MLB

La falacia del jugador en las Grandes Ligas de béisbol

Uno cree que un suceso tiene menos posibilidades de ocurrir porque ha pasado antes, o tiene más posibilidades de ocurrir porque no ha sucedido todavía.
Partido en vivo, juego de las estrellas MLB, grandes ligas

Las bolas y strikes suelen ser motivo de discrepancia como se observa en la imagen de Bryce Harper con el umpire del home.

“Por ridícula que parezca mi gran confianza en los beneficios de la ruleta, más ridícula aún es la opinión corriente de que es absurdo y estúpido esperar nada del juego. ¿Y por qué el juego habrá de ser peor que cualquier otro medio de procurarse dinero, por ejemplo, el comercio? Una cosa es cierta: que de cada ciento gana uno. Pero eso ¿a mí que me importa?” "El Jugador" de Fiodor Dostoyevski.

Uno cree que un suceso tiene menos posibilidades de ocurrir porque ha ocurrido antes, o tiene más posibilidades de ocurrir porque no ha ocurrido, así podemos resumir la Falacia del Jugador, algo que llevamos en el subconsciente y que difícilmente podemos borrar. Y, ¿qué tiene que ver todo esto con el béisbol? Toby Moskowitz habló sobre esto.

Explicó algo muy curioso, los árbitros después de dar un Strike cantan bola cualquier lanzamiento que sea dudoso –ajustado a la zona inferior/superior o lateral- suelen dar bola aunque sea un Strike. Cuando dan dos Strikes seguidos únicamente el 5,5% de las veces cantan un nuevo Strike si la bola es "dudosa".

“En los lanzamientos que están justo fuera de la zona de strike - son definitivamente bolas, pero están cerca - en esos lanzamientos, los árbitros sólo aciertan alrededor del 64 por ciento del tiempo. Así que tenemos una tasa de error del 36 por ciento.”

“Si miras los lanzamientos en las esquinas, cerca de las esquinas - que es donde se obtiene un efecto mucho mayor. Por ejemplo, si veo dos lanzamientos en las esquinas, uno es Strike , el siguiente es cantado strike un 30% de las veces, y cuando hay dos Strikes seguidos únicamente un 5,5% de los siguientes lanzamientos son cantados como Strike.”

¿Sería mejor utilizar la tecnología para evaluar los lanzamientos de los pitchers? Probablemente será el futuro, aunque el mundo del béisbol tiene unas tradiciones muy profundas y será difícil cambiarlo. Parecería lo más justo, acabar con la subjetividad humana, pero en este deporte también se valora al catcher que coge todas las bolas como si parecieran strikes, al bateador que parece que no deja de batear bolas o al pitcher que sabe cuando ajustar la bola para que parezca Strike. Porque si un pitcher lleva dos bolas y lanza una bola ajustada probablemente se le de un Strike, por la falacia del jugador. Son detalles del juego que terminarían con la tecnología, y estos tienen su gracia. ¿Qué sería lo mejor? Ni idea, pero ese es un debate que nos espera en el futuro.

Y eso nos lleva a otros aspectos del mundo del béisbol, los Scouts. Cuando los ojeadores van a ver algún jugador pueden leer las estadísticas de estos, pero no es lo mismo jugar en California que en Chicago, en una pequeña escuela de pueblo que en una escuela de ciudad, los rivales no son los mismos y hay muchos factores que influyen a la hora de evaluar un jugador. Por tanto hay que ir a ver al jugador.

Si es más fuerte y alto que el resto será mejor, pero, ¿esa supremacía física se verá reflejada en las Ligas Mayores? No. Los Scouts no buscan jugadores buenos, buscan jugadores que serán muy buenos, que no es lo mismo. No busco al que consigue 30 Home Runs en la escuela, el que me sirve es el que conseguirá 30 Home Runs en la MLB, y para eso hay que tener mucho “ojo”, saber muchísimo de esto y tener un sexto sentido. Un jugador puede ser un genio con pitchers que lanzan a 80 millas por hora, pero atragantarse con los lanzamientos de más de 90, ese no me servirá para Las Mayores, a menos que uno crea que puede mejorar ese aspecto, algo muy complicado de trabajar, porque si no ves la bola no la ves, no hay más.

Intentar conocer el futuro de un jugador basándonos en el presente. Así que los ojeadores de las "Little Leagues" van a ver a los chicos jugar, cómo lanzan, batean, se colocan... Y si por la mañana ven a un jugador muy prometedor, un chico con futuro, y esa misma tarde van a ver otro partido, y ven a un chico con unas habilidades similares su subconsciente les dirá: "demasiada casualidad haber encontrado los dos mejores jugadores del año el mismo día", así que probablemente dejarán escapar al segundo jugador. Así funciona nuestra mente.

Y para terminar otro ejemplo: Un bateador ha conseguido 3 Hits consecutivos en un partido, ¿Qué ocurrirá en el cuarto lanzamiento del pitcher? Según nuestro subconsciente debería fallar, ya lleva muchos aciertos consecutivos. Según la teoría de las rachas debería acertar, el jugador está “on fire” y será capaz de batear cualquier bola. ¿Qué ocurrirá? Pues ni idea, podemos tener algunas hipótesis, pero no sabremos nunca con toda fiabilidad lo que ocurrirá.

Pongamos que el pitcher es zurdo y el bateador diestro. Si el bateador ante pitchers zurdos tiene un Average de 0.2 significa que consigue un Hit cada 5 bateos, así que su posibilidad es de 1 entre 5, pero el jugador está enrachado, ve las bolas como melones, así que probablemente bateará, pero ya ha conseguido 4 hits seguidos, así que probablemente fallará. Lo único que podemos asegurar es que cuando se enfrente 100 veces a un lanzador zurdo conseguirá Hit unas 20 veces, y cuando se enfrente 1000 veces unas 200 veces, no podemos decir nada más, porque no tenemos ni idea de la distribución de los Hits.

Nuestro instinto no sirve, es el juego, únicamente es el juego.

Nota: del año 2000 al 2016 únicamente 285 jugadores han conseguido 5 hits consecutivos en un partido.

Y en ese mismo periodo únicamente 18 jugadores han conseguido 6 Hits consecutivos en un partido.