Su esencia: La fábrica de estrellas del estado de la Florida

PREVIAS MLB 2017: MIAMI MARLINS

Su esencia: La fábrica de estrellas del estado de la Florida

Situado en pleno corazón de la Pequeña Habana, el Marlins Park no ha podido ver muchos éxitos del equipo de la ciudad.

Mike Ehrmann

AFP

Aunque sólo ha participado dos veces en playoffs, pero con dos títulos mundiales en su haber, su mayor logro ha sido formar jugadores.

Los Marlins son un equipo que conoció el éxito relativamente temprano, al alzarse con el título en apenas su quinto año desde su fundación en 1993. Sin embargo, eso no es algo que hayan logrado repetir de manera consistente, con una sola sortija más en 2003. Sí, esas han sido sus únicas dos apariciones en postemporada. Pero el pan y agua de los Marlins no está en exhibir las vitrinas, sino en producir peloteros… y de los mejores. La capacidad para detectar talentos en las sucursales es difícil de igualar: Liván Hernández, Edgar Rentería, Luis Castillo, Josh Beckett, A.J. Burnett, Miguel Cabrera, Aníbal Sánchez, Hanley Ramírez, José Fernández, Giancarlo Stanton, todos ellos han debutado en el sur de Florida. Nada mal.

Propietario: Jeffrey Loria *

El afamado coleccionista de arte no es muy querido en el mundo del béisbol, y motivos sobran. En tan solo cuatro años como propietario de los Expos forzó la salida del equipo de Montreal, y desde que adquirió a los Marlins en 2003, solo puede presumir el título en su primer año y solo 4 temporadas ganadoras adicionales.

Manager General: Michael Hill **

Michael Hill puede ser cualquier cosa menos un tipo tonto. Los tipos tontos no van a Harvard. Con 46 años de edad, Hill ha ocupado prácticamente todos los puestos de gerencia en un equipo de Grandes Ligas y no es coincidencia que sea una de las personas más respetadas en el ramo. Con más de 10 años de experiencia dentro de la organización de Miami, Hill sabe exactamente como mantener complacido al duelo Jeffrey Loria, algo que no es sencillo. Ha logrado mantener al equipo relativamente competitivo y la nómina relativamente baja, pero posiblemente su mayor legado sea el del tipo que le pagó 325 millones de dólares a Giancarlo Stanton.

Entrenador: Don Mattingly ***

Como ex jugador y ex capitán de los Yankees, Don Mattingly es un tipo acostumbrado a ganar. Solo que no a ganarlo todo. La sequía de 14 años sin títulos de los Yankees entre 1982 y 1994 coincidió exactamente con la carrera de Mattingly, por lo que se dice que está maldito. Conocido en su etapa como pelotero por su extraordinario guante y su bateo oportuno, Mattingly no ha logrado traducir ese liderazgo en éxitos tangibles desde el banquillo. ‘Donnie Baseball’ se inició como coach para su mentor Joe Torre en los Yankees. Apenas tiene una temporada con marca perdedora en seis años como piloto, pero el panorama de 2017 no es muy alentador.

Su gran estrella: Christian Yelich

Con tan solo 24 años, el jardinero finalmente dio en 2016 una muestra de cuál es su potencial al sonar 21 cuadrangulares y producir 98 carreras, mostrándose como el bateador oportuno del equipo ante una nueva ausencia prolongada de Giancarlo Stanton.

Estrella ofensiva: Giancarlo Stanton

Cuando recibes un contrato con valor de 325 millones de dólares por los próximos 13 años, más vale que seas la piedra angular de cualquier ofensiva de Grandes Ligas. Ese es el peso con el que Giancarlo Stanton deberá llevar el resto de su vida. Con todo lo que carga en el bolsillo, no debe ser tan complicado para el poderoso jardinero de 27 años de edad. En los dos primeros años de su contrato récord, el toletero de origen puertorriqueño promedia 27 jonrones y 71 carreras remolcadas, nada para justificar la exorbitante cifra que recibe. Más importante aún, en ese lapso apenas ha participado en 193 partidos, así que necesita mantenerse saludable antes de que la presión aumente y se le comience a etiquetar como una mala inversión.

Pitcher estrella: David Phelps

No es algo común en un deporte en donde el nombre del juego sea el pitcheo, que el estrella del equipo en ese departamento sea un preparador. Pero así son las cosas en Miami ante la ausencia del cubano Fernández. Sin un lanzador abridor siquiera por encima del promedio, los reflectores deben posarse en el bullpen y Phelps es claramente la estrella del cuerpo de relevistas. El ex de los Yankees se posicionó en su segundo año de los Marlins como amo y señor de la octava entrada. Permitió apenas 22 carreras limpias en 86 innings y un tercio de labor. Además, promedió 11.8 ponches por cada nueve entradas. Los Marlins no tienen mucho que presumir en el centro del diamante, pero este derecho de 30 años de edad es la clara excepción.

Marlins Park: El oasis en el corazón de Miami

Solo un equipo como los Marlins sería capaz de construirse un majestuoso estadio que brinde todas las facilidades a los lanzadores, cuando se cuenta con uno de los cañoneros más temidos de todo el planeta. Pero ni el Marlins Park puede frenar a Giancarlo Stanton. El inmueble cuenta con techo retráctil, un acuario detrás del plato, club nocturno, una piscina, una extraña escultura que festeja los cuadrangulares del equipo y una etiqueta de 634 millones de dólares. Al parecer lo tiene todo, salvo un equipo competitivo.

Pesadilla para los pegadores

Este parque supone todo un desafío para los pegadores de la MLB. Sus colosales dimensiones, tanto en centro-derecha como en centro-izquierda hacen que muchas bolas aéreas no terminen saliendo. Esto vale para todos salvo para Giancarlo Stanton.

 

DESCARGA EL PDF DE LA PREVIA DE LOS MIAMI MARLINS.

0 Comentarios

Normas Mostrar