Los Cleveland Browns buscan quarterback desesperadamente

Cleveland Browns

Los Cleveland Browns buscan quarterback desesperadamente

Los Cleveland Browns buscan quarterback desesperadamente

Joe Robbins

AFP

Hue Jackson, entrenador principal de Cleveland, afirma que “he visto todo lo que han hecho todos los quarterbacks que pueden ser agentes libres o que podrían ser traspasados”

El viernes pasado saltaron todas las alarmas: los Browns podrían ir a por un quarterback con la primera elección global del draft. Incluso se filtró el nombre de Mitchell Trubisky. El quarterback de North carolina podría ser el hombre sobre cuyas espaldas cayera la titánica misión de devolver a los Cleveland Browns al mundo de los vivos.

Sin embargo, todos sabemos que el fin de semana del Combine se convierte en la NFL en una especia de viaje al país de Nunca Jamás, donde los niños vuelan, los cocodrilos bailan a ritmo de tic-tac y el polvo de hadas es el punto de partida para conseguir imposibles. Los rumores viajan mucho más rápido que las carreras de 40 yardas, ya sean con Adidas o Nike, y los acuerdos imposibles se vuelven verosímiles porque algo hay que contar mientras unos chavalines levantan pesas y saltan todo lo alto que pueden entre bostezos.

Myles Garrett como objetivo prioritario

Por eso, ninguno acabamos de creer que Trubisky estuviera de verdad en la mente del staff de los Browns. Y menos teniendo a tiro, sin nadie por delante para birlársela, una joya como Myles Garrett, que según van pasando los días se comienza a convertir en un fenómeno sobrenatural. El mejor defensive end disponible en el draft desde tiempos de Viriato. Vamos, que si los Browns no eligen a Garrett con su número 1 del draft tendrán que jugar el año que viene con unas orejas de burro pintadas a ambos lados de su limpio casco naranja, y con los snaps no cantados a grito de Omaha, sino de rebuzno. Según todos los analistas (ya veremos si tienen razón), la ocasión de elegir a un defensive end con la calidad de Garrett solo se produce una vez cada muchos años. Hasta tal punto llega la fiebre por Garrett, que los browns no se librarían de orejas y rebuzno ni siquiera si aceptaran un intercambio para bajar del 1 del draft a cambio de cientos de elecciones en la elección colegial de este año y de todos los siguientes.

Sin embargo, lo que empezaron siendo rumores peregrinos han pasado a convertirse en peligrosa posibilidad. Hue Jackson ha dicho en TheMMQB.com que éste es el año en el que tienen que encontrar como sea a su quarterback franquicia. “Estamos trabajando para resolver ese asunto. Hasta que no tengamos nuestro quarterback, el jugador que queremos para nuestro equipo, es complicado seguir adelante. Dicho esto, no estamos seguros de que ese jugador no esté ya en la plantilla”.

Todos analizados con lupa

Además, Hue Jackson contó que está estudiando a fondo a todos y cada uno de los quarterbacks que se le pueden poner a tiro: “He visto todo lo que han hecho todos los quarterbacks que pueden ser agentes libres o que podrían ser traspasados. Es algo muy divertido, pero también una gran responsabilidad. Hay que hacerlo bien, porque será una decisión que abrirá un nuevo camino a esta organización. Es un paso que podría catapultarnos en el futuro, y que podemos hacer de muchas maneras”.

Definitivamente, estas declaraciones nos han roto la cintura a muchos. Con 105.000 millones para gastar, y cinco elecciones en los 65 primeros picks, entre ellas la primera y la 12 global, parecía que el camino más lógico era trabajar a fondo para dar a los Browns la calidad que necesitan en otras posiciones clave, y retrasar la búsqueda del quarterback un año. Por mucho que estén sonando los nombres de Mitchell Trubisky, Deshaun Watson, DeShone Kizer o Patrick Mahomes, cada vez hay menos dudas de que esta hornada de quarterbacks colegiales puede ser una de las peores que se recuerda. Y, sin embargo, el año que viene, con Sam Darnold, Josh Rosen y Josh Allen disponibles, puede haber bofetadas para subir a la cima en busca del nuevo Peyton Manning.

Cody Kessler como opción

Además, seguía pareciendo que Jackson iba a confiar en 2017 en Cody Kessler, elegido el año pasado con el pick 31 de la 3ª ronda (93 global), y que no lo hizo mal cuando estuvo sano y fue titular. Incluso desde Cleveland se anunció hace pocos días que Robert Griffin III tenía la puerta de la franquicia abierta para seguir en el equipo el año que le queda de contrato (con un impacto en el cap de 8,73 millones si se queda en el equipo y solo 1,75 millones si es cortado). Aunque, curiosamente, Griffin se puede convertir en el termómetro que anuncie las auténticas intenciones de Hue Jackson. Si en algún momento fuera cortado, ya no habría ninguna duda de que el equipo ya tendría un nuevo quarterback en el punto de mira.

Tampoco hay que descartar que Hue Jackson esté pensando en Jimmy Garoppolo, o en algún otro veterano en el que invertir su pick 12 del draft como moneda de cambio.

Sin embargo, y visto el panorama, parece complicado que Jackson consiga su objetivo de encontrar en 2016 el quarterback con el que devolverá a los Browns a la élite de la NFL, por mucho que se esté dejando los ojos buscándolo.

0 Comentarios

Normas Mostrar