doyle, que tiene un contrato alto, y no necesitaban a Allen, que además es propenso a lesiones, aunque no sean graves. Los Pats, por su parte, cubren uno de los grandes agujeros con los que llegaban a la agencia libre, al conseguir a un Tight end con un perfil muy similar al de Bennett y que no les va a costar demasiado caro: 2,5 millones en 2017, 4,5 en 2018 y 6,9 en 2019, pero sin un dólar de dinero muerto en ninguno de los tres años.

Stephon Gilmore llega como cornerback estrella

Solucionado el problema del tight end, New England volvió a poner la vista en su secundaria con otro movimiento lógico. Malcolm Butler, su cornernback número 1, el héroe de su 4ª Super Bowl, recibió el ‘tender’ de primera ronda con un contrato de 3,91 millones. Si alguien quiere hacerse con sus servicios, tendrá que darle a los Pats su elección de primera ronda. Durante algunas horas, pareció que esa oferta podía dar por concluido el esfuerzo de New England con su secundaria, que podía quedar apañada con una elección de un cornerback con una ronda intermedia.

Nada más lejos de la realidad. Si Allen fue una de las bombas del miércoles, el jueves los aficionados a la NFL volvimos a sorprendernos con el fichaje de Stephon Gilmore, el cornerback de los Bills y, para muchos, el mejor cornerback disponible en la agencia libre. Un número 1 de mucha calidad que podría convertir la secundaria de los Pats en infranqueable con él, Butler y Rowe como cornerbacks y McCourty y Chung como safeties. Ahora mismo no han transcendido los números concretos del contrato, pero parece que puede ser de 5 temporadas a 14 millones por año, lo que convertiría a Gilmore en el jugador mejor pagado de toda la plantilla si se confirmaran.

Brandin Cooks en el punto de mira

Todavía no nos habíamos recuperado del shock cuando, una hora después, un rumor que el día anterior parecía increíble comenzaba a coger forma, y pasaba a ser posible, y hasta probable, según muchos de los mejores analistas de la NFL: New England y New Orleans pueden estar negociando un intercambio de jugadores por el que Malcolm Butler sería el nuevo cornerback estrella de los Saints y Brandin Cooks el receptor en profundo de los Patriots. Con él y Gronkowski en el campo podrán sembrar el mismo pánico en pases de larga distancia que provocan ya en corto con Edelman y White (más el recién llegado Dwayne Allen) o en media distancia con Hogan, Mitchell y Amendola. El grupo de receptores de New England, que el año pasado estuvo en muchos momentos en cuadro por culpa de las lesiones, hasta el punto que tuvieron que fichar a Michael Floyd para tener jugadores suficientes, podría ser en 2017 increíblemente numeroso y con un talento excepcional. Será difícil que no tengan que cortar a alguno para abrir hueco en otras posiciones.

Para más inri, parece que los Saints están interesados en fichar a Tedd Jinn Jr, lo que da aún mayor credibilidad a la posible marcha de Cooks.

Y siguen teniendo mucho dinero disponible

Para acabar, mientras cierro estas líneas parece seguro que otro agente libre, el safety Duron Harmon, está a punto de firmar su renovación, y volverá al equipo parece dejar también cerradas las necesidades en el puesto de safety.

Con todo, New England sigue siendo uno de los equipos con más dinero para gastar. Sigue teniendo disponibles 48 millones de dólares (el octavo equipo mejor situado) y no sería extraño que en las próximas horas acometan la reconstrucción de su front seven que ahora mismo está tiritando si se confirma la marcha de Hightower, al que parece que le están lloviendo las ofertas, y de Jabaal Sheard, que podría estar en conversaciones con los Colts.

Definitivamente, Belichick quiere este año redecorar la casa desde los cimientos.

0 Comentarios

Normas Mostrar