Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
  • Copa Sudamericana
Copa Libertadores
Copa Sudamericana

El ojo que todo lo ve de gran hermano puede llegar a la NFL

Árbitros NFL

El ojo que todo lo ve de gran hermano puede llegar a la NFL

El ojo que todo lo ve de gran hermano puede llegar a la NFL

La NFL puede aprobar que todas las revisiones de jugada se hagan desde las oficinas centrales de Nueva York y que se levante la mano en las penalizaciones por celebraciones.

Como todos los años por estas fechas, surgen los rumores sobre los posibles cambios de reglas que la NFL puede aplicar de cara a la temporada de 2017. Esta semana se reúne el comité de competición que tiene que analizar las propuestas, y elevar las que considere convenientes a la reunión anual de la NFL, que se celebrará en marzo, y en la que se decidirá qué cambios de todos los propuestos se implantarán.

Llama la atención que una de las propuestas sea que la revisión de jugadas deje de ser misión de los árbitros del partido. Si sigue adelante la idea, la NFL pondría en marcha un proceso de centralización de las revisiones, que se hará desde las oficinas de la liga en Nueva York bajo la supervisión de Dean Blandino, que entre otros cargos es el responsable del ‘instant replay’ en la NFL. Según la idea, los árbitros seguirán teniendo un papel menor en la revisión, pero no se especifica cuál.

Centralizar revisiones

Esa idea de centralizar las revisiones, como si se tratara de un gran hermano que controla toda la competición, tiene como principal objetivo agilizar el juego y reducir los parones. Ya hubo rumores de que esa medida se pondría en marcha en 2016, después de que pocos días antes de comenzar los playoffs de 2015 se anunciara que las oficinas de la NFL aumentarían su aportación a este tipo de revisiones. Aquello quedó en una buena intención en ese momento, pero fue el primer aviso de que esta decisión terminaría por imponerse. Esa medida reduciría la implicación de los árbitros en jugadas especialmente polémicas y reduciría significativamente el tiempo de revisión, lo que entra dentro de la preocupación de la NFL por la excesiva duración de los partidos y el gran número de parones que alteran el ritmo de los encuentros y quizá sea una de las causas de la bajada de audiencias en 2016.

Además de esa propuesta, la NFL pretende convertir en definitiva, o al menos ampliar otros doce meses, la regla que adelanta hasta la yarda 25 el inicio de las series ofensivas después de un touckback, que se empezó a aplicar en 2016, pero que estaba a prueba por un año.

Penalizar las celebraciones

Otra de las cuestiones en discusión es la reducción de penalizaciones por excesos en las celebraciones. El año pasado se lanzaron 30 pañuelos por ese motivo, cuando en los tres años anteriores juntos el número fue de 34. Además, esa es una de las reglas más impopulares de la NFL y más criticadas por los aficionados. Y aunque parezca muy nueva se empezó aplicar a finales del siglo XX, pero poco a poco ha ido adquiriendo un peso ridículo y desproporcionado.

La intención es aprobar que los árbitros sean más permisivos con las celebraciones, y solo las penalicen cuando sean obscenas, irrespetuosas, o demasiado largas.

Árbitros a tiempo completo

Por último, la NFL lleva mucho tiempo intentando que los árbitros lo sean a tiempo completo, como en el resto de las grandes ligas de EEUU. El problema que la NFL ha tenido hasta ahora es que prácticamente todos los cebras de la liga tienen otros trabajos muy lucrativos y no están muy a favor de abandonarlos. Si la NFL quiere poner en marcha el proyecto, tendría que pagar unos sueldos altísimos a personas que solo tendrían un trabajo visible durante medio año, para que les compense abandonar su otro trabajo. Y más sabiendo que si, por lo que sea, tienen un mal año en su labor arbitral, pueden ser despedidos, con lo que lo perderían todo.

Hace ya algunos meses, la NFL anunció que su intención es que en 2017 haya 17 árbitros a tiempo completo en la NFL (sumando todas las posiciones de los equipos arbitrales), para ir aumentando el número progresivamente hasta que desaparezcan los árbitros a tiempo parcial. Sin embargo, la Asociación de Árbitros no está de acuerdo con la medida, que les parece coactiva, porque anuncia veladamente que poco a poco se irá prescindiendo de los que no pasen por el aro.

El tema es peliagudo y la NFL debe tentarse la ropa bastante antes de enfrentarse frontalmente al gremio arbitral. La última vez que lo hizo, los árbitros se declararon en huelga, la NFL aceptó el envite, y tuvo que recular cuando fue obvio que los sustitutos no estaban a la altura de los jueces a tiempo parcial de siempre, y los resultados de algunos partidos se vieron alterados claramente por decisiones arbitrales inverosímiles. Sin embargo, también puede subyacer la intención de la NFL de tomarse la revancha y volver a tener la sartén por el mango en la cuestión contractual de los responsables de imponer la ley sobre el campo.

0 Comentarios

Normas Mostrar