New England Patriots

Michael Floyd es nuevo jugador de los New England Patriots

Los Arizona Cardinals despidieron al receptor Michael Floyd después de que fuera arrestado por la policía y los Patriots han sido los únicos en reclamarlo en waivers.

Michael Floyd es nuevo jugador de los New England Patriots
GRANT HALVERSON AFP

El receptor Michael Floyd, de 27 años, fue cortado por los Arizona Cardinals el miércoles, después de que el lunes fuera arrestado por conducir bajo los efectos de alguna sustancia ilegal. Floyd, además, estaba teniendo una mala temporada con un rendimiento muy inferior al que se espera de un receptor estrella (33 recepciones, 446 yardas y 4 touchdowns en 13 partidos), por lo que en las oficinas de la franquicia nadie lamentó demasiado su marcha, aunque dentro del vestuario sí que había bastante disgusto entre los jugadores por la decisión.

Un día después, los Patriots se han hecho con sus servicios vía waivers, lo que significa que ninguna de las 30 franquicias que están en el ranking por debajo del equipo de Boston había pujado por hacerse con sus servicios en las 24 horas de plazo antes de que el jugador se convierta en agente libre. Un ejemplo del ‘a río revuelto, ganancia de pescadores’, en el que los Patriots se mueven como pez en el agua. Y que además les saldrá barato, porque solo tendrán que pagar al jugador lo que le queda por cobrar de su contrato extendido de rookie.

Resumiendo, un chollo. Lo sorprendente es que ninguna otra franquicia se haya atrevido a pujar por él. Quizá su situación personal, su bajo rendimiento este año, y sus últimos problemas extradeportivos, hayan echado para atrás a la mayoría. Sin embargo, los Patriots estaban en una situación apurada y necesitaban refuerzos de calidad a toda costa.

La lesión de Danny Amendola

El problema de New England es que tras la lesión de tobillo de Amendola, que no estará recuperado hasta los playoffs según todas las previsiones, solo tenían en roster tres receptores: Julian Edelman, Chris Hogan y Malcolm Mitchell. Por ahora estaban solucionando la cuestión usando a James White más como receptor de slot que desde el backfield, pero una sola lesión de cualquiera de los cuatro podría comprometer la eficacia de todo el ataque. El tema ya no era ni siquiera de calidad, sino de jugadores disponibles.

Por eso, la incorporación de Floyd les la profundidad que necesitan en el cuerpo de receptores, y además añade un arma profunda. Tras la lesión de Gronkowski, el novato Malcolm Mitchell se había convertido en el único peligro profundo del los Patriots. Y aunque el rookie está haciendo una temporada fantástica, Josh McDaniels, coordinador ofensivo de New England, puede multiplicar sus opciones para volver aún más locas a las secundarias rivales con un nuevo receptor de largas distancias.

Uno de los problemas tradicionales de New England es que les ha costado muchísimo integrar en su sistema a los receptores que han llegado de otros equipos. Su libro de jugadas y su terminología son diabólicamente complicadas en lo que se refiere al trabajo de los receptores. Sin embargo, Floyd, como receptor en profundo, puede tener un papel importante si limitan su acción a rutas largas más sencillas. Y de paso, pueden estudiarlo para valorar si solo les sirve como parche de cara al final de la temporada, o merece la pena incorporarlo con un nuevo contrato de larga duración que haga aún más peligroso a su cuerpo de receptores.

Probaron a Devin Hester

Los Patriots también han probado en los últimos días a Devin Hester, que fue cortado por los Ravens precisamente después de su enfrentamiento con New England. El motivo fundamental es que la lesión de Amendola no solo abrió un boquete en la profundidad del grupo de receptores, sino también en la efectividad en las jugadas de retorno. Los Patriots probaron a Cyrus Jones y Matthew Slater para sustituirlo, pero ambos cometieron errores graves que incluso complicaron a su equipo un partido que tenía completamente controlado.

Sin embargo, Devin Hester ha tenido en los últimos tiempos problemas con las pérdidas de balón, y después del fichaje de Michael Floyd parece complicado que quieran incorporar también a Hester para cubrir la posición de equipos especiales hasta la vuelta de Amendola.

El fichaje de Floyd ha sido un auténtico golpe de mano de New England y ahora posiblemente haya varios equipos tirándose de los pelos por no haber tenido la misma idea.