Competición
  • Champions League

Patriots-Steelers: La 'Triple B' Acerera contra la Patriota

NEW ENGLAND PATRIOTS-PITTSBURGH STEELERS

Patriots-Steelers: La 'Triple B' Acerera contra la Patriota

Ben Roethlisberger y Le'Veon Bell deberán estar a su mejor nivel si quieren que sus Steelers superen a los New England Patriots.

Dilip Vishwanat

AFP

Ben (Roethlisberger), Bell y Brown se las verán contra la tripleta formada por Brady, Blount y Bennett, con los que comparten una incuestionable calidad.

Patriots-Steelers en vivo

Bastantes aficionados pensamos que el próximo fin de semana se disputará la última jornada de NFL. La postrera oportunidad de disfrutar a solas, cual velada romántica, de nuestro deporte favorito. Las finales de conferencia suponen la cita final en nuestra aldea de locos irreductibles. La Super Bowl es Patrimonio de la Humanidad. La fiesta a la que invitamos a los seguidores ocasionales del football americano con el agrado del anfitrión generoso de compartir su más preciado manjar, y el gesto torcido del que se beben su mejor whisky mezclado con Coca-Cola.

Bienvenidos, pues, a este último partido, el que cerrará nuestra liga, enfrentando en Foxboro a los dos equipos que tras 136 días de competición, la mayoría esperábamos ver ahí, disputando el honor de representar la Conferencia Americana en la Super Bowl: los Patriots y los Steelers.

Belichick y Tomlin tienen para sus fieles el equilibrio entre control de juego y temeridad, entre riesgo y genialidad. Para sus detractores, simplemente una flor en salva sea la parte corporal. Lo que es indudable es su capacidad para generar equipos ganadores adaptándose al hábitat que les toque, a sacar manos ganadoras con todo tipo de cartas que les lleguen. En playoffs la clave es mantenerse firme en los principios que les han llevado ahí, pero sin menoscabo de sacar conejos de una chistera sin fondo que siempre preparan para las grandes ocasiones.

Ben Roethlisberger se las verá contra una defensa que no destaca en el pass-rush, lo que paradójicamente puede ser un inconveniente. Por todos es conocida su maestría detectando las debilidades que dejan los blitzes, o su habilidad para deshacerse de defensores que lleva colgados a la chepa como un perro mojado se sacude el agua. Su peligro (tanto para él mismo como para los rivales) cuando abandona el pocket y prolonga las jugadas rotas es temible. Pero los Patriots no se van a volver locos con él, sino que, sin dejar de incomodarle obviamente, le tratarán de contener dejándole sin oxígeno, asfixiando sus líneas de pase. Tentando al bravucón de Ohio a sacar su versión más canalla y pistolera, en espera de la intercepción. La defensa de Nueva Inglaterra es 3ª de la liga en diferencial de turnovers, y más le vale a Ben estar certero en sus bombas, pero sobre todo, en los pases cortos a James si Green no se recupera.

Brown está siendo objeto de críticas por técnicos y compañeros. No por su juego sobre el césped, que nunca defrauda, sino por su irresponsable insensatez de hacer pública una arenga en el sacrosanto vestuario. Más allá de proporcionar gasolina para un motor de New England que no necesita motivaciones extras, sólo demuestra que Antonio Brown es joven y que los Steelers sí que tienen “cheerleader” (Tomlin es el mayor animador de este equipo, ¿por qué habría que emplear este término en tono despectivo?). En cualquier caso, baste este incidente para estimular al receptor a convertirse en el baluarte ofensivo que necesitan los acereros para poner puntos en el marcador (la defensa de Patriots es la que menos anotación permite, menos de 16 por encuentro, y es mala cosa para Steelers si mantienen este promedio) desde sus arrancadas lejanas, vistos los problemas de este ataque cuando se atasca en la red-zone.

Bell tampoco lo tendrá sencillo ante una defensa que acabó siendo la 3ª que menos yardas terrestres concede. En el partido que disputaron el pasado 23 de Octubre le limitaron a menos de 4 yardas por carrera (es decir, hicieron “humano” a este extraterrestre), pero logró 68 totales por aire. Si bien dominar el juego de carrera será fundamental para controlar el ritmo del encuentro, creo que será en la faceta de receptor donde más daño pueda hacer el RB.

Blount fue un estilete brutal en el 27-16 que les infligieron los Pats la jornada 7. Sus 127 yardas y 2 TDs de carrera son números que el front-seven acerero no puede consentir que se repitan. Desde que iniciaron su racha victoriosa han limitado a los corredores rivales a cifras ridículas (excepto el intrascendente partido final contra Browns), así que la mejoría experimentada en este apartado es evidente. El 3-2-1 formado por la DL, los ILB Shazier y Timmons, y el SF Davis se deberá multiplicar para permitir a los OLB Dupree y Harrison enfocarse en llegar a Brady.

Bennett y sus colegas receptores compondrán el siempre peligroso “enjambre de avispas” de los Patriots en esa zona corta que con tanta pericia dominan. Con la incertidumbre sobre la participación de los WR con más peso en el pase profundo como Hogan o Mitchell, la labor del TE, junto a Edelman, Amendola o el repescado Floyd, se antoja vital para mover las cadenas. Belichick sabe que los Steelers tienen un problema en la cobertura de esa área, como bien aprovechó Gronkowski en el partido jugado en Pittsburgh, y el domingo lo intentará Bennett. Su emparejamiento con el “Mitchell acerero” puede resultar determinante en el resultado final.

Brady tuvo su partido malo del año la semana pasada. No le recuerdo dos partidos seguidos de esa índole así que espero al mejor Tom capitaneando a su equipo con su genio habitual. Aparte de la línea ofensiva, su mayor aliado será desprenderse pronto del oval hacia los receptores citados en el párrafo anterior. Cuidado con ser muy agresivos en el blitz, porque Brady es un brujo encontrando emparejamientos favorables, y la secundaria steeler no es la mejor unidad.

Busca la Conferencia Americana su representante en la Super Bowl en la semana en que toda España parece haberse disfrazado de AFC Norte. El equipo más laureado de la división afronta su novena tentativa a estar en el “Gran Domingo” frente a la banda de Brady cuyo objetivo se define en dos palabras: “Goo”-“Dell”. Una batalla bárbara en las barricadas, mientras brincamos briosos, borrachos de una brusca brega nada benevolente con bobos, botarates o bocazas. Un banquete para babear, donde las “Bs” serán protagonistas, como este artículo donde cada párrafo empieza por ella.

Este domingo, todos a ver el partido. No hay “plan B”.

0 Comentarios

Normas Mostrar