Baile de entrenadores

John Fox, Jeff Fisher y Chip Kelly seguirán en sus equipos en 2017

El Black Monday se queda sin contenido con la continuidad en Bears, Rams y 49ers de tres de los entrenadores más cuestionados de la temporada actual.

John Fox, Jeff Fisher y Chip Kelly seguirán en sus equipos en 2017
JONATHAN DANIEL AFP

Ya solo falta Gus Bradley para que estemos todos. Pero si el actual entrenador de los Jaguars también firma una extensión de contrato, quizá haya que pedir una evaluación psiquiátrica de los propietarios de varias franquicias para confirmar su salud mental. Por suerte para todos, especialmente para Jacksonville, no parece que Shahid Khan, su propietario, vaya a perpetrar tal suicidio… aunque visto lo visto.

Según se ha hecho público hoy, John Fox seguirá un tercer año como entrenador principal de los Bears. Pero si os habéis quedado boquiabiertos, la noticia no termina ahí. Parece que la intención del entrenador es revolucionar su staff despidiendo a Dowell Loggains, el coordinador ofensivo de circunstancias que llegó tras la marcha de Adam Gase, y también a ¡Vic Fangio!

La marcha de Loggains tiene todo el sentido del mundo. Era el entrenador de quarterbacks cuando fue ascendido, con la idea de darle la última oportunidad a Jay Cutler, con el que tiene una extraordinaria relación. Desde hace semanas nadie duda de que Cutler no seguirá, y parece lógico que Loggains se marche con él y se intente construir un nuevo proyecto ofensivo desde cero.

Lo que no tiene ni pies ni cabeza es la marcha de Fangio. Pese a lo mala que está siendo la temporada de Chicago, su defensa no tiene demasiada culpa de ello. Ahora mismo es la séptima mejor de la NFL en yardas permitidas, la séptima que más sacks consigue, la sexta que mejor defiende contra el pase y la novena que menos yardas permite por intento de carrera. De hecho, Chicago lleva toda la temporada trasmitiendo sensaciones equívocas porque, si solo ves jugar a su bloque defensivo, parece un equipo poderoso. Es cuando salta el ataque al campo cuando todo el castillo de naipes se desmorona.

Parece que el posible despido de Fangio tiene más que ver con una cuestión filosófica, y un choque de conceptos entre él y Fox. Mientras al entrenador principal le gustan las defensas 4-3, Fangio prefiere una 3-4. Sin embargo, la defensa de Chicago está construida con jugadores mejor preparados para jugar en una 3-4, pese a que lo mejor de ese bloque, su grupo de linebackers, ha quedado derruido con las bajas de Jerrell Freeman (sanción), Lamarr Hosuton (en IR desde septiembre) y Danny Trevathan (en IR desde finales de noviembre). Por eso toda la polémica parece tener muy poco sentido.

Más allá de cualquier disquisición sobre la formación de este staff, lo que parece inexplicable es que Fox continúe al frente de los Bears un año más. No solo son las 9 victorias y 19 derrotas en las dos temporadas que lleva en Chicago. Simplemente no ha aportado nada, o al menos eso ha parecido. Incluso hay abierto un debate sobre el error que significó dejar marchar a Adam Gase a Miami, donde empieza a triunfar con ideas más frescas e innovadoras que las de un Fox cuyo punto fuerte siempre ha sido la capacidad de hacer vestuario, que no es precisamente el problema más acuciante para los Bears.

Sin embargo, lo de Chicago no es un caso aislado. Los Rams acaban de hacer una extensión de contrato a Jeff Fisher, que seguirá en Los Angeles dos años más. Después del traslado de los Houston Oilers a Tennessee, con el nuevo nombre de Titans, Fisher parece haberse especializado en gestionar cambios de sede de franquicias. Sin embargo, más allá de su capacidad para mover cajas de un lado a otro, no está muy clara su aportación en el aspecto técnico. Y menos después de que acabe de igualar el récord de derrotas de un entrenador en la NFL (165), marca que ostentaba Dan Reeves y que al ritmo que va, quedará pulverizada por el entrenador de los Rams.

Y puestos a hablar de entrenadores que no salen ni con aguarrás, después de que Oregon fichara a Willie Taggart y también dejaran de estar vacantes los jugosos puestos de entrenador de LSU y Texas, se han acabado de sopetón todos los rumores de que Chip Kelly iba a regresar en 2017 a la NCAA. El head coach de los 49ers ya ha sido confirmado para un año más en San Francisco, aunque le va a tocar remangarse y meter las manos en el fango para reconstruir un equipo con algunos brotes verdes, pero demasiadas zonas áridas.

Después de tanta confirmación sorpresa, ya estamos todos en vilo mirando a Jacksonville. Si Fox y Fisher lo han conseguido ¿por qué no Gus Bradley? Entran escalofríos solo de pensarlo ¿verdad?

Otra cosa es que lo de Fox, Fisher y Kelly no sea irreversible. Que un mes da para mucho, y el Black Monday les entra siempre a los propietarios un cosquilleo de placer solo con pensar en la posibilidad de apretar el botón rojo de los misiles.